A Jorge Oriola:

Querido Jorge, lamento que mi arrebato, al intervenir por primera vez en la red, haya hecho que revisaras una de tus cartas respecto de este tema, es decir la violencia en el País Vasco. En realidad, mis palabras respondían a una carta de Jorge Myers, de Quilmes y no a las tuyas. No repases más tu carta. Agradezco tus palabras respecto de lo que dije. En realidad, no pensé demasiado para contestar esa carta, simplemente me dejé llevar por cosas que siento y pienso desde hace bastante con respecto a todas las formas de violencia de las cuales hoy todos somos víctimas. Pero, claro está que el pensar en las guerras y guerrillas de hoy y en el sufrimiento de miles de personas que pierden todo: familia y todo tipo de bienes, fue lo que provocó mi urgente necesidad de decir algo. Te cuento algo: en un mail de todos los que leí rápidamente en la red en estos días (en los pocos momentos que puedo) se mencionaba y elogiaba a Mario Benedetti. Justamente en estos días en que el cansancio de fin de año nos vuelve a todos un poco agresivos, he estado releyendo algunos de sus poemas y escritos. Por ejemplo: "Lento pero viene" ¿lo conocés? Es acerca del futuro y de las diversas formas en que siempre viene hacia nosotros ofreciéndonos de todo un poco. Está en Inventario, donde también podés leer "Defender la alegría" y otros muchos poemas tan bellos como estos dos. Este comentario viene a cuento de que creo que respecto de muchas cuestiones es la poesía (que supera en mucho a la palabra de la razón), y sólo ella, capaz de ponerlas en palabra de forma tal que resulta posible encontrar caminos que parecen cerrados o perdidos, entre ellos, el de la ESPERANZA y el de la ALEGRIA. 

Con afecto, Cristina.

Olga Cristina Auderut
cauderut@unsl.edu.ar