Historia Inmediata


Chávez



Chávez no es marxista

Muchos articulistas afirman que el régimen chavista es marxista.

El ocho de octubre del 2004, un articulista de El Universal, el Dr. Carlos Zubillaga, sostiene que “la columna vertebral del chavismo es la ideología marxista-leninista” y más adelante nos dice que “el marxismo-leninismo parte de la idea de que la sociedad debe destruirse para reconstruirse desde cero”.

No estamos de acuerdo con esa caracterización.

Pues el marxismo no sostiene que la sociedad burguesa tenga que ser destruida. Dentro de la sociedad burguesa “se ha desarrollado en una escala cada vez mayor la forma cooperativa del proceso de trabajo, la aplicación técnica conciente de la ciencia, la explotación técnica y sistemática de la tierra, la transformación de los medios de trabajo en medios de trabajo utilizables sólo colectivamente, la economía de todos los medios de producción al ser empleados como medios de producción de un trabajo combinado social...” (El Capital, tomo 1, pág. 648, F.C.E.). El sistema de producción desarrollado por la sociedad burguesa capitalista es lo que hace posible el socialismo. De lo que se trata es de expropiar a los propietarios de ese aparato productivo.

El chavismo, al destruir el aparato productivo capitalista, hace imposible el socialismo.

Bujarin y Plejanow mantuvieron la tesis en los años 20 del “socialismo a paso de tortuga”, esto es, desarrollar una sociedad capitalista, con sus medios de producción capitalistas, para luego pasar al socialismo. Creyeron que el socialismo en un país atrasado como Rusia era imposible.

Lenin pensaba que el socialismo en Rusia sólo era posible si ocurría una revolución en los países más avanzados industrialmente en Europa. Stalin impuso su tesis del “socialismo en un solo país”. Lo que logró fue una sociedad sumida en la miseria, con trabajadores explotados por la Nomenklatura.

Chávez y sus huestes militarizadas nos han retrocedido a la sociedad romana.

En palabras de Sismondi (citado por Marx): “El proletario romano vivía casi totalmente a costa de la sociedad (...) casi podríamos decir que la sociedad moderna vive a costa de los proletarios, de la parte que les sustrae al pagarles su trabajo”. Como a los proletarios romanos Chávez mantiene a una clase ociosa, improductiva, a la cual no se le paga un salario por un trabajo, sino una dádiva que proviene del petróleo. Aquí no hay ni producción para el mercado ni plusvalía.

Sólo hay unos militares dueños de la venta petrolera que reparten una riqueza que no se origina en el trabajo asalariado.

Eduardo Vásquez. Filósofo - Profesor Jubilado
Universidad Simón Bolívar