Debates


Tradiciones Inventadas

 
Estimada amiga Verónica:

He leído muy detenidamente el extenso planteamiento con el que rebate mi supuesta acusación a la Iglesia Católica de falsificar la Historia. Créame que he alucinado leyendo su mensaje por cuando no recuerdo -en ninguno de los foros en los que participo- haberme expresado en este sentido respecto de la Iglesia. Sí es cierto, que en algunas ocasiones [dado que mi área de especialidad que es la Guerra Civil Española (1936-39) y el llamado "primer franquismo" (1939-45)] he reprochado a LA JERARQUÍA CATÓLICA española, su connivencia con el levantamiento militar del general Franco y con la dictadura que siguió hasta su muerte en 1975. Tal complicidad es un hecho histórico avalado científicamente por la mayoría de los mas prestigiosos historiadores del mundo, hasta tal punto, que rehuso a justificar tal obviedad.

La JERARQUÍA católica española, se benefició hasta límites insultantes de su cohabitación con la dictadura militar; permitió un programa de exterminio de los republicanos vencidos, alabó hasta la ridiculez mas vergonzosa la preeminencia de la tiranía sobre cualquier atisbo de justicia o de compasión. La Iglesia sí que ha explotado en su beneficio. la persecución de que fue objeto en la España republicana de Julio a Noviembre de 1936,acciones injustas que no tuvieron el carácter institucional de la represión del franquismo posterior. De verdad que me sorprende su afirmación por cuanto, pese a ser sumamente riguroso con la JERARQUÍA religiosa que solo recuerda a SUS víctimas, pero que se olvida de aquellas a cuyo asesinato contribuyó, al dar soporte moral y hasta logístico, a los fusilamientos masivos de los vencidos. Este es el único aspecto en el que sí que interpreto esta "memoria selectiva" de las víctimas, como falsificación histórica. Todos los demás argumentos que Vd. me exhibe, me parecen muy razonables y, desde nuestros diferentes puntos de vista sobre su confesionalidad, que no comparto, no veo disidencias fundamentales.

Le reitero mi agradecimiento por sus comentarios con un saludo muy cordial desde España.

Afectuosamente,

Florencio Dimas.