Debates


Qué es HaD


 
Habiendo recibido la nota de mi estimada  colega  Guillermina Dominguéz que transcribo deseo
hacer llegar algunas aclaraciones en el sincero de deseo de poder entendernos:
 
Nota recibida:
 
Estimada Hilda: Al reconocer en tu último escrito el  tono con que te refieres a la gente de Santiago de
 Compostela, me he visto reflejada, pues nada más lejos  de mi intención que metas en el mismo saco a preclaros  y preclaras de esta ciudad universitaria por el  comentario de una ínfima profesora de secundaria y  bachillerato; cuando contesté al correo, lo hice por  las faltas de ortografía, no de expresión, nunca he  dejado de entenderme con los y las demás por ningún  motivo y menos por esa banalidad; sé que hay muchas  personas que pueden enseñarme mucho, aunque no nos  comuniquemos de la misma forma; simplemente me pareció  que se "frivolizaba" el hecho de tener faltas de  ortografía en un ámbito de "científicas y científicos"  que se presupone no deben de tenerlas y que en mi  humilde opinión debemos ser "ejemplo", aunque no me  gusta mucho la palabra, para quienes enseñamos o  tratamos de hacerlo; si no ¿cómo podríamos exigir a  nuestro alumnado ciertas normas de lenguaje, actitudes  o aptitudes si somos los y las primeras en negarlas?.  Perdona si te ha parecido una insolencia y, por favor,  no metas a todo el pueblo, que no tienen la culpa de  mis opiniones, de las que, eso sí, no me desdigo; a lo  mejor no seguiste el debate desde el primer momento, y  fuera de contexto puede parecer otra cosa; sigo  diciendo que en el medio en el que nos movemos las  faltas de ortografía no deben existir, otro tema son  las diferentes formas de expresarnos, con las que yo  no me he metido y además me parecen un enriquecimiento  cultural. Por mi trayectoria profesional y personal he  tenido que ser muy tolerante en muchos aspectos y no  creo que esto signifique lo contrario. Gracias.
 
 Guillermina Domínguez
 IES San Clemente. Santiago de Compostela
 

Aclaraciones:

 
1.      Lejos de mi ánimo  está meter en ningún saco a nadie. Y mucho menos  hacer discriminaciones  entre  preclaros  e ínfimos,  preclaras e ínfimas , sencillamente porque  no soy  ese tipo de persona y siempre he tratado de corregir cualquier desviación que me lleve a separar  a nadie. Tampoco soy modelo de nada,  solo intento  ser coherente  y actuar desde allí pero sabiendo que como humana que soy,  cometo muchos errores  y es por ello  que siempre invito a la tolerancia,  porque también la preciso.
 
2.      No comprendo eso del   tono   que se me atribuye, vaya esto entonces por cuenta de quien lee.
 
3.       Cuando en mi mensaje  me refiero a la gente de Santiago de Compostela  digo aunque esto signifique mas trabajo para la gente de Santiago de Compostela  en  referencia, (que pensaba yo era  clara), a la coordinación de nuestra lista  y a la que ya me había referido en uno de los primeros párrafos.
 
    *  Por supuesto que si   mi intención  proclamada y real era conciliar  posiciones,   no pude haber pensado en  términos de insolencia   para con  alguien que expresara su opinión.
 
    *  Si se lee todo mi mensaje se entenderá además que  no estoy en  contra de la correcta expresión, es mas la defiendo,  pero  intento,  desde la base teórica de nuestro Manifiesto al  que suscribo,   que
 hallemos alternativas para quienes  no poseen todavía  un manejo acabado  de la lengua.
 
6-     Aclaro  además que  cuando intervengo en un debate lo hago desde el  respeto, que para mi se traduce en haber leído atentamente todas las opiniones que lo conforman.
 
7-       No deseo que se torne esto algo personal porque no  creo que sea  objetivo de esta lista y de nuestros diarios  intercambios  enfrentarnos en posturas  encontradas  que se alejen de  los temas que nos reúnen, que son los que tienen que ver con la historia.
 
Desde Argentina
 
Hilda Noemí Agostino
Universidad Nacional de La Matanza.