Historia Inmediata


Muerte del Papa/Habemos Papa


 
Hola Carlos, llevo connectado a Historia Inmediata casi dos años y aunque poco he participado, no me deja de sorprender el dinamismo debates y opiniones que se mueven en tu espacio web. Quisiera contribuir de nuevo, como estudiante de historia que me considero, en unos de los últimos debates que estais tocando de HABEMOS PAPA 7, del cual me ha llegado la opinión de Omar Kayam de MÉXICO. Te envío pues este comentario por si tiene cabida o si puede abrir una línea de debate en estos foros. Un fuerte saludo desde Mallorca.
 
¿Y EL PAPA OBRERO?
 
Amigos, existen momentos en la vida espiritual del ser humano, que precisan de una profunda reflexión con el fin de que nos sirva de referente para orientar con claridad las pautas con las que todos, creyentes y no creyentes, funcionamos y nos relacionamos en la vida.
 
En estos momentos, en donde los obreros católicos tienen a fallecido lider Carol Woytila como un referente de santidad y a Joseph Ratzinguer como al nuevo papa del catolicismo romano, bueno sería realizarse la siguiente reflexión para que todos fueramos conscientes de una realidad profunda que está por encima de todo lo visto en estas últimas semanas de concilios y espectáculos a través por los medios de comunicación.
 
Desde que Jesús de Nazareth y los primeros apóstoles, defendieran a través de su ejemplo la dignidad de los pobres hasta las últimas consecuencias, o sea, hasta la muerte, nunca en la historia de las religiones llamadas cristianas, sobre todo en la historia de su denominado cristianismo católico, se ha respetado una realidad tan necesariamente humana como es la dignidad.
 
La historia universal y también la historia inmediata de la jerarquía religiosa católica está marcada precisamente por todo lo contrario, riqueza, obstentación, intelectualidad, poder, etc. y la personalización de todo esto la ha reflejado precisamente el representante de esta institución llamada Vaticano, el papa. Nunca los obreros y pobres  del planeta han sido representados en dicho liderazgo, a través de "un papa obrero", porque de haber sido así, dicho personaje hubiera estado, "fuera de lugar" en esta institución, como lo estado siempre Jesús de Nazareth y los primeros cristianos obreros.
 
Ni que decir tiene que como obrero admirador y seguidor de este carpintero de Nazareth y de su sencilla "iglesia o sinagoga pobre pero libre", me identifico sin duda alguna con los actuales millones de obreros católicos sufrientes porque se les ha ido en estos días su lider y al mismo tiempo eufóricos porque les ha llegado otro por votación cardenalicia más que por el Espíritu Santo, pero al mismo se ha de tener presente y coger como máximo referente, que el cristianismo se basa sencillamente en la bondad humana y en la honradez del trabajo, y no en la obstentación de la riqueza y conocimientos teológicos, asi como en el insultante liderazgo de la nobleza para gobernar a los pobres.
 
La realidad de "un papa pobre" nunca podrá existir en los vaticanos católicos y protestantes, mientras se continúe manteniendo la idea de jerarquía humana en lo espiritual. Jesús rompió con esta barbarie y sus primeros seguidores también, y por ello murieron; los pobres y los obreros de todo el mundo que tratamos de vivir el cristianismo desde su orígenes y sin jerarquía, sino desde el corazón y la práctica individual, tenemos presente que el Cristo, que es que realmente da la fuerza interna para vivir y sopersar las cosas del espíritu, no se encuentra en el interior de ningún vaticano religioso, sino en todos los pobres y obreros de este mundo y en todo ser humano que lo busca de verdad, aunque para ello es necesario liberarse de las cadenas de quienes usan la religión para ejercer y representar simplemente poder terrenal, un poder que no duda en usar la vida humana de sus propios lideres por encima de la misma dignidad del hombre.
 
Esperemos que algún día ese Espíritu de Liberación interna que tanto católicos y protestantes llaman Cristo, ilumine los corazones de sus dirigentes jerarquicos y vean que el único camino de evolución real a seguir es el camino de la bondad y de justicia, pero siempre desde la pobreza, nunca desde la riqueza, porque al final nadie, ni ricos ni pobres
nos llevamos nada al otro mundo, siendo muy triste ver como, quienes dirigen esta institución, continúan hasta el día de hoy tratando de enjaular en oro a sus seguidores a base de ceremonias, ritos, creencias, boatos y demás parafernalia religiosa totalmente contraria al sencillo mensaje del obrero carpintero Jesús de Nazareth.
 
Desde Mallorca pedimos a la jerarquía y creyentes un poco de reflexión por favor y procuren dar un paso de verdad hacia el espíritu, anunciando definitivamente el retorno de su institución a la iglesia pobre de Jesús de Nazaret, el Cristo, la misma que hace casi dosmil años vivimos en la isla mediterránea de Mallorca, (España) sus descendientes directos. Así  sea.
 
Un obrero de la iglesia pobre,

José J. Méndez González

Iglesia Pobre
Estudiante de Historia Universal
Palma de Mallorca


 

Volver al menú