Historia Inmediata


Chávez


Los sucesos que conmueven en este momento a Venezuela están demostrando que es relativamente fácil construir y consolidar odios, sobre todo en una sociedad plagada de injusticias como la venezolana.

Cuando en la mañana de hoy leí que un grupo de antichavistas bloqueaba la Embajada cubana y cortaba la luz, electricidad, el acceso al exterior y que además destrozaban los automóviles de los funcionarios cubanos, en mi indignación pensé en escribir para la prensa un titulado algo así como "El fanatismo anticubano ¿cabeza de los nuevos círculos bolivarianos?". No tuve tiempo de hacerlo. Seguía teniendo noticias de Venezuela. Entre ellos, el correo de una amiga que decía "Finalmente cayó el loco, pero la cosa no es tan sencilla. Hay mucha pugna entre las personas debido a la fractura que ese hombre ha creado".

Ahora cobraba sentido para mí una pregunta dirigida a José Comas en un cyberforo del El País "¿Sabrán ahora vivir los venezolanos en democracia?" Yo me había molestado con el tono de superioridad de tal pregunta, dado que se ponía en duda nuestra condición democrática, construida y cimentada durante muchos años en Venezuela.

Luego supe que, en todo el país, estaban deteniendo a las autoridades chavistas, muchas de ellas, elegidas democráticamente, como los gobernadores, alcaldes, concejales, etc. Mis familiares en Venezuela me han narrado, indignados que cualquier hijo de vecino empieza a creerse con derecho de atropellar y golpear a los seguidores de Chávez, cuando los ven en la calle.

O sea que en verdad, debemos aprender de nuevo a vivir en democracia.

¿Cómo se puede olvidar eso tan rápidamente?

Luz Varela,
Universidad de Los Andes
En Madrid, 13/04/2002