Historia Inmediata


Chiapas y la escritura de la historia

 
Estimados amigos: El proceso de Chiapas se ha seguido con mucha atención en todo el mundo por muchas personas que aún creemos en que los máximos valores y derechos humanos universales tendrían que ser el impulso sanguíneo de nuestro mundo. Varios elementos se desprenden de toda esta experiencia:

1)     Cuando mucha gente había perdido el horizonte [ -antes situado en partidos políticos de izquierda o pensamiento liberal, ahora con unos programas muy neoliberales que actúan sobre efectos que no causas-] del camino a seguir por la lucha de los valores universales asumidos en el siglo XX (libertad, justicia, política social, un mundo de todos y para todos) la lucha "neozapatista" ha dejado pasar un halo de luz en la oscuridad. Esa puerta abierta surgía de la voz del poeta, del drama de la historia, de la sabiduría del pensamiento y de la demanda de justicia social.

2)    La revolución había sido hasta hoy, la lucha por la justicia social y el impulso que desde la Revolución Francesa había podido generar una ganancia de derechos básicos universales para la humanidad. La tragedia del siglo XX nos vino a advertir que el progreso tenia dos vertientes: la primera residía en salvaguardar los derechos individuales y colectivos entorno al contrato social pero la segunda sacaba a la luz lo peor del ser humano: el totalitarismo. Las revoluciones eran locales. Así, ante la perspectiva global del sistema político-social-económico-cultural en que vivimos la revolución ya no puede ser para reparar efectos sino para cambiar estructuras, "todo debe cambiar para que todo cambie". Esa revolución nos la han enseñado en Chiapas: La Revolución de las Mentalidades. Sólo cambiando la conciencia general del hombre en su desarrollo individual y colectivo puede desarrollarse la verdadera revolución.

3)    Nos hallamos en el siglo XXI y los historiadores, los antropólogos, los filósofos, en general los pensadores nos tenemos que sentir privilegiados por hallarnos donde estamos. La historia nos ha advertido de lo que el ser humano es capaz de  ser ( Totalitarismos, Hiroshima, Santa Maria de Iquique...), la incansable destrucción de nuestro hábitat nos ha advertido de lo que el ser humano puede llegar a ser y la Gran Herencia legada por siglos de reflexión intelectual (Filosofía, Poesía, Arte...) nos ha advertido cual puede ser el mejor camino para el ser humano.

4)    Chiapas es la luz.

Albert Biayna
albertbiaynagea@terra.es