Historia Inmediata


Memoria

 
Señor Alcalde de Madrid Don Alberto RUIZ GALLARDON:

Me dirijo a V.E,, en su calidad de alcalde de una ciudad maravillosa, y como ser humano, a fin de rogarle que no se consume el atropello a punto de ocurrir en el cementerio de La Almudena.

He vivido en Madrid, algo más de un año, soy hijo de gallegos, y yo mismo sooy ciudadano español, residente en la Argentina.

Por ende es sencillo advertor que amo a España y no puedo concibir que, a mas de veinte años de vigfencia de la democracia, se vuelvan a abrir las heridas de una atrocidad como las cometidas por el franquismo, arguyendo deudas. MNo se debe jugar con el dolor, no se puede escarbar en las viejas angustias, para juntar unas pesetas.

Creo que quienes, con firmeza, amamos la libertad, el respeto al ajeno pensamiento, quienes sostenemos las democracia, a quienes nos repugnan los regímenes totalitarios, llamense fascismo, comunismo, franquismo, quienes a rajatabla repudiamos a criminales cmo los de ETA y bandas de esa laua, tenemos el derecho a pedirle a usted, Alberto Ruiz Gallardón, que se de término a ese dolor innecesario y que usted ordene a los que traman estas cosas malignas que se dediquen a barrer las calles, si hace falta, en vez de prononerse llenar de lodo la marcha de la democracia española, que se puso a andar, a Dios gracias, a partir de la muerte del impresentable déspota, bochorno del género humano que fue el llamado "generalísimo", que se declaró responsable solamente ante Dios y ante la historia, como lo hacen, invariablemente, todos estos "salvadores".

Estoy seguro que Vuestra Excelencia escuchará la voz de las personas sensatas, lo que, en mi modestia persona, agradezco.

Muy respetuosamente

Enrique Pereira
Paraná, Argentina
4 de noviembre de 2003