La lectura de los mensajes de HaD son para mí una prioridad diaria y una terapia contra cualquier inclinación de pereza intelectual. Únicamente hago una excepción, procuro no leer las notas que hacen referencia a los atentados del País Vasco. Dos factores hicieron que quebrantara esta vez el criterio la víctima -me era muy conocida, pero no tenía ninguna relación de amistad especial con ella, sino que habiendo coincidido en una etapa de mi trabajo institucional con la suya, le seguía por la radio, todas las semanas, fundamentalmente porque era muy coincidente mi pensamiento con sus posiciones- y en segundo lugar la firma -nada menos que el criterio, casi editorial, del Profesor Dr. Carlos Barros, mi respetado y viejo amigo y lúcido docente-. Estoy absolutamente de acuerdo con la nota, pero, es tan serio el asunto, tan grave que debemos hilar muy fino, ajustar muy precisamente las expresiones que, en este caso no responden a la realidad del pensamiento de su escritor -ello me consta-, pero pueden reforzar viejos y despreciables vicios corporativos yo sé que el Dr. Carlos Barros sabe que las universidades españolas son beligerantes contra el tiro en la nuca como dialéctica política, no porque hayan asesinado a los historiadores y universitarios Tomas y Valiente, Ernest Lluc y otros. ¿se le puede ocurrir a alguien que las universidades españolas se mantendrían al margen mientras no asesinaran a sus profesores?. Sí a alguien se le ocurrirá; pero ni a uno ni al otro, ni a los otros los mataron por ser historiadores, ni universitarios, sino por algo mucho más trascendente no eran neutrales.

Yo a ti no te recuerdo neutral ¿y tú a mí?. Salud respetado amigo y conciudadano libre.

José Lores Rosal.
xunqueiro@wanadoo.es