Debates


Qué es HaD


He seguido con interés el debate suscitado acerca de la corrección de la escritura.

Adhiero al concepto de que la escritura es un código que no nos pertenece.

Si es tema de análisis de tantos semiólogos y especialistas, intuyo que no podemos descartarlo tan livianamente como algunos pretenden.

Por otra parte, como casi todos los escritores afirman, a escribir se aprende -valga la redundancia- escribiendo. Ningún Borges o Azorín nacieron con la "luz de la inspiración" ni las reglas gramaticales. Casi todos ellos afirman que sus estilos se fueron puliendo a la luz de muchas horas de ensayos y errores.

Si todos los grandes han pasado por arduos procesos de autoaprendizaje, ¿que nos queda entonces a los miles de comunes escritores que quizá nunca alcancemos la fama?

Como docente (de secundaria y de alumnos universitarios) veo un gran abismo entre los jóvenes y los adultos.

Ellos viven -mucho más que nosotros- expuestos al mundo posmoderno del "aquí-ya-fácil-lo-vas-a-lograr". Un mundo donde el concepto esfuerzo y futuro tienen muy poco valor de mercado. También viven en el mundo del chat, con su propio código tan alejado del lenguaje convencional.

Y ese es el abismo. Nosotros venimos con otra historia, nuestro código es el verbal, el de las últimas generaciones es visual.

Hace ya varios años un grupo de alumnos me solicitó ayuda porque no sabían resumir o realizar esquemas, o mapas conceptuales. Tenían dificultades en la comprensión de textos y el fracaso en el primer cuatrimestre de primer año estaba a la orden del día.

Para mí fue todo un desafío: yo, profesora de Historia antes que la Historia tenía que enseñarles a comprender los textos.

Tuve que buscar bibliografía, ponerme en contacto con colegas de otras áreas, hice cursos de comprensión lectora, etc.

En fin. Hoy he cambiado el enfoque. Me toma mucho trabajo, pero los alumnos deben redactar mucho, expresarse, leer, fundamentar. En general, el resultado es productivo y son muchos los que agradecen contar con un espacio de aprendizaje donde la posibilidad de ensayar y equivocarse no significa quedarse afuera del sistema.

Mi conclusión personal es que si realmente este sitio es un foro de historiadores debemos custodiar nuestro lenguaje.

Creo que es posible esmerarse y lograr expresar las ideas en forma clara, es sólo cuestión de unos minutos más frente a la pantalla.

Recordemos que un requisito del conocimiento científico es su carácter social, es decir, comunicable a toda la comunidad.

Pero el modo que debe imperar es la tolerancia y el respeto, las únicas vías de crecimiento colectivo y personal.

 
Saludos cordiales
 
Silvina Carbonari
Universidad Nacional de Cuyo
Mendoza, Argentina