Historia Inmediata


Chávez


Me ha sorprendido la publicación de la carta enviada por “los estudiantes” de la UCV a la OEA con el objetivo “hacer denuncia de los hechos acontecidos desde el pasado jueves 11 hasta el sábado 13 de abril de 2002”.  Me sorprende y la rechazo, entre otros, por los siguientes motivos:
 
1.  Empieza con un “Nosotros, estudiantes de la Universidad Central de Venezuela”, pero luego al finalizar la carta, no aparece el nombre de los estudiantes responsables de “la denuncia” .  En la Universidad Central de Venezuela, hay cerca de 43 mil estudiantes. Dado que el anonimato puede dar lugar a “suposiciones”, “supongo” que quienes la escribieron son los mismos estudiantes oficialistas (entre los cuales se encontraba el hijo de la entonces vicepresidenta de la República) que el pasado año de 2001, después de perder las elecciones estudiantiles, tomaron violentamente por varios días las instalaciones del Consejo Universitario de la UCV, con el propósito frustrado de apoderarse de la universidad para los fines de “la revolución”. La toma fracasó en sus objetivos, en medio del rechazo de la mayoría universitaria.  Fue tal el repudio que ocasionó esta situación, que los estudiantes de Medicina, siempre apáticos en asuntos que no conciernen directamente a sus estudios, sitiaron por varios días a los tomistas manifestando su total rechazo ante los procedimientos y objetivos de la toma, que pretendían quebrantar la autonomía universitaria.  Las instalaciones universitarias tomadas quedaron completamente destruidas, situación que pudimos comprobar los venezolanos, gracias a los videos trasmitidos a través de los medios de comunicación.

2. Más que una denuncia, es una toma de posición.  Pero si fuera denuncia sería innecesaria, dado que César Gaviria estuvo en Venezuela y se entrevistó con las autoridades para constatar la situación. Su visita se realizó inmediatamente después de ocurridos los acontecimientos, creo que el día 14 de abril.

3. Narra una situación de forma completamente parcial. Entiendo que si opino, soy parcial.  Pero si narro una situación debo hacer un mínimo esfuerzo para intentar ser objetivo.  En primer lugar, la marcha no fue desviada para enfrentarse a los opositores del gobierno.  Cuando la marcha se desvió hacia Miraflores (el Palacio presidencial), tanto el Presidente como varios ministros hicieron diversos llamados a través de los medios de comunicación al “pueblo bolivariano para que fuese a Miraflores a defender su revolución”. No oí esos llamados oficiales pero varias personas desde Venezuela me los han ratificado.

4. La marcha era pacífica; me lo confirman amigos que asistieron en familia: hijos con sus madres, sus abuelos, etc.  No iban armados.  Resulta llamativo la forma como en la carta se describe (justifica, diría yo) que “Ante el estado de confusión, varios oficialistas desenfundaron armas de fuego y dispararon en defensa propia contra la policía y las bandas armadas”.  Pero más llama la atención que quienes recibieran los balazos no fueran precisamente los miembros de estas “bandas armadas”.
 
5. El Presidente, como reacción a la huelga general que ya duraba varios días, decidió transmitir mensajes en cadena nacional, cada cinco ó 10 minutos, con discursos que restaban importancia a los acontecimientos y de paso impedían que los medios de comunicación mostraran la contundencia del rechazo generalizado hacia su gobierno. Estas cadenas son de obligatorio cumplimiento tanto para las televisoras oficiales y privadas.  Uno o días antes, los medios de comunicación, habían decidido transmitirlas en pantalla dividida: de forma que por un lado el Presidente explicaba al país que todo estaba en calma y por el otro lado, en la misma pantalla, se mostraba la fuerza de las manifestaciones y de los conflictos de calle en vivo y de forma directa.  Esto indignó al Presidente.  Pero de esta situación “los estudiantes” sólo narran que: “En medio de este clima de tensión, el Presidente emite una cadena, con el fin de aplacar la situación conflictiva nacional (cerca de las 3:30 PM), emisión que rápidamente fue saboteada al interferir las señales de audio”.  Los medios de comunicación sabotearon la emisión de radio para poder narrar la gravedad de lo que acontecía, por lo cual sólo transmitieron la mitad de la pantalla con la figura del Presidente. El Presidente actuó en consecuencia, y esto no lo dicen los estudiantes en su carta: ordenó dejar sin señal a los cuatro canales privados de proyección nacional, e invadió el espacio de estos canales con la señal de la televisora del Estado. A partir de allí la cadena presidencial fue imparable.  Justificaba esta actuación diciendo que las señales de TV eran propiedad del Estado; si los medios atacan al Estado, pues el Estado, actuando en defensa, les quitaba la señal.  Cuando el 14 de abril, Chávez regreso al poder, pidió perdón por lo sucedido, admitiendo que había abusado de las cadenas nacionales.  Yo lo vi y lo oí por la TV española.

6.  Ciertamente, el día 13 de abril, los medios de comunicación venezolanos se negaron a mostrar, con la misma celeridad con la cual actuaron en los días anteriores, las manifestaciones populares en rechazo al golpe. De hecho, ese día transmitieron una programación insulsa que ignoraba la violencia de las manifestaciones chavistas. Lo cual indica que ya existe una posición política extrema por parte de los medios, que a la larga hace juego a quienes pretenden “agudizar las contradicciones” para imponer triunfalmente “la revolución”.  Sin embargo, los pocos periodistas que se atrevieron a salir a la calle, fueron perseguidos y agredidos.  Muchos de ellos aún continúan amenazados. Y sus nombres, y los de muchos otros reposan en las variadas listas negras elaboradas por el oficialismo, entre otras, como podemos ver, la lista incluida en esta carta enviada por “los estudiantes” de la UCV al Secretario General de la OEA.

7.  Los actos de represión impuestos por el gobierno de Carmona fueron repudiados inmediatamente por el colectivo nacional, incluido los más feroces enemigos de Chávez.  Sólo apoyaron esta situación un grupo minúsculo de extrema derecha que ha ido cobrando fuerza en los últimos años, como consecuencia del “proceso de agudización de las contradicciones”. Fueron estos actos de represión, más que las violentas manifestaciones en apoyo al oficialismo, lo que empujó al Comandante Efraín Vázquez a quitar su apoyo a Carmona y permitir la vuelta del Presidente Chávez.  El país entero, en la medida que van saliendo a la luz los intríngulis de gobierno interino, va respirando aliviado ante el regreso de Chávez al poder. Por supuesto, después de esto, el Presidente ha quedado relegitimado.  Por ahora.

8.  Para finalizar quiero decir algo sobre la lista incluida en esta carta: todos los nombres aparecidos en ella pertenecen a personas que le han hecho una fuerte oposición al gobierno, desde la izquierda hasta la derecha, desde los medios de comunicación  hasta la Iglesia, desde la Central de trabajadores hasta los partidos políticos tradicionales o de nuevo cuño. Aún más, desde el mismísimo oficialismo, entre otros, el decepcionado ex Ministro Luis Miquilena, mentor político de Chávez, quien intentara infructuosamente frenar el tono virulento de su gobierno.  Entre los periodistas está Patricia Poleo, quien ganó el premio de periodismo “Rey Juan Carlos de España”, por un reportaje donde probó la presencia de Montesinos, después de que el gobierno lo negara una y otra vez. Este reportaje obligó al gobierno venezolano a la captura del más poderoso hombre del gobierno de Fujimori, y su posterior extradición al Perú.
 
9.  Los implicados en el golpe están detenidos y esperan ser procesados por los tribunales civiles o militares, según sea el caso.  Además, se está conformando una comisión que esclarecerá lo sucedido. Los organismos defensores de los derechos humanos en Venezuela han solicitado que no participen de esta comisión ni el Fiscal General ni el Defensor del pueblo, pues ambos han dado su opinión, por lo cual, su inclusión en la comisión restaría parcialidad a la investigación. Pero, obviamente para este grupo estudiantes de la Universidad Central, no son necesarias más averiguaciones. Solo la que ellos están realizando para anotar más nombres en la lista. Véase que después del número 45 afirman: “entre otros nombres que se develarán a medida que avancen sus averiguaciones”.

10.  La inclusión de una larga lista de personalidades relevantes en la vida nacional en una carta de denuncia, en la cual, por lo demás, no se dice de qué hecho preciso se acusa exactamente a cada uno de estas personas, es un hecho vergonzoso; sobre todo porque cuando se exhiben sus nombre ante la fanaticada chavista se convierte a estas personas en carne de cañón.  Pero más repudiable es que no asuman, con sus propios nombres, la responsabilidad que trae consigo hacer denuncias de este tipo.

Para terminar, admito que aunque repudio comunicaciones tan parcializadas y como esta, ya no me extrañan. Desde hace unos tres años, así han empezado a expresarse los diversos actores de la vida política en Venezuela, especialmente los que provienen del oficialismo.

Luz Coromoto Varela Manrique
Universidad de Los Andes
En Madrid, 23 de abril de 2001