Debates


Tradiciones Inventadas


Estoy bastante sorprendido por los argumentos de Rafael Bejarano, que no parece sentir ningún escrúpulo por anteponer sus ideas y prejuicios respecto a la Iglesia a un debate serio, objetivo y con datos.

No se puede dialogar con quién ya tiene todo claro (creo, amigo Rafael,que dentro de unos años verás que las cosas tienen más matices de lo que parece), pero sí me gustaría efectuar varias puntualizaciones a las afirmaciones que realizas, siquiera para que no se conceda el otorgamiento por silencio

1) La Iglesia busca firmar concordatos con todos los gobiernos sea cual sea su color político, ya que su obligación es defender la libre práctica dela fe y a sus feligreses dentro del orden legal. Eso no quiere decir que apoye o sustente esos gobiernos por el hecho de tener relaciones con ellos. Hoy en día los gobiernos de Occidente mantienen relaciones diplomáticas aún conlos regímenes más repugnantes.

2) Por supuesto que la Iglesia no es democrática. Como no lo es la judicatura, la enseñanza o la familia, por citar algunas instituciones bastante antiguas y de comprobada eficacia. La democracia es un sistema de gobierno para resolver asuntos políticos, no la panacea universal.deificar la dmeocracia es absolutamente absurdo. Tiene su campo de actuación comola Iglesia tiene el suyo.

3 )No tengo la más remota idea de donde has sacado que la Iglesia defiendelo de "que paguen justos por pecadores", que es un refrán o expresiónpopular española que nada tiene que ver con la religión. Me temo que tu teología cristiana es bastante rudimentaria. De hecho la teología católica pone la responsabilidad personal en la elección entre el bien y el mal como eleje de toda su filosofía. Incluye esto lo tuyo eso tan raro de que el catolicismo no quiere que los delincuentes paguen sus culpas (¿?).Imagino que te confundes con la doctrina del perdón al prójimo, que se basa en la compasión (¿sabes lo que és?) pero no en la irresponsabilidad.

4)La moral cristiana no niega "el sexo, la comida, etc". Circunscirbe los actos naturales, propios de la naturaleza carnal del hombre, dentro de un orden moral. Tu simplismo es tan tópico que resulta hasta enternecedor. Como pareces bastante joven, creo que descubrirás al correr de la vida que los apetitos desordenados no conducen a la felicidad. Eso que tú (comocualquier adulto) descubrirás, la moral cristiana se limita a enseñarlo desde le principio, en un intento de que te realices como persona y no tengas que tropezar con todas las piedras para comprobarlo.

En cualquier caso Dios, como padre bueno, no impone nada, se limita a aconsejarte como haría un padre. Tú, naturalmente, puedes hacer lo que te parezca mejor. La Iglesia no intenta imponer nada a nadie, se limita a aconsejar a los católicos. Y su influencia social viene determinada porlos 8 millones de españoles católicos practicantes (más que cualquier otro colectivo en España ¿quién hubiese reunido a 1 millón de personas o a 750.000 jóvenes sino el Papa?).

5) Toda la sarta de tópicos sobre curas pederastas y otras lindezas que dedicas al clero son la habitual propaganda anticlerical ya vieja en España. Por supuesto, ese 99% de los clérigos que ofrece consuelo y orientación a sus feligreses, que ayuda a marginados y mujeres maltratadas, que está con los pobres y lleva la palabra de Dios al patio de atrás de nuestrasociedad, no salen nunca a relucir. El anticlericalismo no es más que una variantedel anticristianismo, de igual modo que el antisionismo no es más que una variante del antisemitismo.

6) Lo de los adoradores de Hércules de las Alpujarras en pleno siglo XVI que viven en cuevas sí que me parece una tradición inventada bastante tronchante. Te recomiendo que filtres mejor tus fuentes porque se tecuelan unos buñuelos de tamaño regular.

7) Las opiniones de la Iglesia en bioética van siempre en defensa de lavida y la dignidad del ser humano. La Iglesia se opone a la xperimentacióncon embriones, sea la que sea, y no a la investigación con células madre. Situ estás de acuerdo con el uso de personas para investigar entonces creo quetu moralidad es bastante repugnante. Si consideras que el embrión no es una persona entonces tendrás que explicarme detenidamente porqué no y cual esel momento mágico en el que deja de ser no-persona para convertirse enpersona.

Estoy sumamente interesado en que me aportes ese dato, serías el primer pro-experimentador con personas que me aportaría un dato científico enese sentido. El resto de las opiniones igual. Y siento que no te gute lo que dice la Iglesia. Ella dice lo que está de acuerdo con su magisterio, y podrás callarla, pero nunca hacerle decir lo contrario a lo que es surazón de ser, porque sino desaparecería.

En fin, como te he dicho al principio no espero convencerte de nada. Eres demasiado joven para haber conocido la Iglesia durante la España deFranco, así que concluyo que lo que dices es aprendido. Te aconsejo cariñosamente que leas, que leas documentos orignales de todo aquello de lo que opinas, que lo situes en su contexto histórico, que no te limites a repetir con acritud aquella visión que otros te han enseñado. Te recomiendo que hagas historiografia crítica. Tan encomiable es aquel que criticó a la Iglesia oficial durante la dictadura franquista con datos en la mano como el que ahora sea capaz de desentrañar en medio de la actual historiografíalaicista el cúmulo de despropósitos y apriorismos sobre ella.

Un saludo.

Luis Amorós Sebastiá

Médico