Debates


Positivismo


No debemos de olvidar que la historia forma parte del acontecer de lo humano y como tal siempre toma un partido en particular, una forma de interpretar el suceso, ya sea desde el punto de vista conservador (para los cuales nada debe de cambiar, todo ya tiene una explicación y por lo tanto no debe perturbarse la vida o la mente en pensar que puede ser mejorado) y los positivistas (que todo debe de ser analizado y cambiarse para mejorar, que todo esta en perpetuo movimiento y en constante cambio).
 
Pensar que en la enseñanza de la historia debemos de ser neutrales, es como proponer que debemos de salirnos del acontecer y verlo desde afuera, sin derecho a opinar, como si estuviéramos leyendo una novela, viendo pasar la vida... sin participar en ella.
 
La historia como cualquier otra ciencia o arte exige la participación de todos nosotros como historiadores, como maestros y como alumnos o simplemente como habitantes de una nación; nación que cuenta con una historia, una historia que debe de ser conocida por todos para evitar que se cometan los mismos errores. Pero esa enseñanza o conocimiento de la historia debe de ser enseñada con el dinamismo para no hacerla aburrida y por lo contrario sea de interés de los oyentes y para eso es necesario, más que necesario, es conveniente tener una posición clara y precisa ante la vida y la historia. Contar la historia como algo neutral, como algo impersonal, es lo que ha hecho que la historia se convierta en una materia aburrida y en muchos países gobernados por las derechas, han tomado como pretexto para borrarlos de los planes de estudio, siguiendo la consigna: que menos historia conozcan los pueblos, son más fáciles de gobernar y expoliarlos. Todos nosotros hemos visto como la historia se falsea "para proteger intereses personales o intereses de naciones poderosas y se repiten mentiras para convencer de que eso es la verdad. Casos claros los (tenemos) durante el régimen fascista en Alemania y en la actualidad, el diluvio de mentiras que lanzo un país que se dice democrático, para justificar su invasión a Irak"(1)
 
No debemos de olvidar que la "historia... no se cuenta... se platica. Solo los números se cuentan... la historia se platica con la misma calidez con la cual se charla con los viejos camaradas y amigos y con el mismo fervor con el cual se defienden las ideas políticas y con el mismo entusiasmo con que se grita por nuestro camarada vencedor en las elecciones. Es posible que la historia sea la novela... más fabulosa escrita por la humanidad en toda su existencia."(1)
(1) Jaguar de jade. Novela histórica
 
Humberto Miguel Jiménez
Escritor. Especializado en Historia económica del México antiguo
Universidad Nacional Autónoma de México