Historia Inmediata


México


Queridos Amigos de HAD:
 
      Fraude consumado
 
      Hoy 5 de septiembre de 2006, En México el ya para siempre famoso 5/9 pasará a la historia como uno más de los fracasos por llegar a la democracia y la justicia en este país de una manera sensible, talentosa, pacífica, respetuosa, pero sobre todo ética y legítima. Hoy será nombrado presidente electo el candidato de la derecha bajo el halo de un entramado legal "a modo"; una página de la historia empieza a escribirse en un país segmentado, agobiado por el odio y el rencor, por la lucha entre desiguales, por la sensación de robo, de imposibilidad, de hartazgo y desesperación, y de sin razón histórica, pero ante esta cruel desesperación y depresión social a la que nos enfrentamos millones de mexicanos estoy seguro que la historia nos hará libres y conscientes del devenir. El desgaste es amplio, abandonar nuestros ideales, hacer de México un país de analfabetas históricos, esa es la apuesta de la derecha, son ciegos, pero eso no pasará.
 
      Sabio como siempre lo ha sido el gran escritor mexicano Fernando del Paso, el que supo mostrarnos la historia del Juarismo y del Imperio de Maximiliano en su maravilloso libro Noticias del Imperio, escribió no hace mucho un texto exacto por preciso y hermoso de lo que pasó en México, en él me encierro cuando la obstinación y la cerrazón se imponen por la fuerza y niegan la inteligencia, hoy lo quiero compartir con ustedes para que entiendan lo que pasa en México, algo tendremos que hacer hoy y mañana. El letargo, la nostalgia la impotencia y la melancolía me agobian, pero las esperanzas, aunque se vuelvan lejanas, no están derrotadas.
 
      Ciudad de México 5 de septiembre de 2006.
 
Boris Berenzon Gorn
Facultad de Filosofía y Letras
Universidad Nacional Autónoma de México
Coordinador General del Proyecto TiempoEspacio
 
       ++++++
 
      Sí hubo fraude.
 
       Fernando del Paso
 
      Sí hubo fraude, porque el engaño es fraude.
 
      Sí hubo fraude, porque la falacia es fraude.
 
      Sí hubo fraude, porque el abuso de confianza es fraude.
 
      Sí hubo fraude, porque la mentira es fraude.
 
      No hay que buscar el fraude en un millón, dos o tres millones de votos perdidos.
 
      No hay que buscarlo en mil, tres o cinco mil actas con errores deliberados.
 
      El fraude, el gran fraude, ya estaba allí, entre nosotros, desde mucho antes del 2 de julio.
 
      Estaba en la forma mezquina, irresponsable, imperdonable, en la que se fue construyendo una gran mentira, una inmensa mentira. Estaba en el miedo que infundió en el votante la campaña política más sucia que jamás se haya hecho en México. Estaba en cada palabra y cada imagen de esa campaña de calumnias, de imposturas, de mezquindades, financiada con el dinero de los electores para confundir a los propios electores, para provocar su incredulidad y su desconfianza. Y en muchos casos, para provocar incluso la deslealtad a sus propios principios, sus propias primeras intenciones, sus ilusiones.
 
      Si insistimos demasiado en buscar el fraude en el 2 de julio, corremos el riesgo de reducir la importancia de ese fraude brutal del que fue víctima el electorado mexicano. El peligro de despojarlo de su enorme trascendencia o incluso de olvidarlo.
 
      Y no podemos darnos ese lujo. Ese fraude es ya parte de nuestra historia. Y con él, la traición a la confianza de los electores por parte de nuestras más caras instituciones. Nos defraudó el presidente Fox al avalar y participar en la campaña contra Andrés Manuel López Obrador y en favor de Felipe Calderón.
 
      Nos defraudaron nuestras más altas autoridades electorales, porque no supieron distinguir entre libertad de expresión y libertad de ultrajar y vejar a un adversario político, y con ello injuriar y denigrar a quienes éramos -fuimos, somos- sus partidarios.

 

Volver