Historia Inmediata


Chávez


A lo mejor, mejor es "mucho en poco".

Escribo respondiendo al mensaje de la profesora Diana Rengifo, en la trascripción que hace de lo "Poco en mucho" de don Alexis Márquez Rodríguez, esperando lo mío sea "mucho en poco".
 
Me refiero a ideas de don Alexis. Si Hugo Chávez es culpable de arrogancia al grado de que hay que salir de él, me parece una invitación a saltar de la sartén a la hornilla... y ahora no es sólo un llamado a no votar por Chávez sino a lanzarse a la hornilla. Claro que, no exacto los ricos, sino los poderosos ventajosos... luchan por sus, muy particulares, intereses. ¿Oposición, antichavismo, golpeado de forma inmisericorde? Yo veo a esa oposición con una liviandad que raya en una verdadera profanación, no sólo de los colores patrios, sino de la Bandera Nacional Venezolana, puesta en ridículas blusas femeninas, con todo y hombro expuesto; bandera autografiada, como si fuera un balón de "patabol", por "héroes" del antichavismo. Eso no es un vivir y trabajar en paz de la oposición. ¿Represión brutal del antichavismo? Yo lo que veo es que el choque, no de civilizaciones sino de clases sociales, lleva a la policía caraqueña (en manos del antichavismo), a masacrar a quién se le diga que hay que masacrar. Cierto que la violencia mutua se ha enseñoreado, esperemos que no sea más allá de exabruptos y del lenguaje. Veamos cuál es la violencia respuesta, cuando hasta lenguajes subliminales en una televisión que no es empresarial sino de empresaurios en el sentido peyorativo --dado que los dinosaurios me merecen todo respeto como seres que fueron (¿ahora esos son las aves?), con la impronta de sobrevivir, no de mal vivir--, en función de un capital que no se ahorra para hacer reventar el abasto de los pobres y el casi tronar PEDEVESA. ¿Se puede esperar más violencia que ésta? Una prensa y medios masivos que tienen esos lineamientos, no pueden estar "informando", como en mi país, México, una cadena televisiva, queriéndose apoderar con violencia de otro canal televisivo, dicta lo que sus informadores y formadores de opinión tienen que decir por la fuerza, pasando por sobre su honestidad o alentando la deshonestidad. ¿Mayoría serena antichavista? ¡Caramba!, si que don Alexis conserva su autoridad intelectual, pero pareciera ajustarse unos lentes con color a discreción.
 
Mi falta de autoridad es enorme, pero no estoy ciego. Conozco Venezuela y sé de las dos (o muchas) venezuelas, cuando menos una de los que tienen, de las urbes, de los vehículos modernos (sin escasez de gasolina), de la ropa de marca y de la moda a la que someten a su emblema nacional. Esa es verdadera violencia, aunque no sea exacto violencia física, sino una del peor cuño, donde todo es válido si no está expresamente prohibido. Afortunadamente, en México, no sólo la bandera, sino los mismos colores patrios, están al margen de ropa de moda para gente bonita, que hable inglés y escriba pancartas en inglés, y que ´"chatée" con militares alentados por el gran capital, y no por la defensa de su país. Habrá que ver el campo o los cinturones de miseria, como los he visto en Venezuela, como se ven ahora haciendo fila tanto por agua como por la leche para sus (pobres) hijos, dado que el abasto está agredido por los empresaurios, ¡Vaya huelga, vaya pacifistas y serenos! ¿Voto popular? Por supuesto que sí. Pero si mi voto no logra su objetivo, si mis intereses o el color de mis lentes no resultan satisfechos, no por eso invito a la gente a saltar de la sartén a la hornilla.
 
Respondiendo así a don Alexis, dado que en su misiva, nos coloca como destinatarios a los (¡verdaderos!) amigos de Venezuela, y no lo digo únicamente porque México forma parte del grupo "Amigos de Venezuela", dado que amigos de Venezuela son todos aquellos con una epistemología que no admite intereses o colores variados para ver las cosas.
 
Con todo énfasis, pero con respeto; con respeto pero con todo énfasis.
 
Omar Kayam Villalpando Barriga
Profesor de ecología y de educación ambiental
Mexicano y amigo leal de Venezuela
 
PS: habrá que leer de nuevo "Doña Bárbara" y "Canaima", porque pareciera que no acabamos de aprender.