Historia Inmediata


Chávez


Estimado amigo Carlos Barros.

Recibe un saludo caluroso y cordial desde Caracas y que se haga extensivo a todos los miembros del equipo que coordina y garantiza el funcionamiento de HaD.Muy contento por el resultado favorable del juicio incoado contra Raúl, esa decisión fortalece el desarrollo de la investigación comprometida. Quiero aprovechar para enviarte por archivo adjunto una copia de una carta que hemos elaborado un grupo de Profesores Universitarios y que saldrá pública en la prensa nacional venezolana en los próximos días. Todavía en el transcurso de esta tarde esperamos la incorporación de un número importante de firmas de colegas. Se trata de una posición frente a la coyuntura política actual de Venezuela. Considero que puede servir como insumo para ampliar la comprensión del proceso venezolano. Un gran abrazo y saludos.

Germán Yépez Colmenares
germany@cantv.net

+++++++

LOS PROFESORES UNIVERSITARIOS APOYAMOS EL PROCESO DE CAMBIOS DEMOCRÁTICOS QUE SE ADELANTA EN VENEZUELA

 

Ante la actual coyuntura política nacional, en la que el gobierno más legítimo, la constitución más democrática y la apertura más amplia a la participación ciudadana que conozca la historia del país, pretenden ser desconocidos por las mismas minorías políticas burocráticas y corruptas que ayer saquearon la riqueza nacional, hipotecaron al país y arruinaron a la inmensa mayoría del pueblo venezolano, los profesores y profesionales de la Educación Superior, abajo firmantes, nos dirigimos a todos los sectores democráticos y progresistas, a la comunidad universitaria y al gobierno nacional, para expresar nuestro decidido apoyo al actual proceso de cambios que vive la sociedad venezolana y alertar sobre las oscuras intenciones de los herederos del pacto de “Punto Fijo”.

1.- Consideramos que la aprobación –con el respaldo mayoritario del pueblo venezolano- de la Constitución de 1999 establece un amplio marco democrático que abre cauces a la participación popular, a la ampliación de los derechos de la ciudadanía y a la búsqueda de una verdadera justicia social para los pobres y explotados que conforman la mayoría del país. Esta Constitución, el marco jurídico y legal que de ella se deriva, y la aprobación de leyes que conviertan en realidad sus postulados de igualdad y justicia social, así como la incorporación activa de todos los sectores sociales a la vida política y a la reconstrucción del país, representan el camino pacífico para hacer posible que Venezuela se convierta en una verdadera democracia. Por ello, rechazamos las pretensiones de quienes fueron desplazados del poder mediante el juego democrático que tanto dicen defender y le recordamos a la sociedad venezolana la experiencia de cuatro décadas de Puntofijismo: una democracia representativa de roscas, de políticos profesionales y “cogollos” bien de AD, bien de COPEI, que se repartieron  alternativamente el poder mediante mecanismos que degradaron la incorporación de las grandes mayorías a la mera participación electoral cada cinco años; un sistema político corrupto y excluyente que pese a la inmensa riqueza petrolera recibida redujo al 80% de la población a un estado de miseria; un mecanismo de gobierno represivo que no dudó en masacrar al pueblo una y otra vez cuando éste exigió el cumplimiento y respeto por sus más elementales derechos.

2.- Reconocemos los esfuerzos realizados por el Poder Ejecutivo para recuperar el precio del petróleo a pesar de la recesión económica mundial, y aún cuando algunos directivos de PDVSA, entre ellos quien trabaja actualmente para una empresa petrolera extranjera y se desempeña como asesor energético del Presidente de los Estados Unidos, contribuyeron a bajar en siete dólares el barril. Apoyamos el papel desempeñado por el gobierno venezolano para fortalecer a la OPEP y por estrechar los lazos con otros países petroleros no miembros de la organización, buscando así garantizar acuerdos sobre producción y precios. Asimismo, sin desconocer el mérito a la excelencia, eficacia y calidad que debe caracterizar a nuestra empresa petrolera, rechazamos la intención de quienes con el pretexto de la meritocracia, tratan de: a) Desconocer el legítimo derecho del Ejecutivo Nacional a designar la Junta Directiva de PDVSA, derecho así ejercido desde que Venezuela asumió la propiedad de su principal industria. b) Impedir la estructuración de un plan a corto y mediano plazo para contrarrestar la habitual política de no generar valor agregado a nuestro crudo y c) Intentar crear un clima de inestabilidad en la empresa como parte de las acciones políticas para desestabilizar el país.

3.- Valoramos positivamente para la economía del país la creación del Fondo de Inversiones y Estabilización Macroeconómica (FIEM) y su orientación a la inversión social. Dicho fondo ha permitido un ahorro importante de dólares provenientes de la venta de cada barril de petróleo por encima de nueve dólares, con el cual se pueda atender situaciones como la actual, donde los precios internacionales del producto han descendido por debajo de los promedios esperados y presupuestados. Esta medida, no sólo contribuye a la estabilidad macroeconómica del país, sino también, y esto es lo más importante, a darle continuidad a la inversión social. Considerando la catastrófica situación de pobreza heredada de los gobiernos de la “democracia representativa”, la continuidad de la inversión social resulta de capital importancia para la recuperación de los sectores más excluidos de la sociedad venezolana.

4.- Acompañamos la orientación de la política internacional del gobierno venezolano, que busca mantener una relación plural y respetuosa con los distintos gobiernos del mundo, poniendo énfasis en el carácter independiente de Venezuela, así como evitando ser utilizados por terceros como mecanismo intermedio de presión, chantaje o bloqueo contra cualquier otra nación. Apoyamos la decisión de trabajar por la paz y la solidaridad entre los pueblos del mundo, así como evitar la tentación del armamentismo que beneficia a los grandes productores y comerciantes de armas y tecnologías para la guerra.

5.-  Reconocemos el amplio y firme respeto por parte del gobierno de las libertades democráticas consagradas en el nuevo texto constitucional, en especial el derecho de expresión, que permite la más amplia libertad de opinión e información; asimismo, la actitud de indudable garantía del derecho a la movilización y la protesta. No obstante, denunciamos que este clima de libertades es utilizado por los grupos de poder que dominan los medios de comunicación social que, con abandono de la más elemental ética de la comunicación, manipulan las informaciones para criticar pertinaz y malintencionadamente la gestión gubernamental, con el claro propósito de generar confusión y crear un clima de inestabilidad política. Tal conducta ha ocasionado respuestas agresivas por parte de sectores que terminan haciéndole el juego a los enemigos del proceso. Reivindicamos el carácter plural de la democracia, el respeto a las opiniones divergentes, la importancia  de la crítica constructiva, el papel de los medios de comunicación y la ética como norma de conducta pública y profesional, todos valores fundamentales de convivencia en una sociedad democrática. Rechazamos por ello, tanto la conducta de quienes valiéndose de la propiedad de los grandes medios vulneran estos principios, con la pretensión de imponer sus intereses grupales al conjunto de la sociedad, como la de aquellos que desconocen que la principal fuerza del proceso está en la elevación de la conciencia política y en la participación activa y organizada del pueblo soberano.

6.-  Nos parece de gran significación social y política la participación de los miembros de la Fuerza Armada en actividades sociales de apoyo a las comunidades y en particular a los sectores que conforman el 80 % de la población excluida de los grandes beneficios derivados de la renta petrolera. Recordamos como hasta hace pocos años, los miembros de esta institución eran utilizados para agredir y masacrar a los habitantes de las zonas más humildes del país como ocurrió el 27 y 28 de febrero de 1989. Los universitarios venezolanos tenemos frescas aún las imágenes y consecuencias de los allanamientos a las universidades, así como la persecución, tortura y muerte de miembros de sus comunidades por parte de los organismos militares y policiales que recibían órdenes provenientes de los gobernantes de AD y COPEI.

7.- Reconocemos que durante estos últimos años, en el contexto del esfuerzo del gobierno por mejorar las condiciones de vida del pueblo venezolano,  se ha producido un mejoramiento de las condiciones socio-económicas y el cumplimiento de viejos compromisos con los miembros de las instituciones públicas de Educación Superior, así como el reconocimiento del papel que está llamado a jugar la universidad venezolana en el actual proceso de transformaciones sociales del país, además del  reintegro del jardín botánico y la zona rental a la Universidad Central de Venezuela, los cuales habían sido conculcados por los gobiernos de AD y COPEI. Esta situación contrasta, por un lado, con la actitud de importantes sectores de la universidad pública venezolana, que siguen estando de espaldas a este proceso, olvidando que la universidad se debe a la sociedad toda, especialmente a sus sectores más excluidos, mucho más cuanto que, como universidad pública es financiada por la sociedad. Por otro lado, es oportuno recordar la situación vivida durante los gobiernos anteriores, los cuales no acostumbraban honrar los compromisos adquiridos con el sector y utilizaban las cadenas gubernamentales de televisión para que sus Ministros de Educación desacreditaran y humillaran a las comunidades universitarias y, en especial, a los profesores que reclamaban el pago de diversas deudas y el cumplimiento de legítimos compromisos suscritos por estos gobiernos.

8.-  Ante la campaña mediática que con propósitos desestabilizadores adelantan algunos sectores directivos de FEDECAMARAS, CTV, miembros de la jerarquía eclesiástica católica, conocidos dirigentes de los partidos AD y COPEI, así como  ex-funcionarios de los gobiernos anteriores(todos ellos beneficiarios del Pacto de Punto Fijo), expresamos en forma clara que el gobierno presidido por Hugo Chávez Frías es el resultado legítimo de los procesos electorales más democráticos, participativos y supervisados que algún candidato presidencial ha tenido en la historia política de Venezuela. Asimismo que la actual Constitución de la República fue aprobada en una consulta popular por la inmensa mayoría de la sociedad venezolana. En este sentido, consideramos una posición profundamente democrática y de respeto a la decisión del soberano pueblo de Venezuela, la garantía y defensa de los resultados derivados de las elecciones populares que permitieron escoger a los representantes legislativos y los distintos miembros del Poder Ejecutivo encabezados por el actual Presidente de la República. Es por ello que aprovechamos para señalar que las instituciones del Estado Venezolano como el Poder Ejecutivo, la Asamblea Nacional, la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General, el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia tienen la obligación constitucional de garantizar el respeto por la decisión democrática de la mayoría del pueblo venezolano expresada en forma clara a través del voto.

9.- Asimismo, denunciamos los intentos conspirativos que adelantan grupos económicos y políticos poderosos, desplazados del poder y ansiosos de recuperar prerrogativas perdidas, ayudados por intelectuales y sectores políticos que hace tiempo abandonaron su compromiso con el cambio social y el pueblo venezolano. En su propósito, estos grupos utilizan todo tipo de pretextos y mecanismos, desde la abierta manipulación y desinformación mediática que ha convertido a los canales televisivos y a la mayoría de la gran prensa en militantes de un proceso conspirativo, hasta promover la idea de un golpe de Estado. Paradójicamente todas estas actividades se hacen en nombre de la democracia aún cuando estos sectores desprecian profundamente al pueblo, a los pobres, a los negros, a los mestizos, a los excluidos de siempre, reducidos por ellos a la condición de  “hordas y sucia chusma chavista”.

10.- Finalmente, hacemos un llamado a los profesores, empleados, estudiantes y obreros del sector de la Educación Superior identificados con los cambios que se vienen adelantando en el país, a expresar públicamente su compromiso con el proceso y asumir una posición activa que permita consolidar y defender los logros alcanzados, para avanzar hacia otros objetivos socio-económicos y políticos previstos en la Constitución Nacional.

 

Nombre y apellido                     Nombre y apellido                     Nombre y apellido

Mario Sanoja                                Iraida Vargas                           Ramón Tovar

Vladimir Acosta                            Luis Bigott                             Víctor Morles

Arístides Medina Rubio                Imelda Rincón                       Germán Yépez Colmenares

Pedro Calzadilla Alvarez              Daniel Hernández                   Eduardo Medina Rubio

Filadelfo Morales                          Stefanía Mosca                       Eduardo Gil

Earle Herrera                                 Luis García                             Armando Morles

Marian Hannson                            Juan Haro                                Chela Vargas

Josefina Ríos                                 Régulo Hernández                    Omar Hurtado  

Leonardo Rodríguez                     Asalia Venegas                           Pedro Calzadilla Pérez

Manuel Mariñas                            Héctor Acosta                            José Peralta

Eithel Ramos                                 Víctor Fernández                        José Murgüey

Oscar Bataglini                             Alí López Bohórquez                 Griselda Mora

Gisela Toledo de Manduca           Oscar Rodríguez Suárez             Gilberto Gutierrez

Lionel Muñoz  Paz                        Jorge Reyes                                 Faustino Morales

Judith Valencia                               Eliseo Rodríguez Dellán             Mike Aguiar

Juan José Hernández                       Luis Bastidas                              Rogel Navas

Damerys Yegues                             Gustavo Bastardo                       Patricia Yánez

Leonardo Bracamonte                     Pedro García                              Armando Chirinos

Luis Feliz                                         Francis Bandres                         Aracelis Ramos

José Arcia                                        Olga Draguic                              Nancy Noguera

Mateo Nurvio                                  Luis Alzuru                                 Angel Díaz Aponte

Edilberto Pacheco Hellal                 María Elena Lovera                    Máximo Sánchez Gómez   

Humberto Mendoza Mendoza        Rómulo Troncone                       Consuelo Ascanio

Lola Vetencourt                               Freddy Mudarra                          Domingo Ruiz

Silvio Villegas                                 Pino Pascuci                                Federico Villalba

Ricardo Menéndez                           Jorge Pérez  Mancebo                 Sadia Aguilar

Carlos Viso Carpintero                    Violeta Pérez                               Erick Rodríguez Mieres

Fabricio Vivas Ramírez                   José Ramírez Medina                  Alexis Berríos

Carmen Bohórquez                          Jesús García                                 José Adames

Salvador Curvelo                             Jesús Alvarez                               Orlando Utrera

Xiomara Martínez                            Zaida Castro                                Aurelio Díaz

Alexander Torres                             Pedro Pablo Olívares                   Rodulfo Pérez

Eucaris de Sánchez                          Celia Jiménez                               Gisela Manduca

Valmis Ludovic                                Celina Paredes                             Rafaela Cusati

María de los Angeles Serrano          Luis Martínez                               Luciano Pérez

Claudio Nieves                                 Rafael Gómez Padilla