A todos los colegas y amigos de Historia a Debate

Desde San Germán, en la esquina suroccidental de Puerto Rico, les saludo calurosamente. Desde que me “conecté” con HaD he seguido con atención el rico intercambio que se ha producido sobre dos temas: ¿qué historia debemos enseñar? y todo lo relacionado con los “descubrimientos” y los debidos perdones que cada quién se merece. Aunque en varias ocasiones me vi tentado a participar, tomé la decisión de, ésta vez, mantenerme como espectador. Con la discusión sobre los perdones que España o las las oligarquías iberoamericanas o quien sea le debe a una cuanta gente, tuve un problema existencial. Pues resulta que por mis venas corre la sangre española (canaria) de uno de mis bisabuelos, pero también tuve una tatarabuela negra que fue esclava en el siglo pasado (el XIX, porque todavía el siglo XX no termina); y por si fuera poco mis bisabuelos paternos eran descendientes de los pocos “indios” que en mi país quedaron en lo mas profundo de la serranía. Fue un lío existencial porque nunca supe qué parte de mi debía o tenía que pedirle perdón a otra, que tampoco logré identificar. Me vi tentado a participar en otras ocasiones porque en todo este debate se producen grandes olvidos, particularmente en cuanto a los países o potencias que deben rendir cuentas —aunque sea a la historia—por sus aventuras coloniales e imperialistas, o de explotación. Se han olvidado de que en 1898 entró en la escena internacional una nueva potencia imperialista: Estados Unidos. La marina de guerra de este país invadió a Puerto Rico desde el 25 de julio de 1898 y al día de hoy le mantiene ocupado. Sí, porque Puerto Rico es una colonia como tantas otra que ha habido a través de los siglos. Quizás para cualquier observador Puerto Rico no parezca una colonia clásica como las que tuvieron los españoles, franceses holandeses, etc. en América y otras partes del mundo; pero al entrar a enumerar y analizar las características de la naturaleza de las relaciones, de toda índole, que se establecieron entre mi país y el coloso del norte, se percatará de lo aseverado más arriba.

Las acciones y gestiones de los diferentes gobiernos de los Estados Unidos ha sido estudiadas largamenhte en las últimas deécadas. Ahora sólo recordamos una (“COINTELPRO-Puerto Rican Independence Movement” The COINTELPRO Papers: Documents from the FBI's Secret Wars Against Dissent in the United States by Ward Churchill & Jim Vander Wall South End Press ISBN 0-89608-359-4 , Chapter 4 http://www.icdc.com/~paulwolf/copap4.htm La muestra reciente más palpable de la naturaleza de esa relación la encontramos en lo que ha ocurrido durante el último año en la isla municipio de Vieques ( http://www.viequeslibre.org). Lugar que desde 1940 la Marina estadounidense comenzó a expropiar tierra de hacendados azucareros y de gente humilde de todos los sectores de la sociedad viequense, y se quedó con 27,000 cuerdas (acres) de los 33,000 que tiene la isla. Allí durante los últimos 60 años esa Marina desarrolló actividades de entrenamiento militar de toda clase. Esto último incluye bombardeo de aire a tierra, de mar a tierra, desembarcos de toda índole. Incluye la, utilización de armas diversas, del agente naranja, de balas cubiertas con uranio y todo loe una mentalidad y espíritu castrense pueda imaginar. No conforme con eso, la Marina estadounidense convirtió a Vieques en un campo de tiro para sus aliados de América Latina y de la OTAN, por lo que cobraba millones de dolares. Se ha calculado que para el 1998 la Marina recibió alrededor de 75 millones de dólares por concepto de renta de “sus” instalaciones en Vieques.

Como consecuencia de un accidente ocurrido durante un bombardeo de práctica en abril de 1999, murió un civil viequense que trabajaba como guardia de seguridad para la Marina (ese no es el único “accidente’ ocurrido en Vieques desde 1940; los hay variados, como también existen variados ejemplos de los abusos cometidos por décadas por los marinos estadounidenses contra la comunidad viequense). A partir de ese momento se han desarrollado actividades de NO VIOLENCIA, DESOBEDIENCIA CIVIL Y RESISTENCIA PACIFICA por parte de una multiplicidad de grupos y sectores de la sociedad puertorriqueña que incluye, entre otros, a: sindicatos, partidos y organizaciones políticas, ecologistas y ambientalistas y la mayoría de los líderes religiosos del país ( Arzobispo Metropolitano de San Juan, Obispo de la Diócesis de Caguas de la Iglesia Católica —Vieques pertenece a esa Diócesis—, Obispo Metodista, Obispo Episcopal, Concilio Evangélico de Puerto Rico…). Por su parte el Gobernador de Puerto Rico (anexionista a los Estados Unidos) nombró un Comité de ciudadanos que hiciera un estudio sobre la situación de Vieques. El país quedó asombrado al enterarse de los daños de toda clase que Vieques y su gente han sufrido, en aras de una supuesta seguridad nacional de los Estados Unidos. Ese Comité recomendó el cese inmediato y definitivo de las operaciones militares en la isla municipio. El Señor Gobernador adoptó el Informe de Vieques y las recomendaciones del Comité como “política pública”. Esa política se traduce en la expresión “ni una bomba más, ni una bala más”. Así lo informó a las autoridades pertinentes en la Rama Ejecutiva delGobierno Federal de Washington, y al Congreso de Estados Unidos. Naturalmente, nadie pensó que el gobierno estadounidense o la Marina de Guerra se iban a quedar con los brazos cruzados. Comenzaron las negociaciones y las presiones. Inesperadamente se produjo un cambio sustancial en la posición del Gobernador y su Gobierno con relación a Vieques; lo que provocó esa situación es un misterio. Pero la desobediencia civil continuo a lo largo de 1999 y 2000, lo que fue suficiente para que los bombardeos fueran detenidos. (Todo Puerto Rico con Vieques http://coqui.metro.inter.edu/vieques.html) Sin embargo, en único lugar y momento en la historia en donde un David derrota a un Goliat es en la Biblia.

El pasado jueves 4 de mayo cientos de alguaciles federales de Estados Unidos, de agentes del FBI e infantes de la Marina, procedieron a desalojar a los manifestantes de las zonas de tiro y a desmantelar los campamentos que allí se habían construido, incluyendo la Capilla Ecuménica que los religiosos levantaron. Ayer mártes 9 de mayo la Marina comenzó los simulacros de bombardeos con el fin de recertificar el campo de tiro para nuevamente iniciar los bombardeos en regla. Anoche, el Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, ex-senador y Catedrático de Derecho en la Universidad de Puerto Rico —que había estado en la playas de Vieques desde el 8 de mayo de 1999, y que fuera arrestado y desalojado el 4 de este mes— volvió a ingresar al territorio federal restringido y en el campo de tiro. Cerca de las 9:30 de la mañana de hoy miércoles 10 de mayo, los federales lo volvieron a arrestar y será presentado ante un magistrado federal en San Juan, y se expone a elevadas multas, cárcel (hasta 10 años) o ambas. (Para fotos del 4 de mayo, véase http://www.vieques-island.com/board/navy/navy/may42000 Entonces, ante esta historia actual, quien pide perdón y a quien. Quién es responsable y de qué y ante quien. Juzgue cada persona según pueda. Mientras tanto les envió el siguiente mensaje para que los que simpaticen y se solidaricen con la paz en Vieques se lo envien al Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos. Lanzo a HaD estas informaciones con el ánimo de que se discutan con el mismo entusiasmo que se han discutido los descubrimientos del hace 500 años.

Con el agradecimiento de los amantes de la paz, no importa en qué latitud o tiempo la misma se busque, quedo, cordialmente

Héctor R. Feliciano Ramos
Catedrático de Historia
Universidad Interamericana de Puerto Rico
Apartado 5100
San Germán, Puerto Rico 00683