Historia Inmediata


Chávez


El día sábado 24 de mayo de 2003, el partido de oposición Acción Democrática convocó a una concentración política en la calle Perú en la barriada de Catia. La concentración había recibido permiso de la Alcaldía Libertador, además contaba con el apoyo de la Guardia Nacional y de la Policía Política para repeler el ataque de grupos armados prochavistas como Los Tupamaros y los Carapaica. Estos grupos, días antes, a través de diferentes medios de comunicación advirtieron que tomarían medidas en contra de tal manifestación, pues, según ellos han proclamado, Catia es de la revolución. Por lo tanto nadie que no sea una ficha chavista puede realizar actividad política en Catia.

Hasta ahora ningún acto de la oposición ha sido supendido pese a las amenazas de los grupos armados oficialistas. Los adecos se reunieron en la calle Perú, alrededor de una tarima desde donde hablaban sus dirigentes. A las 10 am se sintieron los primeros disparos provenientes desde las azoteas de algunos bloques del 23 de enero. Hubo un herido de bala en el pecho, que fue trasladado rápidamente a un hospital, pero los adecos seguían llegando al lugar de la concetración. La violencia se desbordó a las 10 30 am dando lugar a varios heridos más y a un muerto. Los canales de TV mostraron a los grupos armados que atacaban a los reunidos en calle Perú, que como mostraron las cámaras, hacían una manifestación política pacífica.

El gobierno ha culpado a la oposición por ese afán en manifestar, que ha tomado, según la lectura del gobierno, un carácter necrofílico. Acusan a la oposición de provocar las muertes al empeñarse en manifestar sabiendo que los grupos armados los atacarán. El gobierno acusa de provocación a la oposición. Lo mismosucedio el 1º de mayo en la marcha de los trabajadores, cuando resultó muerto un obrero que llevaba una camiseta de la CTV. Esta misma lógica es la que se emplea contra las mujeres que son violadas al culparlas de caminar provocadoramente y vestir con descaro. Así, los violadores resultan victimizados y las mujeres, culpables.

En estos casos, me refiero a los sucesos de Catia el día 24 de mayo y el 1º de mayo, y en todos los casos anteriores (van más de 70 muertos en las marchas de la oposición desde el 11 de abril de 2002) el gobierno considera que los responsables de estas muertes son los propios muertos, los heridos, los marchantes, los convocantes, los opositores, puesto que son provocadores. Así la oposición provoca la violencia al atreverse a marchar y manifestar. El vicepresidente Rangel quien hace una excelente suplencia al Presidente (de viaje por el sur del continente) ha decidido, con esa cínica y retorcida lógica, que los hace maestros en el arte de la manipulación, que "el derecho a la vida es mas importante que el derecho a manifestar". Ya advirtió que pronto se anunciarán medidas prohibiendo las manifestaciones para evitar las muertes, pero en ningún momento se han anunciado medidas para desarmar a los grupos radicales. Hasta ahora ningún miembro de estos grupos ha sido detenido. Estos grupos actúan a la luz pública, las cámaras de TV trasmiten sus actos vandálicos cuando agreden a los marchantes de la oposición. Cuando mucho, en algunas ocasiones se cubre el rostro con capuchas, pero todo el mundo sabe quienes son. Hasta ahora el gobierno no ha condenado ninguna de sus crímenes, lo cual significa un permiso tácito para continuar con sus prácticas guerreras, que incluyen agresión y muerte no solo para los manifestantes de la oposición sino para los reporteros y camarógrafos.

En Venezuela, cada vez que hay un crimen político, y antes de que se haya nombrado el fiscal para que haga la investigación (cuya responsabilidad siempre recae en un fiscal progobierno especializado en asuntos ambientales, llamado Danilo Anderson) ya el gobierno sabe quien es el culpable de los muertos y así lo proclama tajantemente. Es la oposición. Con algunas excepciones, como en la masacre de Altamira, ocasión en la que el asesino fue captado por las cámaras de las televisoras que trasmitían la concentración, y ante cuyas cámaras admitió su culpabilidad; estos crímenes políticos, no han producido detenidos, pese a los supuestos esfuerzos del fiscal del ambiente.... ¿Por qué será? Si el gobierno sabe que los culpables son de la oposición,aún antes de que se hagan las investigaciiones, y así lo proclaman al momento de producirse la muertes ¿por que no detienen a estos culpables de los asesinatos?....

Considero que el gobierno de Venezuela es un gobierno forajido que estímula la violencia, el odio y la muerte. Si hay un culpable último en todas estas muertes es el gobierno que arma a los grupos violentos, les dota de un discuro que limpia sus conciencias antes los crimenes que comenten ("Al fin y al cabo son oligarcas y por lo tanto merecían morir") y encima culpabiliza a las víctimas.

Antes de terminar, quiero citar una pequeña nota de prensa que acabo de leer en Talcual digital. Hace referencia a un programa de opinión trasmitido por el canal del Estado, VTV. El locutor de este programa, E. Villegas, días antes de la concetración adeca en Catia, recibió una llamada telefónica de un vocero de Los Tupamaros

Dice Tal Cual

"La imparcialidad periodística que derrocha Ernesto Villegas es digna de un Oscar.

Villegas atendió el viernes "por casualidad" la llamada telefónica de Víctor Carías, vocero de los Tupamaros, quien prometió ríos de sangre si los adecos insistían en efectuar el acto en Catia y "sembrar el caos en un territorio que nos pertenece".

Carías anunció que no permitirían "en aras de la democracia" que los hambreadores del país durante 42 años realizaran el mitin en Catia y describió con demasiada crudeza la respuesta violenta que darían a la "provocación adeca". Ernesto Villegas, con un candor desacostumbrado en estos casos, preguntó "¿Tiene algún mensaje final, señor Carías?".Y, lógicamente, el hombre que había estado vomitando fuego, enmudeció. ¿Qué más podría agregar?"

Para quien esté interesado en adentrarse en las actividades "cívicas" de los Tupamaros en pro de la revolución, sugiero que visiten este sitio http//www.el23.net/toma.htm

Luz Varela
Universidad de Los Andes