Historia Inmediata


Cuba

 
Ibarra Guitart no ha contestado ninguna de mis preguntas. No ha dicho que entiende por democracia, por libertad de expresión, por pluralismo informativo ni por Estado de derecho. Considero un requisito fundamental ponerse de acuerdo en estos términos para  discutir.
 
En cuanto a que es un privilegiado por poder usar Internet en Cuba, claro que lo es. Basta revisar cualquier informe sobre la materia. ¿No es verdad que en Cuba sólo pueden obtener legalmente una conexión las empresas estatales y los hoteles? La tarifa en los cibercafé es de 5 dólares la hora y, sabiendo de la penuria económica de los cubanos, reunir tal cantidad es una proeza. En Venezuela una hora de Internet en un sitio público tiene un costo menor a 50 centavos de dólar. Es decir, diez veces menos.

Pero, además, todo el mundo sabe que en Cuba están bloqueados algunos sitios de búsqueda y que son monitoreados los internautas, como lo son todos los cubanos en su vida pública y privada. Por si no lo sabía Ibarra, Venezuela pagará la disposición de un gran cable de fibra óptica hacia la isla para dotarla de más capacidad de conexión pero que a su vez implicará el control de los usuarios de ambos extremos.
 
En Cuba ningún  ciudadano puede tener Internet en su casa. Para conseguir conectarse "de una manera u otra" tiene que hacerlo bajo la vigilancia del Estado o de manera ilegal.
 
Sobre la oligarquía neoliberal, que según Ibarra todavía tiene poder en Venezuela, le respondería que, si de oligarquías se trata, es preferible una poliarquía, donde hayan varios poderosos, y no una monarquía como la de Fidel Castro que reúne, aún a pasos de la tumba, TODOS los poderes. Y que controla (mediante el G2) hasta lo que Ibarra escribe aquí y por eso nunca podrá escribir una crítica, por más tenue que sea, al tirano ni a su regente hermano.
 
Remito al foro sobre Cuba para debatir sobre estos temas e ir conociendo más sobre "el mar de la felicidad", como llama a Cuba Chávez, que aunque asegura Ibarra que no es el modelo en mente del caudillo venezolano se le parece mucho. Sobre todo en el deseo de permanecer en el poder hasta la muerte, como Castro y su familia.
 
Román José Sandia
Egresado de la Universidad de Los Andes


 

Volver