Historia Inmediata


Chávez


Respuesta a la Profesora Luz Varela

Es imprescindible que los análisis de la historia inmediata partan de reflexiones basadas en las transubjetividades que emana de los hechos particulares. No podemos seguir viviendo en la Venezuela de los Partidos Políticos Medios de Comunicación. Al parecer, la ilustre amiga Luz Varela vive en esa Venezuela y, un hecho que lo corrobora, es que no se ha enterado que Rodríguez Chacín, desde hace un tiempo largo ya, no es Ministro del Interior.

El Problema no es creerse el cuento de la revolución, sino contribuir con propuestas e iniciativas para construir una sociedad alternativa. Pregunto ¿Qué ha aportado usted, además, de la retórica? Con relación a que Chávez ha sido el mayor populista de Latinoamérica, parece que nuestra amiga no vivía en el país en los gobiernos de Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Luis Herrera, Jaime Lusinchi, durante los cuales el populismo era práctica común. Tampoco tiene conocimiento de los gobiernos mexicanos del PRI o de los del APRA en Perú, considerados enormemente populistas. Como no soy futurólogo ni hago predicciones, no puedo avizorar lo que quedará o no del chavismo, lo que sí puedo visualizar es que este proceso ha permitido que los sectores populares comiencen a organizarse, a exigir sus derechos, a proponer, a decidir y, algo muy importante, a ser protagonista y no un mero accesorio electoral.

Por otro lado, nuestra apreciada colega, afirma que los escuálidos ahora son los que apoyan al gobierno, y por esta pérdida de popularidad es que Chávez no se quiere medir en unas elecciones. Déjeme decirle que sigue en la Venezuela de las encuestas de Globovisión. Todas las encuestas, incluyendo las de la oposición, le dan a Chávez entre 25 y 35 %, que es mucho más que lo que ha tenido cualquier presidente venezolano  al cuarto año de gobierno (y posiblemente más que cualquier otro gobernante latinoamericano). Y sino no nos satisfacen esas encuestas, dejemos hablar a los analistas extranjeros.

Nicholas Kristof refiere en The New York Times: “las encuestas muestran que Chávez aún tiene el respaldo de una tercera parte del electorado, y es previsible que gane nuevas elecciones si se viera obligado a convocarlas”. El valor porcentual que Kristof reseña representa un 33, 33 %. Le pregunto, ¿usted piensa que ese porcentaje de venezolanos no cuenta o para usted también somos lumpen, hordas, populacho, pata en el suelo, borrachos, gentuzas, turbas, como lo han dicho en sus discursos grandilocuentes los líderes de la oposición?

En referencia a la violencia, debemos decir que en un gran porcentaje es generada por los Medios de Propaganda (perdón de comunicación). En las últimas semanas hemos visto en su programación habitual una ferviente incitación a la violencia, disfrazada de protesta legítima y pacífica. En su programación habitual, el canal del Estado —aunque también ha incurrido en la parcialización de la información— por lo menos invita constantemente al diálogo, a la paz, a la armonía y a la reconciliación nacional. Los canales comerciales, hasta el momento de la toma de sus instalaciones, nos mantenían encadenados con el Realty Show de la plaza Altamira. Pero ahora el bombardeo mediático es a través de mensajes propagandísticos de la Coordinadora Demoníaca ­quise decir Democrática-. En unos invitan expresamente a salir a la calle a derrocar al gobierno, en otros nos invitan a no comprar ni consumir, lo único que falta allí es muérete de hambre. Los últimos mensajes nos inducen a no celebrar la navidad ahora, sino en enero. Estimada compañera, ¿usted cree que, venga de donde sea, alguien tiene derecho a pedirnos que desechemos la ilusión que tienen los niños con la llegada del niño Dios, que no comamos hallacas, que no compartamos en familia? Ni en las peores guerras se hacen llamados de este tipo. Hasta en la Segunda Guerra Mundial nazis y aliados intercambiaron presentes el día de navidad. ¿Qué le parece? ¿No la hace reflexionar esto, aunque sea un poco, acerca del extremismo cercano al terrorismo por parte de la oposición?

Muy particularmente, creo que aquella exhortación amenaza la tradición venezolana, pues el nacimiento de Jesús ya no será el 25 o la llegada del año nuevo no debe esperarse el 31 de diciembre. Habría que esperar que los predestinados celestiales y omnipotentes Carlos Ortega y Carlos Fernández decidan colocar las nuevas fechas a las festividades navideñas. Probablemente ellos celebren en el exterior en las fechas específicas y le piden a los venezolanos que lo hagan en enero.

Por último, esa oposición que usted avala como legítima, ha ocasionado daños y perdidas económicas graves a la industria petrolera; sin contar con el saboteo y destrucción de equipos indispensables para la producción. Esa misma oposición ha llamado a trancar las vías de acceso de las ciudades, pero beneficiosamente para todos los ciudadanos no ha sido acatado, y la asistencia fue mínima. Donde se pudo evidenciar un poco más de afluencia de personas fue en el cierre de la Francisco Fajardo: quizás unas quinientas personas. ¿Esta es la mayoría a la que usted se refiere?

Prof. Johnny Alarcón Puentes
Universidad del Zulia
Facultad Experimental de Ciencias, Departamento de Ciencias Humanas, Unidad de Antropología.
alarconpuentes@hotmail.com