Historia Inmediata


Chávez


Estimado Victor y Carlos: agradecido por hacerme llegar los comentarios muy acertados del compañero historiador Victor, a quien debo comenzar por decir como dijo un filósofo al hablar sobre la objetividad y la subjetividad lo siguiente: si fuera un objeto sería objetivo, pero como soy un sujeto soy subjetivo. El problema de la objetividad y la subjetividad en la historia, ha sido por largos períodos un tema espinoso, la objetividad desde la óptica de los positivistas y neopositivistas, ha sido la mejor excusa para que los investigadores sociales no asumamos el compromiso de comprender la dinámica social, con ello no quiero decir amigo Victor, que cuando decidimos asumir una posición en el análisis histórico está sea la única y valedera. Lo interesante de la construcción del conocimiento es partir al igual que lo hace Hanna Arendt de la comprensión que la relación entre los hombres es un hacer entre diversos, y al ser así es lógico que existan convivan y persistan diversos puntos de vistas, es eso lo que enriquece el discurso histórico. En el caso de Venezuela, no pretendemos - y creo hablar por mis otros colegas historiadores- hacer una apología o una crucificción de Chávez, lo que intentamos es arrojar luces sobre una dinámica que resulta interesante por las motivaciones y el significado que puede tener para el análisis de la democracia. democracia es inclusión, pero también es exclusión. Cuan do hablamos del derecho al voto hablamos de inclusión, pero cuando hablamos de accionar de las mayorías hablamos de exclusión de la voluntad de las minorías. En el caso de Venezuela lo significativo es que se desestructura una forma de democracia basada en acuerdos, para pasar a otra democracia - que aún está en construcción- que yo prefiero llamar democracia plural radical, que significa pasar por encima del carácter idealista de una democracia plena de armonía, cuando la armonía no es el estado social del hombre pues es contrario a su naturaleza cambiante. La democracia radical se basa en una concepción aceptada de la diversidad y la diferenciación, del hacer entre diversos, pues la democracia no es una cosa estática que una vez lograda no evoluciona ni cambia. es ese el problema de algunos teóricos de la democracia, que la entienden como un procedimiento constreñido a la elección, nada más alejado del verdadero significado de la democracia. En Venezuela, aún estamos muy lejos de esto que estamos planteando, pero el camino esta siendo abonado, no por Chávez, no porque él lo crea, sino porque se ha creado un vacío que está siendo llenado por el ciudadano, que ocupa el lugar privilegiado que le corresponde, a través de una mayor conciencia de sí y de clase, que lo lleva a manifestar aceptación - como la referida por los procesos electorales- o rechazo - cómo la efectuada por sectores como FEDECAMARAS-, en cualquier caso amigo Victor, es la base de la democracia plural radical.La democracia radical sostiene que no existe la relación armónica propuesta por aquellos que se inclinan por la democracia procedimental - elecciones, representación, intermediación- por el contrario la democracia verdadera sólo puede existir cuando ningún agente social está en condiciones de aparecer como dueño del fundamento de la sociedad y representante de la totalidad. es este el punto que nos llama la atención del proceso venezolano, el triunfo de Chávez no ha significado su erección como dueño de esa totalidad, como tampoco lo son los dueños de los medios de comunicación, ni los terratenientes, ni los partidos, sino todos en conjunto como comunidad diversa y contradictoria, es este el punto de la discusión a nuestro parecer, pues en la medida que entendamos esto estamos avanzando en la profundización de la democracia, que es un problema de todos en España, en Inglaterra o en cualquier parte del mundo. No quiero extenderme más , creo que esto puede servir para una discusión interesante, saludos y gracias de nuevo


Juan Eduardo Romero Jiménez
La Universidad del Zulia-Venezuela
romero_juane@cantv.net