Historia Inmediata


Chávez


 
Estimados amigos de Historia a Debate:
 
Vengo siguiendo con mucha atención (creo que como todos) el conflicto de Venezuela y el debate que en particular se ha dado aquí. Creo que este debate de Historia Inmediata, demuestra más que nunca, que -como decía Gramsci- la historia no es más que política en acto; los posicionamientos frente a este problema crucial han demostrado que es imposible tener un posicionamiento historiográfico "objetivo" sin que detrás de este posicionamiento se oculte una posición política conservadora o burguesa.
 
El drama de Venezuela es en realidad el drama de sus trabajadores, tanto de los trabajdores manuales como intelectuales, porque las demás clases sociales están avanzando en el terreno que deja Chavez y compañía como dirección de esos trabajdores. Y por lo tanto, los millones de trabajadores y trabajadoras ocupados y desocupados de Venezuela, se enfrentan a la terrible disyuntiva de enfrentar a la reacción burguesa que se apoya en la pequeño-burguesía asustadiza con la banca del imperialismo yanqui o morir sea a través del hambre y del ajuste que pide el FMI o a través de la represión que tiene preparada la reacción con sus bandas armadas.
 
Elegí para participar en este debate, responder a través de este mensaje que llegó, porque me parece que indudablemente el amigo que escribe desde Venezuela tiene razón, aunque no alcanza a decir que se enfrentan con un dilema de hierro: o la revolución avanza y triunfa o retrocede, pierde terreno ydeja a los trabajadores desprotegidos. Esta disyuntiva ha sido la misma que han enfrentado todas las revoluciones, y Venezuela no es una excepción. No tengo, en verdad, mucha confianza en que a Chavez en particular, le interese mucho profundizar el conflicto, pero tengo una confianza infinita en el triunfo de pobrerío venezolano y en la derrota de la reacción burguesa e imperialista. Es imposible hacer historia sin apasionarse, y particularmente en América Latina somos de mucha historia y mucha pasión. En Argentina hemos dado grandes pasos, pero aún nos esperan muchos desafíos. Porque a pesar de lo que dice mi compatriota Jarovslasky (HI 112), no es lo mismo pedir que se vayan todos cuando ese reclamo lo auspicia la Embajada de Estados Unidos a aquel reclamo que costó la vida de más de 30 argentinos el 20 de diciembre del 2001, donde un pueblo -desorganizado y aún sin programa reivindicativo propio- salió a la calle y barrió con un plan de ajuste y hambre. En Venezuela, y a pesar de mi opnión personal sobre Chavez, jamás estaría a favor de una movida que se hiciera fuerte a partir del apoyo yanqui. Si el Chile de 1973 no nos sirve de recuerdo, es que las historia no nos ha servido para nada.
 
Un abrazo.
 
Guillermo de los Hoyos.
Profesor de EGB y Polimodal- Argentina.