Historia Inmediata


Chávez


Respetados profesores Monzant y Alarcón

Este debate es sobre Chávez y su gobierno.

Acabo de leer su mensaje y -- como siempre, caída de la mata que soy-- me quedé con la boca abierta. Pensaba que este debate era sobre Chávez y su desgobierno, pero está visto que ustedes no saben debatir, sino elucubrar, burlarse y descalificar. Por supuesto, todo en el marco de una serie de alteraciones y manipulaciones de hechos históricos citados por mí, hechos que se pueden probar, pues son perfectamente documentados. Pero como ustedes no pueden negar la evidencia, apelan a los rayos X que les inocularon en una de esas misas rituales de los domingos, llamados "Alo Presidente", en las que el Gran Mesías devela la verdad, enseñando a leer la intencionalidad en la que se inscriben los falsos reclamos de la oposición en busca de justicia, mayor democracia y transparencia en el uso de los dineros públicos. Ustedes se inscriben muy bien en la filosofía de la historia chavista, --me parece ofensivo con Bolívar hablar sobre un "sentido bolivariano de la Historia". Ante tal profesión de fe no hay discusión que valga. Solo resta matar al oponente. Entonces me atacan, no a mis ideas, sino a MÏ. Me resulta asombroso que ahora el debate sea sobre MÏ. Lo pongo en mayúsculas, porque así me acaban de poner ustedes. En MAYÚSCULAS. ¡Que gran importancia he cobrado para ustedes! "Señores del debate no crean nada de lo que diga la Prof. Varela..." y no se que otras sosadas más ¡Ustedes pretenden quitarme autoridad sólo porque opino diferente. Claro, todo esto es muy respetuoso, muy propio de las sectas chavistas más fanáticas. Sólo ustedes manejan la verdad y no se pueden permitir escuchar al otro. Ustedes, ciertamente profesan y practican el mas cerrado mesianismo bolivariano...!

Había llegado a creer que el anterior desencuentro de ideas, agresiones y falacias se había dado en el marco de la tensión psicológica, política y económica tan destructiva para todos los venezolanos, vivida durante el paro cívico ("paro" que, mientras duró, nunca existió, según la particular mirada el gobierno, "era un paro virtual" decía Rangel, pero al finalizar, ya derrotada la oposición, de pronto el paro si existió, siendo calificado por el gobierno vencedor como "paro terrorista" y los opositores como golpistas, fascistas y terroristas).

Veo que esto ya no forma parte de una situación de tensión especial. O si, la tensión especial es el agresivo discurso de Chávez, asumidos por ustedes. Ahora ustedes están en una situación de triunfo ¿no? Podrían ser magnánimos con seres confundidos y superficiales como yo… El referéndum lo ganaron, en buena lid y de forma transparente, lo sabemos todos los venezolanos, lo vimos los millones que pudimos a asistir a nuestros respectivos centros de votación cuando se hizo el conteo de nuestras propias papeletas, cerca de nuestras residencias. ¿Por qué fue así, no? Ah no, perdón, Así se hacía en los años de la podrida IV Republica, en la V no es así… ciertamente estoy confundida. Ahora hay que confiar en la buena fe del CNE y de SmarTmatic. El CNE da los resultados sin auditorias en caliente y tenemos que aceptarlos aunque no hayamos visto ni un voto. Para eso es necesaria la fe en el Gran Padre Bolivariano, El tiene la verdad, y puede trasmitirla, especialmente hacia sus elegidos para presidir el resto de los poderes, incluido el poder electoral. Pero como esto es algo que mi superficial y poco crítico entendimiento no puede concebir, y como ustedes no están interesados en los hechos sino en imponer el criterio de que no hubo fraude en Venezuela, dado que en nuestro gobierno salvador todo es tan transparente y honesto, mientras la oposición, es tan "no se que" y criminal (incluyéndome). Dada estas circunstancias les informo, respetados profesores, que no pienso responderles nunca más, a menos que se dirijan a mí en términos dignos y respetuosos. Y aquí voy a ser bien dogmática y autoritaria, como le gusta al Comandante. El criterio de respeto y dignidad lo estudio, lo evalúo y lo apruebo yo, no ustedes.

Por eso no responderé ninguno de "sus argumentos". Responderé si, un asunto para el consumo de los lectores, explicando porqué no pude obtener mi cédula. Además servirá para aclarar a quienes deben estar preguntándose como es eso de que un día estoy en Madrid y otro en Mérida. (Como rica oligarca, bebedora de güisqui de no se cuantos años, diría Chávez) Sucede que estoy becada en un doctorado de la UCM. Por los imperativos de mi tesis debo trasladarme (ya cada vez menos, aleluya…) entre Mérida, Madrid y Caracas. Eso es todo. Pero explica porqué no pude aprovechar los operativos de calle para obtener mi cédula nueva, dado que llegué a Venezuela apenas una o dos semanas antes de que los mismos terminaran. Al llegar fui a la Diex, donde me informaron que sólo celudaban en la calle, de modo que me moví de un lado para otro, en donde me dijeran que había algún operativo y me sucedió dos veces que al llegar al sitio del operativo, los materiales se habían agotado. Así también ocurrió el día que lo hicieron en mi facultad. Yo estaba en mi casa, cuando me avisaron me fui hasta allá pero cuando llegué ya estaban disolviendo las colas,(les advierto, Monzant y Alarcón, estoy de beca, y como tal, no sujeta al horario de la Universidad). Por otro lado, los operativos de cedulación que hacían en otros lugares, como en el ambulatorio cerca de mi casa, empezaron a destinarlos a los niños que necesitaban la cédula de identidad para inscribirse en la escuela. Después que una amiga me informó que había visto colas de gente en las afueras de la DIEX, me levanté un día bien temprano y me fui a la sede.

Hice una larga cola, en la que noté muchos colombianos, pero como yo sabía de las historias de colombianos que venía a cedularse, no le di mucha importancia. Cuando finalmente pasé al lugar, noté que me llevaron para un lugar distinto del acostumbrado, pero tampoco le di importancia, al fin y al cabo, ¡…la revolución ha hecho tantos cambios "estructurales"! Lo bueno fue cuando les mostré mi cédula vieja, las funcionarias que me atendieron me aclararon que ese salón era solo para atender a extranjeros, pero una de ellas puso cara de pocas amigas, "que si yo creía que me iba aprovechar de la cedulación a los colombianos, que estaba muy equivocada, que me fuera a ver si el gallo había puesto… y que regresara cuando lo consiguiera". O sea, yo venezolana de nacimiento, por crianza y por amor, no tenía derecho a cedularme en la sede correspondiente para ello en mi propio país pues yo NO ERA COLOMBIANA… ¡Qué tal…! (Sólo espero que en Colombia si me den alguna cedulita…)

Deseo agradecerles si, que me hayan comparado con uno de los más ilustres venezolanos, el Dr. Arturo Uslar Pietri, quien murió hace poco, entristecido ante lo que interpretaba como el más trágico acontecimiento en la historia de Venezuela, o sea el triunfo del militarismo retrotrayéndonos al siglo XIX, el siglo de las montoneras, de los caudillajes regionales y de la disolución del Estado. Uslar previó lo que venía y sufrió bastante. Vio, antes de que sucediera, el triunfo de la moderación personal por sobre la institucional. El triunfo de la fe, de la elucubración, de la corrupción y de la piratería por sobre el respeto a las instituciones, a la justicia, al trabajo meritorio y a la paz. Me queda grande ser comparada con el Dr. Uslar, pero en algo intentaré imitarlo. Quiero una vida larga y productiva. Juro que consumiré muy poca azúcar y el aceite de oliva no faltará en mi dieta. Haré ejercicio tres veces por semana y me alejaré de los fumadores. Se que el presidente, quien no cree en la alternabilidad democrática, durará por mucho tiempo en el poder. Por eso pienso convertirme en una mujer muy sana para vivir unos 40 ó 50 años más y así poder presenciar su enjuiciamiento y condena, por llevar a Venezuela al siglo de las montoneras y de los pedigüeños, en lugar de enseñar el valor del trabajo y de la dignidad personal; por empujar a sus círculos de violentos a agredir y disparar contra los manifestantes de oposición. Espero ver la condena establecida por un tribunal justo, de al menos uno que otro crimen cometido por ese pequeño dios que nos enfrenta, que nos empuja a tratarnos tan feamente para darle gusto a sus trastornos narcisistas, todo en nombre de una pirata revolución que no existe pero que le reditúa tan buenos dividendo políticos, sobre todo en el exterior.

Nunca había sido insultada por mis ideas políticas y conste que fui muy combativa cuando milité en la JC. Pero nunca, un adeco, copeyano, masista, clpco, liga socialista, voz socialista o lo que fuera, me agredió de la forma que ustedes lo han hecho. Por eso espero ver preso al hombre que ha creado esta locura, que nos ha puesto a pelear, que ha hecho tan aberrante y discrecional uso de los dineros públicos, como nunca nadie había supuesto, siquiera, que pudiera hacerse. Por eso, insisto en mi anhelo de justicia, en la búsqueda de la transparencia, en la exigencia de respeto a esos pobres a quienes les regalan hoy dos lochas, para luego cobrárselas con creces, dejándolos mas miserables que cuando los contactaron (desde la llegada del Comandante en 1999 ha aumentado el numero de pobres en 2 millones de personas). Espero ver juzgado y condenado al que ha convertido a PDVSA, que era del Estado, en la caja chica del presidente, ni siquiera de su gobierno, sino de su persona. Tal como en la época de Gómez, quien administraba a Venezuela como si fuera su hacienda. Con una diferencia, Gómez profesionalizó el ejercitó, Chávez lo está destrozando en montoneras seguidoras de su persona, montoneras que son capaces de enfrentarse entre si, como el reciente caso GRALP, (…no se si se escribe así… en fin, allí profesores, tienen material para más burlas). Si, los chicos del Gral, esos jóvenes militares que se desmelenan apasionadamente para demostrar "su amor por el comandante, adoración más grande que la que tienen por sus hijos y el resto de la familia" (literal y documentado Chávez Primero). Soy de las que piensa (pese a la negación de Mariano Picón- Salas) que Gómez, quien consolidó e institucionalizó las diferentes dependencias del Estado, y profesionalizó las Fuerzas Armadas, era del siglo XX. Chávez, por el contrario, si lo es del XIX ¡Cuál más caudillo!

Quiero morir anciana, como el Dr. Uslar, pero viviendo en una Venezuela ubicada en pleno siglo XXI. No quiero morir como el Dr. Uslar, embargado de la más honda tristeza que lo llevó a la tumba. La de presentir la destrucción de su país en manos de un gobierno de forajidos amparados en falsas banderas de izquierda para conducir una revolución de pacotilla.

Luz Varela,
Universidad de Los Andes
Mérida, 6 de septiembre de 2004