Historia Inmediata


Chávez


Quisiera responder y comentar “El mensaje de escritores, artistas y académicos venezolanos a sus colegas de todo el mundo.”, enviado por Luz Varela M. Aunque parezca evidente, es necesario aclarar que este “mensaje al mundo” sólo refleja la opinión de un sector reaccionario de la intelectualidad del país y de ninguna manera representa su totalidad, ya que existe otro sector igualmente numeroso y “exquisito” de intelectuales, académicos y artistas venezolanos que no sólo rechazan el contenido de este mensaje, sino que apoyan abiertamente el proceso de cambio liderado por Hugo Chávez. Tiene razón esta intelectualidad venezolana al decir que en el proceso de referendo se llevó a cabo un gigantesco fraude: el que organizó la mal llamada Coordinadora Democrática junto a otras organizaciones opositoras como SUMATE (a la que recientemente se le comprobó que está financiada por la CIA). Aquí el verdadero problema de la oposición es que su fraude fue descubierto, los que seguimos de cerca el proceso de referendo revocatorio del mandato presidencial, pudimos observar y ser testigos de las denuncias sobre la fuerte presión a la que se vieron sometidos los trabajadores por parte de los patronos para que firmaran en el referendo, las denuncias de entrega de comprobantes (no autorizado por el CNE) y la presencia de centros de recolección de datos paralelos a las mesas autorizadas por el CNE, por nombrar sólo algunas irregularidades descubiertas durante los cuatro días de referendo. Después de realizado el proceso de referendo, han empezado a aparecer casos de utilización de cedulas de identidad de personas fallecidas, menores de edad y extranjeros, que física y legalmente estaban imposibilitados de participar. Pero lo que activó la alarma de alerta fue la aparición de las famosas planillas planas, en donde los datos personales eran llenados con una misma caligrafía y sólo era diferente la firma (incluso a veces la firma era similar) y la huella dactilar. Desde un principio, en las normas del referendo, en numerosas entrevistas hechas a los miembros del CNE por la radio y televisión, en la publicidad oficial del CNE y en la de la propia oposición, se había dejado en claro que el llenado de los datos de la planilla era un acto “personalísimo”, y que sólo se permitiría la ayuda de los miembros de la mesa en el caso de personas analfabetas o incapacitadas. No es mi intención extenderme en la larga lista de irregularidades que se cometieron durante el proceso de referendo, pues se necesitaría un libro para registrarlas, pero quiero llamar la atención sobre el hecho de que las denuncias de fraude hechas por el gobierno tienen base y son comprobables. Los únicos que nunca han creído en los procesos democráticos son los líderes de las oposición que una y otra vez han demostrado su intención de derrocar por la fuerza al actual gobierno para instaurar una dictadura. En el “mensaje” se dice que fueron 3.475.000 los ciudadanos que firmaron para revocar el mandato del presidente Chávez, pero lo que no se dice es que éstas son las cifras que manejó la Coordinadora Democrática y nunca fueron las cifras oficiales. Ahora sabemos que la oposición en realidad entregó 3.086.013 firmas, de las cuales sólo 1.832.493 fueron validadas por los técnicos del CNE. Se encontraron 143.930 solicitudes que pertenecen a menores de edad, no inscritos, fallecidos, inhabilitados electoralmente y otros. También se invalidaron 39.060 planillas por no cumplir con las normativas sobre criterios de Validación de Firmas en varios numerales de las mismas. Además pasaron a reparo 876.017solicitudes con caligrafía similar, esto significa que están en observación y los solicitantes tendrán la posibilidad de pedir que su rúbrica sea contabilizada o rechazada. Es decir, las firmas que van a reparo no han sido descartadas, sólo necesitan ser confirmadas (hacen trampa y no contentos con esto, el CNE les da otra oportunidad). Muchos de los líderes de la llamada oposición que estuvieron en el poder durante la llamada IV República, tienen un largo historial de fraude y trampa en procesos electorales, con tácticas muy similares a las que se aplicaron en el referendo. No es necesario ir muy atrás en el tiempo, recordemos que el año pasado SUMATE ya había organizado (tomándose las atribuciones del Poder Electoral) un referendo consultivo, que pretendía ser un referendo revocatorio. Este proceso estuvo no sólo plagado de irregularidades de principio a fin, sino que tuvo un origen golpista, pues uno de los argumentos que se manejó para justificar el paro empresarial y petrolero de diciembre del 2002, fue que Chávez se negaba a someterse a este instrumento. No voy a comentar sobre las razones que estos intelectuales, académicos yo otras especies mencionan para sacar a Chávez del poder, porque no voy a dignificar unas afirmaciones que pueden ser discutidas por cualquiera que esté un poco informado. En lo que respecta al recuento histórico-teleológico que hacen estos intelectuales, sustentado en medias verdades y muchas mentiras, no parece haber sido escrito por académicos, sino por el golpista Carlos Ortega. Me entristece que un “mensaje” como este, sea suscrito por tan ilustres intelectuales ¿Será que no lo leyeron bien? ¿Será que creen que la gente del resto del mundo es muy ignorante? ¿Qué ellos tienen el monopolio de la verdad? Es insólito que muchos intelectuales que no hace mucho se enorgullecían por ser progresistas y de izquierda estén ahora apoyando el proyecto político de la ultraderecha venezolana cuyo máximo paradigma de democracia es la del gobierno de George Bush. Afortunadamente existimos muchos intelectuales, académicos, artistas y gente de la clase trabajadora (menospreciados por los líderes de la oposición), que somos capaces de tener un pensamiento analítico y crítico y no nos dejamos penetrar por un odio fundado en el racismo, el clasismo y fundamentalmente, por el miedo burgués al cambio.

Marianela Tovar
Escuela de Historia Universidad Central de Venezuela