Debates


Qué es HaD


Amigos y amigas de HaD:
 
Independientemente del tonillo supuestamente "respetuoso" de los mensajes de Eugenio Chandía y Tania Maquito sobre la ortografía en los mensajes, nos pareció importante difundirlos ya, sin guardar la cola, por lo que supone de visión crítica de lo que hemos acordado en 2005 al respecto, así como hacer balance  de nuestra experiencia con la circular ortográfica.
 
Hace medio año recibí mensajes privados de conocidos miembros de la lista que se mostraron indignados -conmigo, naturalmente- por  haber dejado que se difundiese el mensaje de  Carla Galdames (3/5/05) con tantas faltas de ortografías. Volví a leer el mensaje y, en efecto, siendo meritorio lo que se quería expresar Carla resultaba ininteligible por la mala escritura.
 
Diez días después, interpretando un malestar que presentía colectivo, difundimos en  "¿Qué es HaD?" una  nueva circular para su conocimiento y discusión en nuestra comunidad académica digital que se enviaría automáticamente, como hacemos con la circular sobre identificación de firmantes, y reproducimos a continuación:
 
CIRCULAR ORTOGRAFÍA
 
Estimado/a colega:
 
Por favor, ¿podrías corregir el texto de tu mensaje y enviárnoslo de nuevo?
 
Algunas erratas pueden parecer faltas de ortografía y puntuación con lo quesupone de desprestigio para nuestra red y para el propio autor o autora.
 
Los  programas de tratamiento de texto, como Word, y  de correo electrónico, como Outlook, suelen disponer de correctores ortográficos que identifican las erratas propias de la rapidez de la escritura digital, cuya espontaneidad valoramos altamente, y en ningún caso queremos cortar, pues es lo que distingue a Historia a Debate como comunidad académica de nuevo tipo.
 
Saludos cordiales y gracias por tu colaboración,
 
Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
 
A continuación se abrió un interesante e intenso debate, que duró hasta el 21 de julio, con 27 intervenciones, mayoritariamente inclinado a que se guarde "lo ortográficamente correcto" en HaD, yendo algunos de los participantes bastante más lejos que la coordinación de la red en cuanto a
exigencias.
 
Entre 1999 y 2005 no tuvimos ninguna norma al respecto, pero este medio año de experiencia nos ha convencido de su eficacia para contribuir a mejorar la forma, el nivel  y la seriedad de nuestros debates, sin  menoscabar la democracia y horizontalidad que caracterizan a nuestra red académica digital, que ha buscado y encontrado un buen equilibrio, si bien mejorable, entre la espontaneidad digital (fundamental para este nuestro ejercicio diario de sociología historiográfica) y el respeto a los lectores.
 
De todos modos, estamos siempre abiertos a revisar este y otros asuntos que tengan que ver con las normas de convivencia formal en HaD, que han de reflejar un consenso mayoritario, a diferencia de los temas historiográficos o actuales a debate.
 
El problema con todo es numéricamente ínfimo, en seis meses sólo hemos necesitado enviar tres veces la circular de ortografía: a Eugenio, a Gladys y a Néstor. Ninguno de ellos nos reenvió el texto corregido, posiblemente por falta de interés real en participar, porque nos consta que si quieren pueden escribir mejor. Es el caso de "Eugenio aramando chandia arce" que nos hizo  llegar un mensaje aceptable, e interesante en su contenido, para otro debate que distribuimos antes de ayer.  En los cuatro casos -incluyendo a Carla- se trata de estudiantes universitarios mal acostumbrados  a los chats
y a colgar mensajes en foros web no académicos, donde uno  puede decir lo que quiera y como quiera sin identificarse, lo que termina  frecuentemente en insultos (más por el anonimato que por la mala ortografía, ciertamente).
 
Se trata por lo tanto de un problema que tiene solución, proviene de la mala información de unos pocos sobre lo qué es y no es HaD (debemos tal vez hablar más en clase sobre HaD), cuyo éxito y expansión por cientos de universidades de los cinco continentes deriva de haber sabido mantener el par consenso / debate en los contenidos y en las formas, abriendo el intercambio interuniversitario a profesores de secundaria, historiadores no profesionales y estudiantes avanzados, de lo que estamos además orgullosos. El objeto es que todos cómodos en la comunidad historiográfica de nuevo tipo que estamos construyendo, para lo cual todos debemos  respetar unas reglas mínimas -más laxas en HaD que lo que es habitual en la academia, incluso en Internet- sobre todo si queremos participar activamente.
 
Nada más, de momento, el debate como siempre sigue abierto.
 
Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate