Debates


Tradiciones Inventadas


Verónica Estoy de acuerdo con sus conceptos y es que el historiador debe tener como mínimo ético la búsqueda de la veracidad, mediante la constatación y la crítica de su fuente. Actualmente trabajo un archivo privado donde "hablan" los protagonistas. De todos modos es indispensable entender que ellos están determinados por sus preconceptos y prejuicios para ver el mundo donde vivieron. Al historiador le corresponde entonces leer datos del "otro lado de la orilla" y hacer una interpretación honesta y clara, sin vincularse afectivamente a una u otra versión. Esta ascepsis es algo complicada, porque es muy difícil resistirse a la "seducción" que los personajes ejercen sobre tus sentimientos. Pero ese es precisamente el oficio de historiar dar testimonio, sin dejarse llevar de las propias pasiones.

Mgr. Piedad Gil Restrepo