Debates


Historia y trabajo

 
Estimados amigos:

Me gustaría realizar algunos comentarios al texto escrito por M. A. López Trujillo en torno a las salidas profesionales de la profesión. En este momento, me encuentro en fase de redacción de mi tesis doctoral y siendo el vacío al que alude nuestro querido compañero. Vacío que se define tanto por la ausencia de oportunidades a corto y medio plazo, como por la ausencia de un camino sabido y reconocido que llevaría a buen puerto una vida de esfuerzo y dedicación. O lo que es lo mismo, ¿alguién me puede asegurar que una carrera investigadora "normal", incluyendo estancias en el extranjero por varios años, becas posdoctorales, contratos precarios, etc. conduce a la Universidad o Centros de Investigación? ¿Por qué se castiga a la persona que trabaja? O mejor, ¿por qué no contamos con los más elementales derechos de cualquier trabajador? Muchas veces tengo la sensación que estamos en algún lugar de un enorme desierto del que no sabemos si tiene salida. Y realmente, es descorazonador pensar que estamos ante una carrera de héroes y, sobre todo, de mártires cuando realmente deberiamos hablar en términos profesionales.

   No comparto con López Trujillo el incendiario discurso que hace del funcionariado universitario, en tanto que también entre éste hay de todo (como en botica). De ahí que me haya alegrado sobremanera la mención que se hace en el Manifiesto a la situación de los jóvenes investigadores. Pero constituye un elemento necesario en la conservación del oficio de historiador que los profesores/ investigadores establecidos presionen y ayuden a dar una salida a la situación de los jóvenes investigadores. Porque, desgraciadamente, mi consejo a cualquier persona que comenzara su camino en la investigación coincide con el de M. A. López Trujillo. Esta es la verdadera situación de la investigación en España.
 
Gracia y saludos a todos

David Alonso García
Universidad Complutense (Madrid)