Historia Inmediata


Memoria

 
[Nota: por su carácter ejemplar, en un momento en que la "ley de memoria histórica" está rebajada y paralizada en el Congreso de Diputados, nos congratulamos y reproducimos la decisión unánime de ayer, 10 de noviembre de 2006, del Consello de Goberno de nuestra universidad de retirar el doctorado honoris causa al dictador Franco. C.B.]

La Voz de Galicia
Fecha de hoy: Sábado, 11 de Noviembre de 2006

Rectificación cuarenta y un años después
La Universidade de Santiago borra a Franco de su lista de doctores
El Consello de Goberno de la entidad decidió retirar por unanimidad el galardón concedido al dictador en 1965 porque «non reúne méritos científicos nin persoais»

(Firma: David Gippini | Lugar: santiago)

Han tenido que pasar más de cuatro décadas, pero el Consello de Goberno de la Universidade de Santiago (USC) decidió ayer rechazar el doctorado honoris causa concedido en 1965 al entonces jefe del Estado, Francisco Franco. La decisión, adoptada por unanimidad, se basó en un argumento breve, pero contundente: «Non reúne méritos científicos nin persoais para ostentar dita honra», según consta en la declaración oficial aprobada.

La decisión fue anunciada seis meses después de que se iniciara a través de Internet una campaña de recogida de firmas para retirar la distinción a Franco. En un primer momento, el gobierno de la USC reconoció que carecía de mecanismos para revocar un título ya concedido; pero la solución estaba en los propios estatutos de la USC, que señalan que los honoris causa pueden concederse a personas «sobranceiras no eido da investigación ou da docencia, no cultivo das artes e das letras ou ben daquelas actividades que teñan unha
repercusión importante no terreo científico».

Evidentemente no era este el perfil del Generalísimo, calificado por el gobierno de la USC de «xefe dun Estado fascista carente de calquera mérito científico, artístico, cultural, tecnolóxico e social». Así lo ratificó el propio rector compostelano, Senén Barro, que justificó la decisión al recordar que la concesión del título al dictador fue una decisión tomada «sen liberdade e sen fundamento».

Ante la posibilidad de que la retirada del galardón genere críticas de algunos sectores, Barro invocó la autonomía universitaria y su capacidad para «correxir puntos negros da historia da universidade e restaurar a dignidade da institución». La pelota ahora está en el tejado de otras universidades, como la de Salamanca, que también concedieron un doctorado honoris causa a Franco en su día. Por si acaso, el rector de la USC comunicará la decisión a todos sus colegas españoles pero, eso sí, «sen facer recomendacións de ningún tipo».

 

Volver