Historia Inmediata


Chávez


Profesora Luz.

El dedo en la llaga, si no se acompaña de humanismo, es sumatoria adicional de incultura y vana elocuencia dionisiaca. Incluso considero que la crítica, sin la miel del cariño, no es práctica socialista. Me dirigí a usted por el respeto de ser la iniciadora actuante del debate y sentir que su exposición del disenso se centraba más en conceptos desde el campo de la racionalidad y la inteligencia, que en la propaganda política. Para un latino forjado en Cuba, es además honroso acercarse al aroma de una flor, aunque esta tenga filosas espinas.
Pocos minutos después de enviar mi primer texto a HaD busque información sobre Ud. y leí estudios suyos, como el que sugiere. Incluso en su versión científica ¨ La oligarquía venezolana en el siglo XXI: del estereotipo al anacronismo, ¨ (DIKAIOSYNE No. 13, diciembre de 2004) y su previa traducción política en el artículo ¨ Chávez y su lucha contra la oligarquía venezolana, ¨ (Analítica.com, 5 de febrero de 2003). Comprendí entonces al leer sus reflexiones conceptuales, para decirlo en jocosa expresión popular cubana, discúlpeme: ¡me había topado con el pollo, del arroz con pollo!

Si Venezuela en 1998 era un palpitante estado de bienestar popular, de progresivo enriquecimiento a escala macro y micro social, donde el Estado actuaba democráticamente cual reconciliador social, nacido no de elites, sino de la interacción vivaz de grupos y clientelas democráticas de toda la sociedad, corrupción aparte, indudablemente que la intromisión de un proyecto devastador de esa realidad promisoria sería criticable y dignificaría combatirle. Antes de contrastar esta hipótesis referida a una modalidad social, en verdad capitalista, con la realidad, acerquémonos el tema entorno al concepto oligarquía.

Oligarquía es concepto de origen griego y para no dar muchas vueltas permítame citarlo en palabras del testigo Aristóteles: la democracia se convierte en oligarquía ¨ si la clase acaudalada es más fuerte que la muchedumbre y ésta se descuida mientras aquella está alerta, ¨ (Política, Libro V, capítulo 12). Es decir, para Aristóteles era claro que la raíz del concepto nacía del dominio del sector rico de la sociedad y no precisamente de un grupo determinado de ricos.

Entonces ¿Existía en Venezuela un poder oligárquico que manipulaba el espectro político para sostenerse en el poder frente al pueblo con acciones como la reforma agraria de 1960 o la utilización de partes de las fabulosas riquezas financieras extraídas del petróleo para inyectar determinadas estructuras sociales como las clases medias? ¿El Estado petrolero se construyó en beneficio de todo el pueblo o actuó cual soporte fundidor de los intereses de los restos de la vieja oligarquía terrateniente con los nuevos sectores industriales extractivos, casados con el capital financiero imperialista?

El concepto oligarquía tiene tradición en la política y la historiografía venezolana. Ya había leído que el término oligarquía, pensando para el pasado del siglo XIX, lo acuño el historiador conservador José Gil Fortoul (1861 ­ 1943). Fabricio Ojeda por su parte, poco antes de ser asesinado, en ¨ Hacia el poder revolucionario, ¨ (1966) no dudó en utilizarlo desde otra perspectiva y extendido al siglo XX; allí dijo: ¨ Las fuerzas reaccionarias ­ el imperialismo y la oligarquía ­ serán derrotados y desplazados del poder.¨

No hay como los datos empíricos para probar asertos, diría cualquier sociólogo, esos excelentes parientes de los historiadores. Veamos. A) tema agrario: En mayo del 2005: ¨ El 80% del área cultivable está en manos del 5% de los productores, mientras que 6% del territorio es aprovechado por 75% de los campesinos.¨ (Agencia de prensa rural). De acuerdo con un estudio de la organización no gubernamental Provea, en 1988 los grandes propietarios poseían 42% del total de las tierras explotadas del país, frente al 23% que tenían en 1958.¨ (Causa Popular, Buenos Aires, 2007). B) Tema ingresos: Entre 1962 y 1998, el 10% más pobre de la población vio pasar su participación en el ingreso total venezolano del 1,1 al 0,9% mientras el 5% más rico lo mantuvo al fin y al cabo en un 27,2%. En el 2002 el 10% más pobre participó del 1,2% y el 10% más rico disfrutó del 31,3% (Observatorio de la economía de Venezuela).

Las preguntas entonces caen por su peso: ¿Podríamos a este grupo significado en el 10% de toda la población y dueña del 31,3% de la riqueza social y por lo menos del 42% de toda la tierra, denominarlo oligarca? ¿No salieron de este reducido grupo los detentadores del poder en Venezuela durante la IV República? ¿No milita ahí el magnate Gustavo Cisneros?

Si para la Web Tesauro EUROVOC, autoría declarada Unión Europea, oligarquía es: ¨ forma de gobierno en que el poder está en manos de un reducido grupo de personas, generalmente pertenecientes a una misma clase social ¨ (2004) ¿Es lícito o no coincidir con los que evalúan las bases del viejo poder derrotado; pero no vencido, como oligárquico?

Esos pocos datos antes expuestos son el producto de una sociedad concreta y objetiva, la capitalista, escenificada en la Caracas de los violentos contrastes sociales.

Dejemos ahora aquí el tema. Es mi tiempo de callar.

José Novoa Betancourt
Oficina de Monumentos, Holguín, Cuba