Historia Inmediata


Chile

 
Estimados amigos, como ya ha ocurrido alguna otra vez, Historia a Debate y sus coordinadores, somos criticados por permitir que se expresen determinadas opiniones (usualmente de derecha), o por el carácter mayoritario (usualmente de izquierda) de los mensajes recibidos y divulgados.

Aprovechamos para recordar nuestras posiciones sobre el debate, la libertad e Historia a Debate, pues constituyen  una de las causas del éxito de nuestra red académica:

1) Los debates que se han encrespado (guerra civil española, primero; Chile, últimamente) son casi siempre, y principalmente, por razones políticas, no historiográficas.

2) ¿Quiere decir esto que no es posible la discusión sobre Historia Inmediata entre historiadores de distintas posiciones políticas? Pensamos todo lo contrario, siempre y cuando exista respeto al adversario. De hecho esta lista de HI funciona porque las posiciones excluyentes son raras, excepcionales, reléanse si no el conjunto de los debates ya hechos y compruebese como las posiciones políticas antidemocráticas suelen resultar aisladas.

Muchas otras listas de correo electrónico han tenido que cerrar el debate sobre la actualidad, o reducir su actividad al intercambio de información académica, por la incapacidad de los interlocutores para debatir entre sí civilizadamente. Lo que no ha ocurrido con HI ni con HaD, ni va a ocurrir.

La posibilidad de debatir, reflexionar e investigar desde la historia sobre la actualidad, es una de las señas de identidad de nuestro proyecto historiográfico que vamos a seguir desarrollando con el apoyo de la mayoría de vosotros/as en un marco de libertad, dentro y fuera de Internet.

3) Ciertamente en el debate de HI sobre Chile se están bordeando los límites del respeto debido al interlocutor, hasta ahora no nos hemos visto en la necesidad de rechazar un mensaje por contener insultos, pero lo haremos si fuese preciso, no lo dudéis.

4) Todos los participantes en el debate sobre Chile se han identificado suficientemente el pie de los mensajes.

En ningún caso vamos a emprender una búsqueda de datos sobre el pasado o la biografía política de cada uno/a, ni tampoco es nuestro estilo preguntar la filiación política de cada uno/a, lo que no quiere decir naturalmente que los participantes no puedan opinar libremente sobre las posiciones e históricas políticas o académicas de sus interlocutores.

Insistir en que somos una red académica e historiográfica, no política, por mucho que tengamos lo político en la más alta estima, y no eludimos hipócritamente la dimensión política de nuestro trabajo como historiadores y como ciudadanos.

4) Recordar, por último, que lo propio de la democracia es la pluralidad, y que sin opiniones diferentes, incluso contrapuestas, no hay verdadero debate, ni HaD existiría tal como la conocemos, un espacio libre de debate y reflexión histórica e historiográfica.

Jamás vamos a excluir, por lo tanto, a nadie de las listas de HaD por el hecho de que  sus ideas políticas, y menos aún sus ideas historiográficas, no concuerden con la mayoría de nosotros, o con las nuestras personales, nos bastan con que se cumplan nuestras reglas de transparencia (identificación mediante nombre, institución/profesión e ubicación geográfica) y respeto al interlocutor en las formas.

Carlos Barros
Israel Sanmartín
Coordinadores de HaD