Historia Inmediata


Muerte del Papa/Habemos Papa


HI-sobre el Papa.

Suscribo plenamente el correo enviado por Carlos Freile. Respecto a las aportaciones de algunos participantes en el debate sobre la manipulación mediática de la muerte de Juan Pablo II, querría decir dos cosas.

La primera es que conozco a dos personas que han estado en esas manifestaciones, -digamos que tengo datos empíricos- y ambas coinciden en sus apreciaciones, lo que me da que pensar. Una de ellas estaba en Roma por otros motivos el mismo día 2 de abril y se acercó al Vaticano por curiosidad, preguntó a los que estaban allí debido al asombro que le produjo lo que vio; todas las respuestas se pueden resumir en una: acompañaban al padre moribundo. La otra persona fue adrede al funeral e hizo la cola inmensa para estar unos segundos ante el cadáver de Juan Pablo II. Ambas me contaron lo mismo: que el ambiente era muy sereno, alegre incluso, la gente entretenía la espera rezando, hablando, haciendo amigos. Había ratos largos de silencio que impresionaban debido a la cantidad de gente. Esto cuestiona un poco el tema de las hordas, y nos lleva a la segunda idea: que la mayoría de las personas que estaba en esas colas y ceremonias estaban allí por algún motivo que tenía que ver con su interior y sus reflexiones, con sus vivencias, y no tanto con agitaciones externas.

Para esta segunda idea también tengo alguna fuente. Aquí en Murcia vive la hermana del cardenal camarlengo, Martínez Somalo, y aunque no la conozco directamente, tengo una amiga que sí la conoce, ya que ambas son riojanas. Por esta fuente sé que Juan Pablo II hizo innumerables cosas concretas por personas concretas. Mucha gente se le acercaba y le contaba un problema concreto en viajes y visitas. Juan Pablo II muchas veces invitaba a la persona al Vaticano para hablar más despacio –si era en Italia-, o tomaba buena nota mental y más tarde buscaba una solución. El caso más famoso es el de la niña de una favela que burló el cordón de seguridad y se abrazó a Juan Pablo II, éste al volver a Roma se preocupó de que le concedieran una beca en colegios y universidad y ahora tiene una carrera y un trabajo estable y ha salido del círculo de la pobreza; esa mujer fue al funeral y salió en algunos medios de comunicación, y como ella hay muchos.

Si se quiere hacer una lista de temas en los que intervino, se puede echar un vistazo a la web http://www.vatican.va/holy_father/special_features/hf_jp_ii_xxv_sp.htm (en español). En ella se pueden encontrar casi todos los discursos, cartas y mensajes de Juan Pablo II desde 1987. En la mayoría de discursos hay referencias concretas a problemas o conflictos, muchas alusiones y llamamientos a la paz en muchos países de África, Asia, y América. Pero no se quedaba en palabras: porque también se encargaba de que el nuncio animara a los líderes a entenderse, enviaba legados, cartas a los implicados en las luchas…

Creo que la gente que vimos por la tele tenía sus motivos personales para estar allí.

Francisca Colomer Pellicer
Doctora en Historia
CPR Molina de Segura
Murcia (España)


 

Volver al menú