Historia Inmediata


España Plural


 

Estimados colegas de Historia a Debate;
Sr. Muñoz-Mingarro.

Una de las cosas que me sorprenden negativamente de un fórum serio como éste, es que de vez en cuando se cuele burda propaganda política (por no decir teológica) en lo que debería ser un debate intelectual. Las opiniones del Sr. Muñoz-Mingarro pueden ser respetables, no lo niego, pero creo que se equivoca de medio. Negar, sin más, pontificando, sin ofrecer un mínimo dato, el contencioso entre Cataluña y España, dar por sobreentendido que España es un sujeto histórico (se me iba a escapar un destino en lo universal) esencial, inmutable y fruto casi de la voluntad divina, proclamar acríticamente la indisolubilidad de España, aparte de ser poco serio, manifiesta abiertamente una ausencia (¿voluntaria?) de análisis riguroso.

El tema del nacionalismo, sea del signo que sea, centrífugo, irredento o negacionista de la alteridad, es, ha sido y será debatido profusamente, porque éste es uno de los conflictos esenciales de la edad contemporánea. Para discutir sobre todo ello en un fórum para historiadores, o simplemente para personas con un mínimo de capacidad de debate, es más que recomendable haber leído alguna cosilla de Anderson, Otto Brunner, Hobsbawm, Gellner o Nairn. Ya sé que decir que Cataluña y el País Vasco (o Galicia) son España, sin más, que el nacionalismo es siempre malo (el de los otros, nunca el propio) puede ir bien para una tertulia de pocas luces y muchos gritos. Pero reitero. Si se pretende discutir en este forum sobre el enunciado "España Plural", debemos utilizar argumentos, no sentencias, ni siquiera deseos secretos.

Por otra parte, la comparación organicista que realiza entre el todo y las partes es muy propio del discurso histórico diseñado por el poder durante el siglo XIX para construir artificialmente la nación en la mentalidad colectiva, y así legitimarse ante una sociedad absolutamente diversa y contradictoria. Actualmente, éste es un mecanismo intelectual bastante chapucero. No hay nada tan efímero y fungible como las naciones, los estados y las fronteras (eso precisamente lo demuestra la historia, no la agenda política de algún partido ni el hooliganismo patriotero).

Una última cosa. El "por que" de la última frase, teniendo en cuenta que expresa consecuencia, debería ir junto.

 
Atentamente;
 
Dr. Xavier Diez
Centre de Documentació Històrico-Social de Barcelona.

 

Volver al menú