Cara Sônia Irene e todos:

Fico contente de ver o português nesta lista de discussão...Concordo com a Sônia que até que não é tão difícil de entendê-lo, mas, como sei por experiência própria, que na prática não é bem assim, peço licença à Sônia, e continuo em castelhano. Me parece que sobre el tema de la colonización y el perdón se está construyendo un verdadero modismo. No que no sea importante preguntarse por todo esto, pero me está pareciendo aquellas inacabables discusiones de Salamanca, por los siglos XVII y XVIII, después que se pasó a aceptar a duras penas que todo lo de España en América era una invasión y que había que restituir...

En ese sentido, estoy de acuerdo con Clavero, de Sevilla, que escribe la opinión nº 6: de qué sirve ir pidiendo perdón indiscriminadamente? o, ahora soy yo quien pregunta, de qué sirve ir exigiendo que pidan perdón...? qué es lo que queremos? Imagino que la respuesta es: que se reconozca un error histórico. Bien, de acuerdo, y después, qué? Lo de la restitución por causa de la conquista y la necesaria devolución de las tierras que ya llevban en manos de españoles y criollos años y años...se acabó cuando se dieron cuenta de que era imposible restituir, con justicia, algo a alguien. Ya no había ni
objeto ni sujeto (la tierra a ser devuelta no era la misma, y los dueños o sus herederos ya no eran los mismos o no había cómo saber quiénes eran). Y eso era unos 150 ó 200 años después de la invasión/descubrimiento/achamento...

Por otro lado, siguiendo lo que Sônia dice, aunque de estoy acuerdo, no estoy plenamente convencido, ya que, con el mismo raciocinio "meaculpista", habría que hacer muchísimas adaptaciones, porque no podemos generalizar, ni siquiera para toda la Iglesia, ni para todos los jesuítas, ni para todos los indios.

Explicar esto sería muy largo, y prefiero ser escueto, para no cansar. Por eso, pongo dos o tres ejemplos, al "alimón": los aztecas tendrían que pedir perdón a los olmecas o a los mechicas; y los de Tlascala a los aztecas; los tupis tendrían que pedir perdón a los guaranís, porque no sólo ayudaban a los paulistas sino que organizaban sus cacerías por cuenta propia; los incas a los del llano, por haberlos dominado. De los jesuitas, muchos no tendrían que pedir perdón porque ni siquiera convirtieron un indio, algunos murieron, otros renunciaron a sus votos y se casaron ccon indias, otros se hicieron franciscanos, otros se volvieron, otros, incluso, murieron por salvar los indios que los colonos esclavizaban, otros acaabaron en la Inquisición...

En fin, me parece que de todo este movimiento por el perdón lo que se saca en claro es que el ser humano hace las cosas bien y hace las cosas mal. Y es bueno que nos demos cuenta qque hay que pedir perdón con bastante frecuencia. Creo que no vale la pena -a no ser a nivel teórico y especulativo- darle vueltas a quién tiene que pedir perdón, y por qué, y quién tiene que perdonar por las culpas de siglos atrás ( si seguimos así, los alemanes tendrán que pedir perdón a los romanos por lo de la invasión bárbara; los franceses a los rusos por lo de Napoleón; quizás los ingleses a los españoles por lo de Drake...). Lo que vale la pena es aplicarse el cuento y exigir "ahora" y mientras haya condiciones de realizar y exigir lo justo, por las violencias y desgracias actuales.

Um abraço a todos e todas

Rafael Ruiz
História da América, Universidade de Sâo Paulo (USP)