Debates


Historia y trabajo

 
Colegas:
 
Me parece muy interesante la opiniÚn de Enrique Vega Rioja [mensaje nļ19], en el sentido de tener mŗs iniciativa  y autonomža por parte de los historiadores para hacernos de opciones en el campo laboral. Creo que nos hace falta un poco de creatividad. SŤ que se dice fŗcil y lo mŗs difžcil es llevarlo a la prŗctica. Sin embargo, si se enfrenta colectivamente este asunto, puede redituarnos alternativas. Por ejemplo, sŤ -incluso yo misma- de compaŮeros que han incursionado en el campo editorial con un Ťxito relativo , por diferentes razones, abandonamos el campo para seguir con la investigaciÚn histÚrica, sin embargo, en un pažs de analfabetas como son los nuestros, siempre esta labor es meritoria.De igual forma, algunos colegas se han dedicado a establecer cerca de centros de estudio, libreržas de libro de segunda mano. Como sabemos esto no es un gran negocio, pero permite vivir dignamente y hacer una labor importante entre los lectores, recomendŗndoles lecturas.

Me parece importante tambiŤn poder encontrar nuevos espacios de desarrollo de la profesiÚn, lo cual no necesariamente redunda en mayor salario, pero sž en mŗs satisfacciones. Actualmente me encuentro desarrollando el trabajo de campo en Monterrey para mi tesis de doctorado en Antropologža, Ťsta es una ciudad cuyos colonizadores exterminaron a cerca de 250 grupos nÚmadas a lo largo de 3 siglos, mŗs adelante desarrollaron una industrializaciÚn a fines del siglo XIX muy ligada al desarrollo de los Estados Unidos. En esta ciudad, algunos temas de su historia no existen como es el exterminio del indžgena, las huelgas de los metalýrgicos y las formas de enriquecimiento de los empresarios. Este tipo de historia es muy inconveniente. Sin mebargo, en esta ciudad industrial en donde la mayorža de los obreros son inmigrantes de primera o segunda
generaciÚn con su propia historia, la historia dellugar es algo que les es ajeno. Todos viven el presente de una manera muy agitada, se trata de un presente sin historia, viven el aquž y el ahora pero cuando escuchan el origen de las cosas que a diario observan,de las empresas donde laboran, empiezan a interesarse y a encontrar el sentido de esta ciudad que les diÚ trabajo. Este es un campo muy fŤrtil para trabajar, sin duda.
 
Creo qu me extendž demasiado, sin embargo, estos son algunos comentarios provocados por el correo de Enrique Vega, realizados al vuelo.Saludos a todos los colegas!
 
Edna Ovalle Rodržguez
Doctrado de Antrpologža Social. Lžnea de Historia y
Cultura de la ENAH, MŤxico D.F.