Historia Inmediata


Cuba

 
Estimado colega jarolawsky he leido atentamente su correo y me parece que usted tiene razon en algunos temas. ciertamente la diatriba no es el mejor genero literario para opinar de un hecho tan grave como la violacion de los ddhh en cuba. tampoco resulta de buen tono academico el uso de algunas expresiones, aunque el colega jarolawsky olvida -o desconoce- la fuerza de ciertas expresiones y sobre las cuales le recomiendo leer una y otra vez a quevedo.pasando a temas propios de nuestra especialidad no me parece que el tono descalificatorio e ironico que usted emplea hacia mi persona sea el más apropiado -no pretendo juzgar sus intenciones como usted lo hace con las mias-, pero seria conveniente que se informara -actualizara-de que sí hay una escuela historica alemana y que esta en el siglo xx ha contribuido de un modo importantisimo en la renovacion de la ciencia historica y de la teoria de la historia. bastaria señalar aqui a historiadores como koselleck y fetscher (discipulos de la escuela de frankfurt), benz, bracher, w.mommsen, stolleis, nolte, entre otros. tambien le recomiendo visitar la pag. web del instituto max - planck de historia(gottingen), del instituto de historia contemporanea de munchen, centros de investigaciones historicas que nivel mundial, muy lejos de los autores que usted menciona. a marx sin duda lo leo frecuentemente en aleman, pero prefiero la edicion de sus obras completas en castellano de la editorial progreso de moscu, que adquiri en chile en tiempos del gobierno de allende. lo que rechazo terminante de su carta, colega jaralowsky, por constituir una ofensa a mi condicion de descendiente de judios sefarditas, es su imputacion sobre una presunta admiracion de mi parte a la obra de hitler. no sr. jaralowsky, con esto no se ironiza. sin duda por deber profesional he leido mi lucha, cosa que presumo usted tambien ha realizado. pero de ello no puede inferir usted lo que plantea. es mas, en este momento estoy preparando una traduccion de las leyes de nurenberg -aquellas con las cuales el regimen de hitler- le dio una fundamentacion juridica al holocausto y solucion final. enviare a usted un ejemplar de este trabajo.no presumo profundidad ni estoy hundido. haria usted bien, colega jaralowski, en leer a v. franckl y practicar un poco la logoterapia. sin duda el clima de chile es benigno, pero argentina, pais que admiro sinceramente y por ello me duele su actual condicion, en la cual usted y su gremio tal vez tengan alguna responsabilidad en la situacion de desesperanza y ruina que la afecta, tambien goza de una dotacion de recursos que espero pronto la lleven de nuevo al sitial de cultura y prosperidad que una vez alcanzo en america latina. finalmente, reitero a usted mis terminos sobre la tirania sanguinaria de castro. es el ultimo dictador de america y no entiendo por que tanta delicadeza con este bandido revolucionario. muchos un dia soñamos con la revolucion, nos emocianamos con la internacional, pero conocimos tambien la existencia de los gulag.la frustracion y el desengaño fue grande. lea a usted colega los escritos autobiograficos de sabato -antes del fin - y de popper -la leccion del siglo- ambos, como usted sabra, ex comunistas. agradezco a usted la gentileza de su correo y espero que mantengamos el contacto. un saludo cordial desde chile. para mi la aspirina es como la coca cola, dos productos imprescindibles. consumalos mezclados

Patricio Carvajal.
Universidad Marítima de Chile. Viña del
Mar. CHILE

++++

estimado carlos: reitero las excusas por el uso de algunas expresiones no muy académicas, pero todo depende de la intentio lectoris. Respondo hoy al colega cubano Ibarra como ayer respondi al colega jaralowski. Que Cuba es un sistema politico totalitario, que se violan los derechos humanos, que na hay debido proceso para los imputados, como lo prueba el reciente asesinato de tres cubanos disidentes, es una cuestión obvia. Que a Fidel no se le pueda decir unas cuantas verdades es testiminio del servilismo idológico propio de toda tiranía. Que no pueda criticar a las autoridades de mi país por la inconsecuencia de su política exterior, me parece un despropósito. En la época de la monarquía absoluta, y ciertamente en los Estados totalitarios, no se pueden cuestionar los actos de gobierno. La revolución cubana no me produce ni impotencia ni ira; por el contrario, participé de su ideario y ví en Fidel y el Che una esperanza para latinaomerica; aún me emociono con la Internacional y encuentro algunos tópicos de la II Declaración de la Habana plenamente vigentes, pero de ahi a aceptar sin crítica el crimen de Estado, como historiador y persona no estoy dispuesto. Como señalé en mi respuesta de ayer a jarolawski, usted estimado colega Ibarra, podría reflexionar sobre las palabras de Sabato -Antes del Fin- y de Popper - La lección del sigo XX- dos ex comunistas que conocen muy bien la ideología. Cuba - el régimen de Fidel- como ha señalado Fontaine (Libro negro del comunismo) sigue siendo el interminable totalitarismo tropical. Por último, que yo critique al Gobierno de Lagos no me implica ningún riesgo ni político ni académico, pues no obstante sus imperfecciones, Chile es una democracia; no estoy seguro, colega Ibarra, que usted no enfrente riesgos considerables si critica a su gobierno. El poder estudiar en Europa es parte de la libertad de desplazamiento que tenemos en Chile y en los países democráticos. ¿Puede usted colega Ibarra salir de Cuba por una temporada junto a su familia, criticar a su gobierno y luego retornar sin peligro? Saludos atentamente a los colegas de Hadebate. Patricio Carvajal, Chile

+++++

Estimado carlos: Sin duda analizar la situación de Cuba despierta todo tipo mde pasiones. Reitero ahora mis excusas a la colega argentina sra. Irma Antognazzi, por algunos improperios, que en todo caso no son lo esencial de mi reflexión. No responderé a las imputaciones personales como aquella que debo tener mis necesidades satisfechas. No ha sido siempre así.Y si lo es ahora, es por mérito profesional y no por favor de partido alguno, iglesia u otra institución a las cuales no pertenezco y en las que no creo. En relación a los histriadores que menciona - Bloch, Carr. Fontana- los conozco y los he leido detenidamente en mis años universitarios en Chile, pero su metodologia ha sido parcialmente superada por la investigación histórica actual. De la Escuerla francesa me parecen más sugerentes: Chaunu, Braudel, Furet,etc. El mismo Wallerstein es un buen ejemplo de teoría y metodología. De la escuela alemana recomiendo a la colega argentina leer detenidamente los trabajos de Koselleck, Fetscher, Durchhardt, Nolte. Además visitar las páginas web del Insttituto de Historia Max - Planck de Gottingen, probablemente uno de los centros de investigación más importantes del mundo en Historia y Moderna y Contemporánea, que son las areas de mi especialidad. Para el caso del estudio de la democracia, que usted me recomienda, yo por mi parte le recomiendo leer los trabajos de los miembros de la Cambridge School, en especial a J. Dunn. Me duele la situación de los pueblos marginados de la historia, pero no estoy dispuesto a aceptar como solución el totalitarismo comunista. Recomiendo a usted colega reflexionar sobre las palabras de Sabato - Antes del fin- sobre el comunismo. También a K. Popper: La lección del siglo XX. No creo colega en las historias oficiales, y en este sentido, Videla, Castro y Pinochet y otros son de la misma estirpe: dictadores.Olvida usted colega las guerras de agresión realizadas en nombre del socialismo:Afganistán, Angola, la invasión China contra Vietnam. En la historia universal siempre hay potencias hegemónicas; la ex Urss fracasó en su intento; la realidad hoy es incontrastable: la potencia hegemonica es USA y como tal pone e impone su modelo en el mundo (Huntigton, Brzezinsi). ¿ No es esta la dinámica de la realciones internacionales, por mucho que Kant en su paz perpetua (1795) y hoy Held: democracia cosmopolita (1997) hayan intentado e intenten crear un modelo distinto, idealista? Tengamos un debate serio, profesional. Por mi parte planteo mi condición liberal y antiautoritaria y comprometida con la democracia, los ddhh y la existencia de una comunidad internacional basada en una norma unitaria. Por estas razones no comparto el discurso, las prácticas de la dictadura de Castro o de cualquier otra  dictadura. Finalmente, lo de la agresión USA hacia Cuba. Es parte de la paranoia del dictador para justicar su permanencia en el poder. Recuerde colega:¡ el 20 % de los cubanos están exiliados!. atentamente, Patricio Carvajal Universidad Viña del Mar Chile.