Historia Inmediata


Memoria

 
[Nota: remitido por Dolores Cabra, secretaria general de la Asociación Guerra y Exilio]
 
A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
 
El Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana, a instancia del diputado JOAN TARDÀ I COMA, al amparo de lo dispuesto en el artículo 193 y ss. del vigente Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente PROPOSICIÓN NO DE LEY para su debate en Comisión
 
A medida que avanzaban territorialmente las fuerzas militares del bando fascista, los defensores del régimen republicano legal y legítimamente constituido buscaron nuevas fórmulas de lucha para detener a los sublevados.
 
La resistencia de los derrotados militarmente por los facciosos se fue articulando irregularmente en los espacios donde pudieron hacerlo. En principio, para evitar sus muertes se organizaron en los montes y montañas, donde, a los “huidos” de la población civil, se fueron sumando grupos del Ejército republicano y  de otras organizaciones armadas que luchaban contra los fascistas, escapados de campos de prisioneros y otras personas que decidieron tomar dicho camino en pos de la libertad. Hay que señalar que su procedencia política era plural, desde militantes anarquistas, comunistas, socialistas o republicanos hasta jóvenes militantes antifascistas.
 
Los diferentes grupos guerrilleros diseminados a lo largo de todo el territorio del Estado se concentraban en el ámbito rural y a menudo sobrevivieron gracias al apoyo de enlaces en las zonas poblacionales cercanas.
 
La lucha de guerrillas, que se inició ya en el mismo momento en qué se produce el “Alzamiento Nacional” golpista y se prolongó hasta los años 60, tuvo una actuación irregular teniendo en cuenta que buena parte de los luchadores cruzaron la frontera en dirección a Francia para combatir internacionalmente el fascismo. Lo hicieron con la esperanza que esta derrota provocara el fin del fascismo español gracias al apoyo internacional de los regímenes democráticos. A pesar de que muchos volvieron y continuaron la lucha, a mitad de los 50 fue ya evidente que la colaboración internacional no se iba dar,  haciendo patente el aislamiento a que quedaban relegados.
 
Desde el final oficial de la Guerra Civil, fue el Tercio Móvil del Ejército español, la Falange, y sobre todo la Guardia Civil, los encargados de perseguir y aniquilar a los grupos de resistencia democrática organizados en guerrillas. La decisión de adjudicar un papel preeminente a la Guardia Civil se debe tanto a su propia naturaleza, ámbito de actuación y experiencia de este instituto armado (responsable de perseguir a bandoleros y carlistas durante el siglo XIX), como a la intención de menospreciar e infravalorar ­internamente y externamente- la resistencia al régimen fascista. Encargándose prioritariamente a la Guardia Civil y no al Ejército la represión, se pretendía por un lado que no se reconociera que se trataba de un problema grave o de la misma continuidad de la guerra. Por otro  lado, se quería visualizar ante la sociedad que se trataba de un problema de delincuencia y no de una lucha en defensa del régimen republicano. Para ello, se utilizaron también tácticas propagandísticas como el silenciamiento de las acciones con contenido político y la propagación de aquellas más violentas que pudieran generar un cierto rechazo por parte del conjunto de la sociedad. En este mismo sentido, una circular de la Dirección General de Seguridad de 11 de abril de 1947 prohibía expresamente utilizar el término guerrilla, maquis o guerrilleros, y obliga a establecer como terminología a nivel interno y externo, los conceptos bandoleros, forajidos o bandolerismo.
 
Pero la lucha armada por la democracia existía, y era mayor de lo que el propio gobierno golpista estaba dispuesto a admitir. Hasta el punto que el Ministerio de Interior dio orden de aniquilar a los guerrilleros y enlaces ­mediante la ley de fugas-, a la vez que se amplió en gran medida la plantilla de la Guardia Civil (se pasó de 30.000 efectivos en 1936 a 54.000 en 1941). La importancia de la guerrilla está demostrada por el hecho que en el periodo 1943-1952 se concedieran por las acciones contra la ella, 908 cruces del mérito militar -que configuraron el popularmente llamado “medallero”-, 970 citaciones en las órdenes generales del cuerpo, que hubiera más de mil enfrentamientos armados y más de seiscientas bajas entre heridos y muertos en la Guardia Civil. De hecho, las cifras que se recogen en los archivos del Servicio de Estudios Históricos de la Guardia Civil para este periodo ­citado por el investigador Jesús Núñez en su ponencia La Guardia Civil contra el maquis- señalan 2.173 guerrilleros muertos, 2.374 detenidos y 19.444 enlaces detenidos.
 
En este sentido, la desarticulación de las guerrillas requirió una nueva estrategia basada en el ataque a sus redes de apoyo, lo cual llevó a la Guardia Civil a reprimir a los enlaces, los cuales fueron paulatinamente detenidos, encarcelados o asesinados hasta que los guerrilleros, aislados, acabaron por desaparecer.
 
No obstante, aunque suele establecerse el año 1952 como el año en qué se puso fin a la lucha guerrillera a favor de la democracia representada por el legítimo régimen republicano, quedaron algunos focos de resistencia guerrillera hasta los años 60, como es el caso de los representados por Quico Sabater, Ramon Vila Capdevila “Caracremada”, José Castro Veiga  “Piloto”, etc.
 
Por todo ello urge, pues, un reconocimiento de la lucha por la libertad de los defensores del legítimo régimen republicano, de igual manera como han procedido en otros países como Francia, Alemania o Rusia, por poner tres ejemplos. En este sentido, René Pérez, responsable de la Unión de Excombatientes Franceses en España, reivindicando la reparación de esta injusticia, afirma que “A los guerrilleros franceses que lucharon contra el nazismo se les considera héroes nacionales; tienen una pensión especial, veranean en residencias militares, los mutilados reciben asistencia a domicilio y han sido condecorados en repetidas ocasiones.”
 
Por otro lado, hay que destacar la dificultad de acceso a los archivos por parte de los mismos afectados, familiares o  los historiadores actuales. De hecho, en una clara e injusta asimetría, la mayoría de los  investigadores que han tenido fácil acceso a todos estos archivos se han destacado precisamente  por tratar el fenómeno bajo un prisma ideológico que asimilaba la guerrilla a la delincuencia. En este sentido, hace falta señalar que sería necesario que los documentos depositados por el Servicio de Información de la Guardia Civil o similares fuesen  trasladados a un archivo donde rigieran criterios profesionales de acuerdo con el Consejo Internacional de Archivos y se facilitara el libre acceso a los estudiosos de la materia.
 
Por todo ello, y reconociendo y asumiendo la tenaz y valiosa labor de la Asociación Archivo, Guerra y Exilio (AGE) a la que pertenecen actualmente la mayoría de guerrilleros y en virtud del reconocimiento por unanimidad que el Congreso de los Diputados hace el 14 de mayo de 2001 de su lucha y en qué se insta al Gobierno a adoptar las medidas necesarias para su rehabilitación total de cara a modificar la calificación de bandoleros y malhechores, se presenta la siguiente
 
PROPOSICIÓN NO DE LEY
 
El Congreso de los Diputados insta al gobierno español a:
 
1-     Reconocer jurídica, moral y económicamente a los ciudadanos y ciudadanas que integraron o apoyaron la resistencia armada antifascista, con el fin de restablecer la legitimidad constitucional republicana. En este sentido, se harán efectivas las indemnizaciones y beneficios sociales que se deriven de este reconocimiento.
 
2-     Proceder a trasladar la documentación personal e institucional relativa a la guerrilla a un archivo histórico público y civil con la finalidad de facilitar su conservación, tratamiento y acceso tanto a los afectados y familiares, como a los investigadores.
 
3-     Incluir lo demandado en el Proyecto de Ley de la Memoria

 
Joan Tardà i Coma
Joan Puigcercós i Boixassa
Diputado GP Esquerra Republicana       
Portavoz GP Esquerra Republicana
 
La han firmado ERC, PNV, IU, BNG, EA, Na-Bai, CHA



Volver