Historia Inmediata


Memoria

Estimados amigos:

en el artículo recibido y cuya lectura se encuentra a posteriori (Historia, memoria y libertad de Carlos Barros], se reitera el miedo a personas o pensamientos supuestamente de derecha.-

Considero que habiendo existido y/o aún hoy vigentes, los Stalin, Maotsetung, el Che, Lenín, Trostky, Molotov, los dictadores de Corea del Norte, los Ortega, los Chávez, la monarquía Castrista,los Correa, el auto proclamado mariscal Tito, los Ceaucescu, y tantos otros cargando decenas de millones de muertos sobre sus espaldas, y siendo los lí­deres en materia de represión y censura, asesinando por exigir libertad de pensamientos de cientos de miles de ciudadanos, me da la triste impresión que este foro tiene demasiado tinte de mirar con un solo ojo, o como reza el dicho ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.-

Como amante de la libertad, cualquier conculcació³n viniere de donde viniere es un delito de lesa humanidad el cual es y debe ser reprobado.-

cordiales saludos

DR. ENRIQUE CAVERZAGHI CLAAS
C.A.B.A.Argentina

+++++

Estimado Enrique:

Muchas gracias por tu mensaje, que nos permite aclarar mejor “¿Qué es HaD’’ sobre todo para los que recién habéis conectado con nosotros, tanto por medio de la lista y web como de nuestras 3 cuentas de Facebook, y no sois además historiadores de oficio.

Historia a Debate es un foro y a la vez tendencia historiográfica fundados y mantenidos por mí, con la ayuda y complicidad de infinidad de colegas, a partir del I Congreso HaD de 1993 y, sobre todo, del II Congreso HaD de 1999, que fue cuando aterrizamos en Internet.

Este movimiento colectivo y mundial de historiadores se plasmó el 11 de setiembre de 2001 en un Manifiesto historiográfico que ha sido suscrito ya por 572 colegas de 37 países, Nuestro Manifiesto terminaba así, después de valorar positivamente el movimiento social global nacido en Seattle, 1999: “Historia a Debate es parte activa de este proceso transformador, queremos cambiar la historia que se escribe y coadyuvar a cambiar la historia humana”. Apoyábamos hace una década el movimiento altermundista y apoyamos, hoy, los movimientos internacionales de los indignados y la memoria histórica.

Historia a Debate es obra, pues, de historiadores progresistas muy atentos a los movimientos sociales y sus posibilidades transformadoras. Historiadores que no separemos hipócritamente nuestra condición académica de nuestra condición ciudadana. Historiadores que representamos de alguna manera sociológicamente la mayoría de nuestra profesión (sobre todo si hablamos de la franja internacional de historiadores más inquietos e innovadores, ver Encuesta 1999-2001) y del profesorado universitario caracterizado como de “centro-izquierda” en todos los sondeos sociológicos, al menos en España.

Los de HaD somos mayoritaria y francamente izquierda académica, y “no podría ser de otra manera” (como dicen los políticos pijos en España) porque la historia como disciplina académica y ciencia social no tiene, fuera de una óptica de progreso, futuro en este turbulento siglo XXI, tanto en lo político-social como en lo historiográfico. Los amigos que de buena voluntad están retrocediendo desde el marxismo y Annales a las certezas positivistas contribuyen inconscientemente, por omisión, al peor fin de la historia: la quiebra del relevo generacional.

Ciertamente tenemos “miedo” como dices “a personas o pensamientos supuestamente de derecha”, quita el “supuestamente”. En España, en toda Europa, estamos gobernados por unos poderes financieros anónimos, impunes e dictatoriales, que actúan a través de una derecha política que está recortando nuestros derechos sociales, civiles y académicos y condenando a la sociedad al paro eterno. La educación pública es víctima propiciatoria de este neoliberalismo rampante, desde la escuela primaria a la universidad. Para más gravedad, las humanidades y ciencias sociales son eslabón débil del sistema docente e investigador, ¿cómo no vamos a temer a la derecha?
Nos inquieta que el futuro orwelliano que nos tienen preparado suponga mayor persecución de historiadores en todo el mundo. En España estamos sufriendo ya la falta de libertad para investigar la represión del franquismo (1936-1977), que puede agravarse si condenan al juez Garzón por pretender investigar judicialmente la misma dictadura sobre la impartimos docencia e investigamos..

Sobre lo que dices que restringimos políticamente la reivindicación de la memoria histórica, es falta de información por tu parte. Estamos ahora mismo siguiendo a la vez en HI-Facebook el juicio a Garzón y el juicio a los genocidas camboyanos marxistas-leninistas-pensamientomaotsetung, si bien el primero nos toca más de cerca, lo segundo nos gusta mucho por la ejemplaridad de las condenas de los represores.

Somos una izquierda académica no sectaria, pluralista y tolerante al tiempo que comprometida con valores de progreso en temas de actualidad e historiográficos. Entiendo que unos valoren más nuestra tolerancia y otros nuestro compromiso como plataforma académica digital. Trabajamos con 2 ideas a la vez en la cabeza, en dos planos paralelos, si bien priorizamos ahora, tal como está el mundo y nuestra disciplina, el combate sobre el debate, al que jamás renunciaremos.
Somos una izquierda democrática en lo académico y no lo no-académico, donde “personas o pensamientos supuestamente de derecha” como tú mismo, sois bienvenidos seáis o no historiadores. Carlos Barros se encarga de que seáis tratados con respeto, siempre que os expreséis con respeto y argumentos. Lo vengo haciendo con éxito desde 1999, rechazando o borrando en ocasiones a los que conculcan la libertad de los demás o del propio editor, normalmente desde los extremos derecho e izquierdo del ámbito político e historiográfico (fundamentalistas del positivismo y del posmodernismo)..

Esperando seguir contando con tus participaciones en HaD como foro, atentamente

Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
cbarros@wanadoo.es
www.cbarros.com
www.h-debate.com
http://www.facebook.com/
carlosbarrosg