Historia Inmediata


Chávez


Respuesta al profesor Bernardino Herrera

Hay algunas personas que están toda la vida estudiando los procesos de cambio social, y cuando les toca vivir uno de esos procesos, no se dan cuenta de lo que ocurre. Es el caso de algunos historiadores como Agustín Blanco Muñoz. Sobre el profesor Herrera, no conozco sus trabajos. Pero sus ideas sobre lo que está ocurriendo en Venezuela parecieran venir de alguien que está parado en la luna.

Primero que todo, la situación socioeconómica de los profesores universitarios en Venezuela hay que analizarla en retrospectiva, comparando lo actual con lo que ha ocurrido en las dos últimas décadas. Debo aclarar que hablo principalmente sobre la realidad del profesorado en La Universidad del Zulia, aunque nuestros ingresos como profesores están homologados en todo el país.

La Federación nacional de profesores, FAPUV, ha desarrollado toda una serie de conflictos contra el gobierno desde hace tres años. La misma está dirigida por miembros del partido golpista Acción Democrática. Su presidente José Rafael Cazal firmó el acta golpista del dictador Carmona en la cual se disolvían todos los poderes públicos. En documentos secretos que salieron a la luz pública, la Coordinadora Democrática (golpista) reconocía que Cazal y la FAPUV estaban dispuestos a parar las universidades en sintonía con sus planes desestabilizadores. En la APUZ, su presidenta también es adeca, Gladys de Marval, y no fue casual que en la semana del golpe de estado en abril, la APUZ realizó un paro de actividades durante toda la semana.

Esto por una parte. Es evidente ante todo el país el carácter golpista y desestabilizador de las acciones pretendidamente "gremiales" de la FAPUV.

Los datos que aporta Herrera sobre nuestra situación laboral no son ciertos. Es falso que nos paguen los aumentos a los dos años. Lo que han pagado retrasado es el retroactivo de aumentos acordados en el año. Por ejemplo, en septiembre de años anteriores nos han otorgado aumentos vigentes desde enero del mismo año. Esos meses caídos son los que han pagado con retraso, pero nuestros sueldos han aumentado a partir del momento en que aprueban el aumento.

Actualmente nuestro sueldo mensual acaba de ser aumentado, para los titulares a dedicación exclusiva, a unos 1700 dólares (2.234.138 bolívares). Antes estaba en unos 1350 dólares. Se supone que van a comenzar a pagarlo a partir de enero.

No conozco en LUZ a ningún profesor que no haya podido adquirir una vivienda "decente". Generalmente, por las facilidades de nuestra caja de ahorros, a los dos años de inscribirse en la misma el profesor puede hacer uso del préstamo de vivienda. También tenemos préstamos para adquirir vehículo. Usted, profesor Herrera, realmente trabaja en otro sitio, pero no en la universidad venezolana.

Si tiene 8 años como instructor, está violando la Ley de Universidades, que establece que a los 4 años debe presentar un trabajo de ascenso para ascender en el escalafón a profesor asistente.

El gobierno está pagando el fideicomiso (intereses sobre las prestaciones sociales o pago de antiguedad), algo que ningún gobierno del puntofijismo aceptó cancelar. Ha pagado a los jubilados desde 1975 a 1991, y sigue en proceso de cancelar otros años.

Sobre la supuesta falta de autonomía de las instituciones, la realidad es precisamente lo contrario. La burocracia corrupta que controla las

universidades autónomas se basa precisamente en esa autonomía para manejar a su antojo estas instituciones. No existen mecanismos de evaluación de los profesores; ganar un concurso de oposición en las universidades de Venezuela es prácticamente una patente de corso para que el que quiera cobre sin trabajar. Es cierto que en las universidades tenemos investigadores muy brillantes (yo mismo soy investigador ganador de premios en LUZ), pero también es cierto que la ausencia de evaluación permite que muchos profesores estén décadas repitiendo el mismo discurso en las aulas, sin investigar, sin hacer extensión, sin cumplir sus tareas administrativas, y sin posibilidades de sancionarlos, porque esos profesores son precisamente el poder electoral de la burocracia, con sus votos se mantienen en el poderdentro de las casas de educación superior.

La Universidad del Zulia está dirigida por tres o cuatro grupos burocráticos, unos 200 profesores activistas sobre un total de 4000, cuyos líderes principales son políticos profesionales, con un expediente académico bastante oscuro. En otros países los rectores universitarios son los científicos más eminentes. En Venezuela, los rectores son los jefes de mafias que controlan redes clientelares que les garantizan los votos en base a favores. Es el caso del actual cuerpo rectoral de LUZ, y del anterior también. Estas mafias controlan incluso bandas armadas que usan como cuerpo de choque en los procesos electorales, situación que he denunciado por la prensa regional en años anteriores.

En el caso de la directiva gremial, sus dirigentes son profesores jubilados, los cuales han promovido alrededor de 30 paros de 24 y 48 horas en los tres últimos años. Yo me pregunto, ¿es ético que un profesor jubilado promueva y ejecute reiteradamente paros de actividades, los cuales ni siquiera son discutidos en las asambleas de profesores? (porque existe una decisión previa de asamblea que establece que los paros ordenados por FAPUV se ejecutan sin necesidad de someterlo a asamblea¡¡¡). Aparte de jubilados, los jefes de APUZ y de FAPUV también ocupan los lugares más bajos del escalafón universitario. Su actividad académica fue casi nula.

Finalmente, no soy adulador de nadie, y menos de militares. Chávez es presidente porque la mayoría abrumadora de los venezolanos lo eligieron. En esta misma página de debate, expliqué en meses anteriores las razones que nos llevan a apoyar este proceso de cambios, inédito en la historia de nuestra patria.

En Venezuela hoy se está decidiendo el destino de los pueblos de América Latina. Si cae Chávez, el futuro de los gobiernos de Lula y Gutiérrez estaría en entredicho, así como se cerrarían las esperanzas para otros pueblos como el argentino, el uruguayo, el peruano, el boliviano, el nicaraguense, el salavadoreño, en los cuales crecen vertiginosamente las fuerzas populares.

América Latina se le está levantando al amo del norte. Estamos en esta lucha hasta la victoria, siempre.

Roberto López Sánchez. Historiador. Director de la
División de Formación General. Facultad Experimental
de Ciencias. LUZ. Maracaibo. Venezuela.