Historia Inmediata


Chßvez


Condiciones del Paro CÝvico

En el momento que les escribo, la oposiciˇn ha comenzado a acelerar sus preparativos para la paralizaci˛n del paýs, este lunes 21. Han adelantado algunas acciones importantes, tal como lo habýan planteado el pasado mes de abril. Me explico:

a) Intento de yuxtaponer exigencias - adecuadas y ciertas- de la sociedad civil con la movilizaci˛n polýtica. En abril, el efecto desencadenante fue el conflicto con PDVSA, ahora lo constituye el programa de ajuste econ˛mico adelantado por el gobierno, conocido como el Plan Nobrega, que incluye aumento del IVA y otras actividades de recaudaci˛n de impuestos, con la finalidad de paliar el dŔficit de cerca de 4 puntos del PIB, que actualmente tiene el gobierno. esta yuxtaposici˛n, obedece a una dinÓmica signada por la intenci˛n de revestir  con el manto de demandas sociales justas, los anhelos de acceder al poder de los actores polýticos desplazados. Insisto en algo, en las manifestaciones y movilizaciones que animan a los ciudadanos a ocupar los espacios p¨blicos estÓ presente un sentido amplýo de "lo polýtico", entendido como "hacer juntos entre diversos", pero detrÓs de esa amplitud y sentido democrÓtico, subyace otra intencionalidad, manifestada en segmentos que dentro de la Coordinadora democrÓtica insisten en una salida bajo cualquier condici˛n del gobierno de ChÓvez. En este planteamiento, esta presente un sentido autoritario y un retroceso desde el punto de vista de la filosofýa polýtica, en lo que respecta a la idea de democracia. Nos estan regresando a la dinÓmica deliberativa de la democracia, cuando con el chavismo hemos recuperado para el ciudadano el espacio p¨blico y ahora, se quiere restringir de nuevo las decisiones a los acuerdos y pactos surgidos entre las corporaciones.

b) Una campa˝a mediÓtica de exaltaci˛n de los contenidos comunicacionales del paro. tal como en abril, las televisoras privadas han iniciado su bombardeo de opini˛n, en este sentido debemos estar conscientes tal como lo se˝alaba varias veces Habermas, que la opini˛n es generadora de poder y en este caso no hay una opini˛n p¨blica alternativa, que realmente informe.para contrarrestar esta ofensiva el gobierno utiliza el canal del estado, pero la efectividad del mismo es mýnima. Todo parece indicar que se jugarß de nuevo al mantenimiento de la conflictividad, pues es casi seguro que transcurridas las 12 horas del Paro, se haga un llamado al mantenimiento y radicalizaci˛n del conflicto.

c)Pesencia Militar: sin que desconozcamos los errores ometidos por el chavismo, en el manejo del tema militar, creemos que la oposici˛n estÓ jugando a presentar la "imagen" del militar bueno, es decir, de lo que llaman los "oficiales constitucionales" que aparecen criticando abiertamente el chavismo - en algunos casos con raz˛n- y justifican un pronunciamiento de algunos de los estratos militares de comando, se pretende iniciar una escalada militar, que seg¨n esta matriz producirÓ "pocos muertos", cuando la realidad se˝ala que un pronunciamiento militar arrastra un c¨mulo de victimas significativos y todo parece indicar, que en nuestro caso pudiera llegar a 4 o 5 mil muertos, pues la generaci˛n militar que estÓ en los puestos de comandos es la del 75, que corresponde a los graduados con ChÓvez, es decir, operativamente el chavismo tiene una ventaja, que obligarýa a la oposici˛n a actuar radicalmente para revertir ese orden y esto solo puede ser logrado, creando una matriz favorable para un pronunciamiento, tal como ocurri˛ el 11 de abril

d) la posibilidad de un enfrentamiento entre sectores radicalizados. tanto desde el chavismo, los sectores mÓs anÓrquicos presentes en su interior, como en el oficialismo - los sectores mÓs propicios para una salida de fuerza- observamos una movilizaci˛n que indica los preparativos para un enfrentamiento de bajo impacto, que sin embargo produzca algunas výctimas que serýan utilizadas como excusa.

e) La existencia de un acuerdo de la oposici˛n. tal como en abril, la oposici˛n ha firmado un pacto de transici˛n, que establece las bases para un futuro entendimiento entre los sectores disýmiles que conviven en la coordinadora. Este acuerdo insiste en una repartici˛n del poder y la experiencia en AmŔrica Latina, nos indica que cuando esa situaci˛n se ha producido -Nicaragua, PanamÓ- se sume al paýs en una crisis mÓs profunda, pues las divergencias entre los sectores de "unidad" inundan la vida polýtica, generando un retroceso de los sectores populares.

No quiero finalizar, sin dejar de se˝alar la importancia de mantener la red abierta de solidaridad ante cualquier intento de una salida no constitucional, e insistir en la mediaciˇn de la OEA dentro del marco constitucional vigente en Venezuela.

Juan Eduardo Romero
La Universidad del Zulia, Venezuela
romero_juane@cantv.net