Historia Inmediata


Chiapas y la escritura de la historia


Debates divergentes provoca el tema. Por una parte, el grupo que con un mandato sin representación, proclama la igualdad y misericordia hacía los indígenas, cual nuevos Bartolomes de las Casas, protegiendo a los indígenas cual si fueran menores de edad o retrasados mentales. Por otra parte, el grupo que señala, que los acontecimientos chiapanecos, son una imitación extralógica tardía de los movimientos comunistas, que solo búscan desestabilizar gobiernos y estructuras.

Opiniones extremas sin un justo medio. ¿Quien tiene la razón y la sinrazón? Probablemente ambos.

El trillado tema de la igualdad de todos los seres humanos, no tiene sustento, más que frente a la ley. Frante a la ley, todos los mexicanos, indios, blancos, negros y mestizos son iguales. Frente a lo demás, todos son diferentes y distintos y por tanto, no se puede dar un trato igual a los desiguales. Si los chiapanecos zapatistas son mexicanos: ¿Por qué se les debe dar un trato diferente a los demás mexicanos? Acaso por tener un lider al que cuando se le acaban los argumentos, le da por insultar a quien no esté de acuerdo con él.

¿Que es lo que se persigue? ¿Gobernar fuera de la ley o con una ley especial? ¿Ayudar perpetuamente en caridad pública como si fueran incapaces? ¿Dejar el estado de Derecho y defenderse con una metralleta? ¿Vivir como en el siglo XV, y que todos piensen así?

Los movimientos "populares" casi nunca consiguen mada para los pueblos, más sí para sus líderes. Para corroborarlo, baste conocer cualquier revolución.

Porfirio Díaz y Benito Juárez, independientemente de comulgar o no con sus ideas, son ejemplo de indios, que llegaron al poder sin compadecimientos populares.

No es más conveniente un justo medio que posiciones radicales que a lo único que llevan es al enfrentamiento absurdo entre habitantes de un mismo país.

Juan Antonio Ordóñez González
Ordóñez y asociados, S.C.