Historia Inmediata


Chiapas y la escritura de la historia

 

En el marco del doceavo aniversario de la toma de San Cristóbal Las Casas por las fuerzas neozapatistas del primero de enero de 1994, el inicio del 2006 ha nacido marcado por la alborada de un año que se espera será fuertemente político como consecuencia de las elecciones presidenciales que se avecinan. Sin embargo, a diferencia de anteriores ocasiones sexenales, el festín electoral en este precoz "año de Hidalgo" (precedido por Montieles, Bibriescas y Sahagunes), tiene como componente novedoso el inicio de "La Otra Campaña" por parte de los zapatistas, quienes amenazan con aguar la contienda de los candidatos presidenciales con una gira de base nacional que el "Delegado Zero" (el nuevo apelativo del sub Marcos) habrá de realizar en motocicleta por las principales plazas del país, habiendo iniciando con un acto multitudinario que tuvo lugar en el sitio donde el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional comenzó su lucha reivindicativa el mismo día que el Tratado de Libre Comercio entró en vigor hace ya doce años.

Para quienes tuvimos la oportunidad de estar en San Cristóbal este primero de enero, la ocasión representó la posibilidad de testimoniar el clima en que se estará fraguando la campaña zapatista alternativa y compartir con nuestros lectores unas reflexiones sobre el posible impacto que tendrá este nuevo empeño en la cultura política nacional, augurando que será un nuevo ingrediente que seguramente habrá de incidir no solamente en posibles resultados electorales sino también en la ampliación de un concepto de democracia que vaya mucho más allá de su reducción a los comicios para incidir quizás en la organización de nuevas formas de consulta y participación democrática. Por todo esto, "La Otra Campaña" promete a nuestros ojos y oidos para este nuevo año mucho más que el alboroto que estos aguafiestas -para muchos trasnochados y obsoletos- tendrán a bien en poner las evidencias que sustentan su utópica lucha, adelantando que insistirán en poner el dedo en la llaga y en mezclar vigas con pajas en la mirada propia y ajena, lo cual puede darse como descontado. Sin embargo, lo visto y escuchado este inicio de año en San Cristóbal es apenas una muestra de las potencialidades que este nuevo movimiento ofrece para la llamada transición democrática mexicana, como ya veremos.

Aquella mañana del primero de enero la ciudad ancestralmente señorial despertó nerviosa. Desde días antes circulaban por el rumbo rumores aciagos que presagiaban temores a posibles bloqueos en las carreteras, actos vandálicos subsecuentes a la marcha zapatista y atisbos de espionaje y represión por parte de fuerzas tanto oficiales como clandestinas. No obstante, la nochevieja llenó la plaza de festejos, registrando los comerciantes pingües ventas de bebidas alcohólicas y también de tamales, panes de cazuela, pirotecnias, carnes y frutas para el tradicional ponche y las comidas usuales del fin de año. Los hoteles, como siempre, estuvieron llenos de turistas de todo el orbe y en ningún momento el ritmo de una ciudad acostumbrada al intenso movimiento menguó su marcha. San Cristóbal, fundada en 1528 como Ciudad Real por el conquistador Diego de Mazariegos, ya no es la tradicional ciudad colonial de los coletos. Y aun cuando mantiene su "hinterland" típico dentro del sistema de ciudades en Chiapas, no tiene ya los visos de ser una "región de refugio" para las etnias circundantes. Tztezales, choles, tzotziles, tojolabales, zoques e incluso lacandones circulan por sus calles mezclándose con los muchos residentes y turistas extranjeros del mundo entero que aquí pululan, haciendo de San Cristóbal una urbe única donde se amestizan religiones, comidas y parafernalias, configurando un coctel particular de sabor multicultural, donde la tradición coleta aunque influyente parece ser ya minoritaria.

"Podemos decir que fuerzas conjuntas de la otra campaña tomaron e hicieron suya la ciudad de San Cristóbal de las Casas", dijo el Sub Marcos desde la palestra improvisada en el atrio de la catedral nomás al llegar. Muchas horas antes, simpatizantes y curiosos comenzamos a ocupar el lugar, convertido en una suerte de tianguis revolucionario. Un mural gigantesco pintado sobre una manta mostraba a un Emiliano Zapata sintético y central con dos círculos aledaños. El de la derecha, con motivos mayas; y a la izquierda, atisbos del mundo industrial con obreros reivindicativos. Una calavera festiva y un trabajador bajo una estrella blanca sobre bandera roja flanqueando a Zapata, y repartidos por allí, los símbolos del águila, el jaguar y la serpiente completaban la composición que sirvió de fondo para el acto zapatista. Sobre el atrio, puestos de marchantes que ofrecían posters, camisetas, plumas rebeldes, muñecos con pasamontañas, folletos, música y libros, alternaban con los puestos de tamales de mole y chipilín en hoja de plátano, de atole de arroz y de café, más el infantable ponche frutal con aguardiente que es el antídoto más socorrido para el frío en los Altos Chiapanecos. Barbados de negro, folclóricos atípicos y enrebosadas trashumaban asiduos desde temprano del día primero esperando a los zapatistas. Y en las afueras de la ciudad, por el periférico comenzaban a llegar los contingentes de los combatientes con sus pasamontañas. Sendos estandartes de Marx, Engels, Lenin y Stalin en la plaza anunciaban el concurso de organizaciones ultraizquierdistas y revolucionarias al lado de carteles de las lesbianas zapatistas, quienes exigían un mundo no más sin nosotros.

Uno que viene de lejos no puede ante este panorama sino preguntarse: ¿Qué quieren estos rebeldes?, ¿Cómo es posible que alcen aun banderas rojas en pleno siglo XXI, después del fin de la Guerra fría, la caída del muro de Berlín y el auge mundial del neoliberalismo globalizador?. Un desconcierto comentado por los curiosos foráneos y ajenos al movimiento, quienes presenciamos primero con nostalgia los actos previos a la llegada de los rebeldes oyendo canciones de Victor Jara y Oscar Chávez, poesías belicosamente declamadas, corridos de la revolución e incluso cantos lakotas (sioux). Y al atardecer, armados de una ardiente paciencia, los zapatistas comenzaron a entrar al centro cristobalino, no por Mazariegos como algunos esperaban, sino por la mismísima avenida Insurgentes. El ayuntamiento priísta tuvo a bien brindar a los delegados no solamente baños portátiles, tiendas y agua embotellada. También, para la tranquilidad de los comerciantes locales, mandó apagar las luces al paso zapatista. "De eso se va a tratar todo esto. Ellos allá arriba van a tratar de hacer la oscuridad en torno nuestro", dijo el Sub más tarde al micrófono.

A su arribo la delegación zapatista fue recibida con gran jolgorio y entusiasmo, enarbolando consignas que dirigían mujeres y niños desde los camiones que traían equipo de sonido: "Un pueblo declarado nunca será engañado", "Viva La Otra Campaña", "La Otra Campaña sin mañas", "Zapata vive y vive, la lucha sigue y sigue". La Comandancia General resguardada por un mar de personas, todos apretujados. Las puertas de las casas lucían cerradas pues se había soltado el rumor de que llegarían los zapatistas para matarlos a todos. No obstante el temor, la plaza lucía a reventar y cuando arribaron los zapatistas el ambiente se llenó de un olor a pueblo que presagiaba el sudor y la tierra de su largo recorrido. Chaparritos y tumultuosos, los rostros de ojos luminosos se infiltraron en el atrio por doquier. Hombres jóvenes y mujeres con niños dando pecho atravesaban el frío de la noche cristobalense para instalarse con cuidado y disciplina por todos lados. El acto había comenzado luego de horas de fructífera  espera.

"Que no chinguen. ya llego la hora. A los explotadores nadie los detendrá, sino nosotros mismos", dijo el Comandante Tacho, quien fue el primer orador en La Otra Campaña aquí iniciada. Las comandantas Hortensia y Nelly, por su parte, invitaron a todas las mujeres de México a suscribir la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que no esperen a que otros hagan su trabajo. Que cuidarán mucho, mucho al Sub y a hacer La Otra Campaña de izquierda y anticapitalista a lo largo y ancho del país. Y que si algo le pasa, se los manden de vuelta para recibir atención médica, que aquí es mejor que en otros lados. Luego, un comandante llamado David, ataviado con un sombrero típico cuajado de listones multicolores, dijo que el delegado Zero saldrá a recorrer el país para tocar el corazó! n de todos aquellos que de alguna manera quieren vivir una democracia verdadera y de justicia para todos. Dijo saber que la iniciativa estaba llena de riesgos y de amenazas, porque los que no tienen la razón tienen miedo a la verdad y a la justicia, por esos no hablan con la verdad y solamente piensan en la traición y en la mentira, pero los riesgos valen la pena, pase lo que pase. Expresó: "Porque si nuestra historia, nuestras raíces, nuestros dolores y sufrimientos son las mismas, entonces nuestro caminar y nuestra lucha debe ser también uno y con el mismo objetivo". El comandante Zebedeo saludó a los que portan camisetas con el rostro del Ché, invitando a sumarse al recorrido nacional de La Otra Campaña, esperando verlos acompañar al Delegado Zero en su recorrido.

Como a las diez de la noche la palabra fue otorgada al Sub, quien sin sacarse la pipa de la boca, comenzó anunciando el nombramiento del arquitecto Fernando Yañez ("Comandante Germán") como encargado de enlace zapatista en La Otra. Luego, se dirigió en única ocasión a los combatientes del EZLN en lengua tzotzil o tzetzal ("nuestra pequeña palabra"), señalando después que en esta ocasión no habría vítores al organismo político-militar, pues La Otra pretende constituirse como un abanico más amplio donde tengan voz quienes no la tienen y no la van a tener en las campañas electorales. "Se propone escuchar a todos los que mueven las máquinas y paren los frutos de la tierra. Los que llevan los servicios y los productos a todas partes y al final se quedan sin nada". Señaló que La Otra desea mostrar los grandes problemas nacionales que los candidatos presidenciales evitan nombrar por su deseo de ocupar el centro político. Sentar las bases para reconstituir desde abajo una izquierda anticapitalista, que promueva la creación de condiciones favorables para formar una gran fuerza política y social, con capacidad para vetar políticas gubernamentales e incidir en el rumbo de la nación, independientemente de quién gane los comicios federales de 2006. "Si algo malo me pasa, sepan que ha sido un orgullo el luchar a su lado. Ustedes han sido los mejores maestros y dirigentes y estoy seguro que seguirán llevando por buen camino nuestra lucha, enseñándonos a todos a ser mejores con la palabra dignidad", dijo también el Sub Marcos, señalando que el gran poder del dinero en México firmó lo que se puede reconocer como la contradeclaración de Sexta Lacandona, aludiendo al Pacto de Chapultepec que firmó la empresa privada con los candidatos del PRI, el PAN y el PVEM. Y aunque no hubo alusión alguna al PRD o a López Obrador, no cabe duda que la intención anunciada de constituir una izquierda de adeveras lleva como destinatario a esa izquierda centrista y electoral que es capaz de pactar con el capital privado, sea este productivo, mafioso o financiero. En este sentido, observamos, La Otra pretende constituirse en una fuerza política y civil autónoma para obligar a la nueva presidencia de México a cumplir sus compromisos con el interés del pueblo. A los que asistimos a este inicio de campaña nos sorprendió sobre todo la sencillez del acto presenciado, alejado del marketing y de la manipulación mediática en lo que lo político ha sido convertido. Decencia y dignidad aquí mostradas como únicos recursos en la humildad, sin propuestas claras ni más intenciones explícitas que las de escuchar y consultar en un recorrido que comenzó en San Cristóbal y siguió en Palenque y en Tuxtla para visitar luego otras ciudades chiapanecas, antes de pasar a Mérida y a otras muchas más plazas del país, anunciando que para el mes de junio habrá de llegar a Sonora, donde visitará seguramente la región de los pimas. Y a pesar de mostrar en las encuestas su popularidad (algunas sitúan al Sub con un 20% de preferencias electorales), la Otra no plantea participación en los comicios ni señala intención de apoyo a candidato alguno, como tampoco parece que va a promover el abstencionismo electoral. Y aunque seguramente en la Otra la causa indígena será siendo central y prioritaria, el mensaje es que va dirigida a todos los desposeídos y a las víctimas de un sistema complejo que mezcla resabios del pasado con nuevas formas de opresión y subordinación: los pobres entre los pobres, las mujeres, los homosexuales y lesbianas, los campesinos, las minorías étnicas y religiosas, la naturaleza misma expoliada por el desarrollo fraticida, los anarquistas y libertarios del país, sindicalistas y pertenecientes a diversos movimientos urbanos y rurales de corte popular. Una campaña que no pretende ser masiva ni mediática sino asentarse a paso de hormiga, despacio, porque se lleva prisa.

Para quienes piensan que el neozapatismo es un empeño obsoleto y rebasado por la modernidad, el inicio de la Otra Campaña es apenas una muestra pequeña pero muy significativa del fracaso de las políticas que intentan resarcir los crudos efectos que el Tratado de Libre Comercio ha tenido para los pobres de este país. En estos doce años de supuesto repliegue y aislamiento el zapatismo ha estado trabajando intensamente en la constitución de autonomías democráticas dentro de los llamados municipios rebeldes. Al respecto, la experiencia de las llamadas Juntas de Buen Gobierno merece ser revisada y conocida con todos sus defectos y virtudes, y para afianzarlo bastará recordar aquellos miles de ojos esperanzados y luminosos bajo las capuchas que llenaron la plaza cristobalina nuevamente para hacernos nuevamente saber que aun respiran y se mueven. Y que no están solos.

Extraña la campaña e insólito el empeño, pues no se reciben fondos y solamente se pide la solidaridad mínima de alojamiento y comida para los delegados visitantes. Para nosotros, La otra campaña representa una corriente de aire fresco en un clima político enrarecido y desangelado que apuesta por abrir espacios a los de hasta abajo pero también a los de en medio. Constituye, a nuestro ver, una iniciativa para moralizar el corrupto campo de lo político a partir del concurso de la sociedad civil, en contrapeso a una clase política que solamente vela por sus propios intereses en claro contubernio con el capital y el interés privado, como lo ha hecho desde siempre el mal gobierno, un concepto zapatista muy digno de ser analizado y evidenciado. A la vez, promete ser un parteaguas que osará refundar el concepto de izquierda. Antes de apresurarse a descalificarla, habría que comprenderla e interrogarla. Por ello, desde Sonora, saludando este nuevo esfuerzo, con el Sub decimos: "¡Salud y que el corazón palpite donde le toca de por sí".

Jesús Armando Haro

Programa de Salud y Sociedad
El Colegio de Sonora
 

Volver