Historia Inmediata


Perú


Me parece, Profesor Caneo, que no quiso entender mi comentario sobre la vinculación entre la democracia y los movimientos de resistencia indígena en el cono Sur.
 
Pero de cualquier manera su criterio me ayuda a precisar todavía más las cosas:
 
 Si un gobierno se precia de defender la democracia lo  primero que debe hacer es ganarse el apoyo de las mayorías y responder a sus intereses. En América Latina las mayorías no son los pocos funcionarios y empresarios vinculados al capital financiero internacional, en  países como Perú, Bolivia y Ecuador la población indígena es considerable y si a ello le suma los desempleados, subempleados, personas que se encuentran por debajo de la línea de la pobreza y trabajadores que viven en condiciones muy modestas, son ellos la mayoría. Pero lamentablemente esa mayoría debe acatar las decisiones que adoptan los Ministros de Economía que muchas veces priorizan los intereses de las empresas y bancos extranjeros, por eso los indígenas han protestado contra la explotación indiscriminada de los recursos nacionales de parte de empresas foráneas que los saquean y  dejan muy poco para estos sectores excluidos.
 
Su protesta es justa , nos da también la medida  que ese sistema "democrático" no  ha sabido, o siquiera se ha interesado, por cooptar esos movimientos y atender sus demandas. Esos gobiernos están más preocupados con sus compromisos con el capital financiero mundial  que impone un orden sin oportunidades de mejoras a esas mayorías.
 
Por otro lado, el profesor Filloter Tello se quejaba de que esas protestas pondrían en peligro esas "democracias" y me parece que, antes que todo,  constituye un derecho democrático poder protestar. Si el  sistema fuera democrático lo primero que se plantearía sería satisfacer las demandas de las mayorías y si no pudiera, debería  dar margen a que esos movimientos expresaran sus reivindicaciones. Son muy frágiles esas democracias,  no son los movimientos de protesta los que las amenazan, ellas mismas han creado las condiciones que han dado lugar a esas revueltas.
 
Esas también fueron las razones que dieron origen al alzamiento de los indígenas en Chiapas y hasta el propio gobierno mexicano conducido por el PRI tuvo que admitir su responsabilidad por no haber atajado a tiempo los problemas en esa región olvidada de México.  
 
 Cuando escribí  que  ya no se trataba de los indígenas que enfrentaron a los colonizadores no me pasó por mi mente exonerar de culpa a estos "caballeros de la cruz y la espada" que tanto en Cuba como en el resto de América dejaron una estela de muertes bárbaras, sencillamente quise decir que después de tantos siglos los indígenas de hoy día siguen atados a sus antiguos colonizadores.
 
Por último, usted me niega mi derecho democrático de opinar cuando establece que ni yo ni la institución que represento somos los más indicados para opinar de democracia. Al parecer usted se ha abrogado el derecho de decir cuando, como y quienes deben de opinar sobre este tema en particular. Lamento que su postura deje mucho de desear de alguien que dice defender  principios democráticos.

Atentamente:

Jorge Renato Ibarra Guitart
Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

 

 

Volver