Historia Inmediata


Muerte del Papa/Habemos Papa


 

HABEMUS PAPA!:
 
Es un interesante este debate en torno a la figura del Papa, que indudablemente va más allá de  la muerte de Juan Pablo II y de la elección de Benedicto XVI. Es un debate en torno a la Iglesia Católica y quizás abarcativo del papel de las religiones en el mundo contemporáneo.
 
En ese sentido, es estimulante el escrito de Juan Blanco que abre puntos a la polémica

En primera instancia, me parece importante ubicar a la Iglesia Católica como parte de la superestructura reaccionaria, orientada a mantener la dominación de clase y sus privilegios de casta. Siendo esta su orientación principal, es lógico que ponga en movimiento todos sus mecanismos de dominación y espectáculos, pues es una de las maneras en las que históricamente las religiones de diversas latitudes han trabajado sobre la conciencia de los pueblos del mundo y, fundamentalmente, sobre las clases oprimidasy explotadas. Pero no debemos por ello despreciar su capacidad de movilización y , por lo tanto, de dominación. Con ser un gran espectáculo montado por la iglesia vaticana, hay que decir que no solo han tenido resto para hacer semejante show, sino que además se han mostrado en el mismo algunas contradicciones al interior del catolicismo que es necesario tener en cuenta, porque eso nos lleva a un segundo punto.

Y es que la Iglesia Católica, como las religiones en general, están en medio de una profunda crisis, producto del enfrentamiento colosal de clases que recorre el planeta. Latinoamérica, Medio Oriente, Europa, todos los continentes están recorridos por constantes luchas de los explotados por liberarse de las cadenas, y al haber tomado lógica posición por parte de los explotadores, la Iglesia Católica está en crisis. Por lo tanto, es perfectamente lógica la elección de un ex- nazi, y ferviente defensor de los roles tradicionales del hombre y la mujer, de un sepulturero de la Teología de la Liberación, y condenador de homosexuales, como Joseph Ratzinger, como Benedicto XVI. Cuadra perfectamente dentro de la lógica en la que necesita moverse la Iglesia Católica.

Por lo tanto, mi estimado Juan Blanco, me parece que no debemos subestimar los millones que se mueven en forma de adoración hacia esta institución y que sirven de punto de apoyo en cada uno de los países que habitan para las políticas reaccionarias promovidas por los Papas y sus agentes locales. Eso sería el equivalente a tratar de locura colectiva a los procesos históricos, como se ha hecho con sucesos de masas muy importantes en la historia de la humanidad. Este enfoque reduce todo a procesos individuales, ya que al remitir todo a "locuras" o "sentimientos" colectivos en realidad todo recae en procesos internos de los individuos y dejan de lado las fuerzas históricas y sociales que juegan diariamente y lo han hecho a lo largo de la historia.

La Historia de los pueblos y las clases sigue su camino, por sobre, al costado con o contra la corriente de las instituciones. La Iglesia Católica es una institución más de la religión, el opio de los pueblos.

 
Guillermo de los Hoyos.
Profesor de Historia.
EGB/Polimodal.
Argentina

Volver al menú