Historia Inmediata


Chávez


RESPUESTA AL DR XAVIER DIEZ

EN LO PERSONAL, estoy de acuerdo con una parte significativa de la información que el Dr. Xavier Diez reproduce en su síntesis; sobre todo, porque también leo —con frecuencia, además— al sociólogo estadounidense James Petras. No comparto los fundamentos teóricos que se evidencian en el primer párrafo, y siguientes, de la participación del Dr. Xavier.

Propongo al Dr. Xavier revisar —de manera crítica y consciente— cuáles han sido las fuentes y los referentes para escribir este "breve ensayo de carácter más reflexivo e histórico que periodístico". En el cual, en realidad, no solo no se aleja del estilo periodístico —que, de manera circunstancial, caracteriza al "Debate VI Chávez" y a buena parte de las participaciones enviadas a HaD-Hi— sino que carece de más fuentes que los medios impresos, audiovisuales y/o web, dadas sus "no vinculaciones con el país [Venezuela] o con los ideólogos de una u otra fracción [Chavistas y antichavistas]". El Dr. Xavier, finalmente, deja claro que reinterpreta las interpretaciones de participantes del debate y de otros autores, como es lógico suponer "mis afirmaciones son absolutamente subjetivas y realizadas… desde lo que creo leer entre líneas de este intrincado laberinto…". Dr. Xavier, todas sus afirmaciones, y las mías, y las de Luz Varela, Johnny Alarcón, Carlos Barros, todos los participantes del Debate, todos los científicos sociales, y todos los seres humanos de todos los tiempos SON ABSOLUTAMENTE SUBJETIVAS. La subjetividad es una cualidad del ser humano, no la plaga que aún se difunde como herencia de la pretendida pureza objetivista de los postulados positivistas.

La "radicalidad" es uno de los indicadores más importantes de que en Venezuela no sólo ha habido un cambio de actores políticos en las esferas del poder público —de un partido por otro— sino que, más allá de lo que diferentes colaboradores cercanos del presidente pueden desear, ha sido activada la expansión de un movimiento social de quienes buscan su inclusión en el actual orden económico-político (capitalismo-democrático) y la superación de este orden. He dicho, en otros momentos del debate, que Chávez destapó y dirige un proceso que ha superado a la mayoría de sus más cercanos seguidores y co-ejecutores del gobierno. En la calle hay cientos de miles y hasta varios millones de venezolanos pobres que no apoyan el retroceso de los mecanismos de lucha e inclusión; como, también es cierto, hay otro tanto de personas —parte de los "núcleos eufóricos", según el Dr. Xavier— que sólo aprovechan la permanencia de un gobierno que sí está invirtiendo miles de millones de dólares en lo que tradicionalmente se ha denominado política social (Las contradicciones que se observan en esta parte del discurso superan lo discursivo; forman parte de la actual realidad sociopolítica de Venezuela).

He intentado interpretar el significado que el Dr. Xavier da a su afirmación "…y la política que tanto abunda en las sociedades latinoamericanas". No puedo dejar de pensar —a riesgo de grave error de mi parte— que se trata de la visión eurocéntrica de la que puede-debe ser co-responsable. ¿Cuál es esa "política que tanto abunda en las sociedades latinoamericanas"? Es una afirmación, un tipo de sentencia que no se explica por sí misma, aunque al parecer, según el autor, así debería ser.

En Venezuela, sin duda, la batalla ha sido "sobre todo retórica". Pero, en ese caso, se trata de una consecuencia de la "batalla mediática". Dr. Xavier, amigos del Debate, aunque ya es un lugar común decirlo, lo común en la Venezuela actual es que la realidad ha sido CREADA desde la pantalla de TV y desde la primera página de los grandes diarios. Mientras esto no se entienda fuera de Venezuela, hay pocas posibilidades de aproximarse a una mayor comprensión de lo que aquí sucede. Evidentemente, esto no lo explica todo. Pretendo retomar un espacio de reflexión necesario. La Historia Inmediata de Venezuela se está escribiendo sobre la base de una fuente mitificada y mitificadora como son los medios y, en especial, la TV. Somos, con Baudrillard, observadores atentos de la precesión de los simulacros. A ello se debe que la retórica, en definitiva, forme parte de la realidad-real, pero sobredimensionada por la "realidad" de vidrio.

Esta "realidad" de vidrio es la que ha analizado el Dr. Xavier Diez para concluir que existe una "guerra civil larvada en la que poco a poco parece sumergirse Venezuela". Los dueños de los medios —parte del gran empresariado del país y del mundo— construyeron una guerra civil en ciernes y, en consecuencia, los venezolanos ya sufrían el efecto de una verdadera guerra civil en acción y todo ello también es "observado" y "analizado" desde afuera. De manera que el papel de los medios supera el hecho de ser "abiertamente hostiles", para convertirse —hasta este año 2004— en verdadero teatro de operaciones alternativo de la Oposición, con amplia audiencia nacional e internacional. Tengo que recurrir a un argumento aún más débil que los anteriores, y muy a la sazón de la cuestionada escuela positivista hay que estar en Venezuela para cotejar esta certeza sin pretender que las "no vinculaciones" nos salven del error. Al respecto, sólo tengo una certeza yerro de cerca y de lejos. Los tamices, los filtros, los fieltros, existen en diversidad de formas, calidad y cantidad. La subjetividad se nos presenta como inherente a la naturaleza humana. No como un traje.

Con respecto a "los mitos", la primera que leí el artículo de Petras que el Dr. Xavier Diez refiere, me pregunté ¿hasta qué punto Petras aplica un análisis pre-concebido a la situación venezolana en lo que se refiere a los cambios que Chávez introduce? Dr. Xavier, ¿ha considerado usted esa posibilidad? Venezuela no entra en el patrón de los procesos "revolucionarios" de izquierda, y menos en el "suave" estilo europeo, como sugería una participante de este debate hace tiempo (Pero estoy consciente de que los posibles errores de Petras tampoco explican del todo lo que no se entiende sobre Venezuela).

He observado, dentro y fuera del Debate, que los historiadores, y trabajadores de las ciencias sociales en general, somos proclives a cuestionar la visión simplista-maniquea de los colegas; a pesar de lo cual, incurrimos en el simplismo-maniqueo. El Dr. Xavier no escapa de esta lógica. Cuando habla de la relación de Chávez con Fidel Castro y del "populismo" incurre en el simplismo; en blanco y negro.

En una siguiente participación, explico mi posición a propósito del populismo en América Latina, e incorporo otros comentarios sobre la participación del Dr. Xavier.

jl Monzant Gavidia
Maracaibo-Cabimas
Venezuela
UNERMB/UNICA

 

+++++++++++++

Una aclaratoria necesaria

En primera instancia, una aclaratoria necesaria en nombre del prof. Alarcón y en el mío propio. El lenguaje utilizado en las respuestas a la prof. Luz Varela no es el más adecuado, sin duda; pero es deliberado, voluntario, consciente. No se debe a ningún tipo de incontinencia ni al hiper-apasionamiento al calor de las circunstancias. Es el estilo que hemos decidido adoptar para confrontar participaciones con el sesgo interpretativo que ha caracterizado a la prof. Varela.

No obstante, a diferencia de la visión-intencionalidad del prof. Juan Scobine, el propósito de nuestras respuestas no es insultar a la prof. Varela; es combatirla con la misma fuerza, intensidad y frecuencia —aunque no con la misma estrategia tergiversadora, ni en la forma ni en su contenido— con que ella combate lo que Chávez representa para Venezuela, América Latina y todo el Hemisferio Sur y lo que nosotros proponemos y defendemos cambios a favor de las mayorías pobres. Cambios acompañados de procesos complejos y contradictorios como los que vivimos en Venezuela

jl Monzant Gavidia
Maracaibo-Venezuela
UNERMB/UNICA