Historia Inmediata


Chávez


ESCENARIOS PARA EL REFERÉNDUM

Roberto López Sánchez

Maracaibo, Venezuela. Junio de 2004

El presente material busca analizar los posibles escenarios a presentarse en el referéndum revocatorio presidencial previsto para el mes de agosto.

Premisas del análisis

1) La decisión tomada por el gobierno norteamericano de derrocar por cualquier medio al presidente Chávez. Financiamiento abierto de las fuerzas opositoras, y desarrollo de múltiples estrategias conspirativas (sabotaje económico, subversión militar, paramilitarismo, guarimba, guerra mediática).

2) La debilidad de la oposición en cuanto a apoyo popular, capacidad de movilización, diferencias internas, falta de liderazgo. Comprobada en la reducida marcha del sábado 5 de junio.

3) Recuperación económica del país, superando el sabotaje económico-petrolero de 2002-2003, y aprovechando el auge de los precios petroleros.

4) Continuidad de los vicios burocráticos en muchos sectores del gobierno revolucionario. Separación entre el grupo dirigente (burocratizado, con proyectos personales, ineptitud gerencial) y el pueblo que se moviliza en defensa del proceso revolucionario.

5) Insurgencia de sectores populares que rompen con la burocracia chavista y exigen al presidente medidas que permitan una mejor conducción política del proceso y una mayor efectividad de la obra de gobierno.

6) Referéndum revocatorio como eje de la estrategia imperialista. Se fundamenta en lo mediático. Mediante su fuerza comunicativa (TV, prensa, radio, encuestadoras, organismos internacionales como OEA y centro Carter, embajadores y representantes de gobiernos extranjeros), se le dirá al mundo que Chávez perderá el referéndum, aunque en la realidad lo gane por amplia mayoría.

7) La estrategia imperial parte del Plan Colombia, unido a los planes económicos como el ALCA, el Plan Puebla Panamá y el IIRSA.

Escenarios para el 15 de agosto

A) Chávez gana el referéndum por amplia mayoría, y la oposición no puede mantener la tesis del fraude Este es el escenario ideal. Para ello se necesita no sólo una amplia votación a favor del presidente. También se necesita mantener un férreo control del CNE y de todos los centros y mesas electorales. Es vital la organización que se realice previamente para participar en centros y mesas electorales, para llevar gente a votar, sin que se quede nadie, para haber previamente sacado la cédula de quienes no la tengan. Este escenario es posible debido a la gran debilidad que presentan las fuerzas opositoras. Sería la última patada del ahogado. Las protestas tipo guarimba se irían desgastando en los días subsiguientes al referéndum. Pero si recordamos que detrás de la oposición están los intereses de los Estados Unidos y el capital mundial, es previsible que las cosas no sean tan fáciles para la revolución.

B) Chávez gana el referéndum, pero la oposición levanta una acusación de fraude, e inicia acciones violentas Es el escenario más probable. Tal vez la violencia de calle se plantee desde la misma noche del referéndum, antes de conocer las cifras definitivas. Es lógico pensar que la oposición usará toda su fuerza mediática, dentro y fuera de Venezuela, para gritar a todo pulmón que Chávez perdió el referéndum, aunque lo haya ganado. Este escenario tiene varias vertientes posibles la promoción de sanciones en la OEA y otros organismos internacionales; lanzarse a intentos de magnicidio; justificar de esta manera alzamientos militares que intenten "recuperar la constitucionalidad"; la posible deserción de dirigentes gubernamentales, civiles y/o militares; la desestabilización de regiones fronterizas, contando con apoyo extranjero.

C) La oposición prevé que perderá el referéndum, y realiza acciones previas para evitar que se produzca Es un escenario poco probable, pero no descartable. Pudieran promover autoatentados contra algún dirigente importante de la oposición, y usar eso como excusa para retirarse del referéndum. Esta acción sería el inicio de una escalada militar para derrocar a Chávez y aplastar la revolución bolivariana, con apoyo de fuerzas extranjeras. La dificultad de esta estrategia es que sus fuerzas militares y paramilitares dentro del país han sido desarticuladas en los últimos meses, y su poder de fuego interno debe ser escaso. Contarían casi exclusivamente con el apoyo exterior, difícil de justificar ante la comunidad internacional si previamente no hay una situación de inestabilidad interna producida por alzamientos militares o situaciones similares.

Roberto López
Universidad del Zulia. Maracaibo