Historia Inmediata


Pena de muerte


 
Sobre la propuesta de Yeni Castro Peña.
 
Me opongo rotunda y radicalmente, por varios motivos.
 
- Principio de proporcionalidad. Se entiende en Derecho que es peor matar que violar, por lo tanto, al que viola no se le puede matar.
 
- Principio de proporcionalidad (II). Si operando al enfermo sexual o dispensándole un tratamiento psiquiátrico se puede prevenir el problema, entonces no hay por qué acabar con su vida.

- Justicia material y responsabilidad del Estado. Incluso al que mata, se le debe imponer una pena menor que la que ha causado, por la parte de culpa que pudiera tener la sociedad, representada por es estado.

- Principio de seguridad jurídica. Si los jueces se equivocan (por ejemplo, si los testigos o los policías mintieron), no se puede indemnizar al muerto.

- Prudencia con la jurisprudencia. Si se condena hoy a muerte a los violadores, mañana se podrá condenar a los pensadores, a los gritadores, a los protestadores, a los introvertidos, a los feos, a los gordos,... 

- Además, las personas religiosas (no sé en su caso) pueden encontrar un argumento teológico (no reconocido por cierto por el Vaticano), el de "no matarás".
 
Saludos
 
Alfonso Galindo
Universidad de Cádiz




 

Volver