Historia Inmediata


Memoria


 
Vaya, vaya.
 
Voy a evitar el tono tendencioso que suele emplearse para hablar del periodo histórico que conocemos en el consenso historiográfico como II República (1931-1936) y Guerra Civil (1936-39).
 
No pretendo matizar ninguna aportación y menos de un profesional de mayor grado académico que el mío.
 
Seguro que en el fondo estamos de acuerdo porque mi afirmación no es la que se coloca entrecomillada sino que hace referencia a que Franco se levantó inicialmente para restaurar el orden público dentro del régimen republicano, por lo tanto, se levantó para corregir dentro de la II República e inicialmente no para restaurar la monarquía ni para crear un régimen autoritario. En un principio El orden dentro de la República no contra la República. Se levantó para defender la República. Esto es lo que quiero decir. Luego las cosas cambiaron y la prolongación de la guerra empeoró más las cosas.
 
Sabemos que la II REpública fue un periodo de la historia de España nada modélico en temas de convivencia democrática porque se gobernó (unos y otros) desde el revanchismo. Ya que hablamos de hemerotecas, según se recoge en el diario de sesiones del 16 de junio de 1936, el líder de la CEDA, J.M.Gil Robles hizo una recopilación estadística del estado del orden público de los últimos meses, llegando a la conclusión escalofriante que en España habían muerto 269 personas por asesinato político, 1287 resultado heridas por acciones políticas, 160 templos católicos destruidos y 250 dañados en atentados. Con este panorama de enfrentamiento es fácil entender que un pronunciamiento militar desembocara en una guerra civil.
 
Los historiadores sabemos que la verdad prevalece y por eso no importa comentar sobre los matices porque la realidad es una aunque se pueda ver de muchas maneras, algunas más correctas y otras menos precisas.
 
En otras ocasiones intentaré ser más preciso para no provocar equívocos.
 
Un saludo afectuoso.
 
Francisco A. Cardells Martí
Universidad CEU Cardenal Herrera
Valencia