Historia Inmediata


Pena de muerte


 
Es inadmisible que un centro de investigación de nivel y renombre internacional como el IPGH cuente entre su planta de trabajadores con personas que mediante este tipo de declaraciones no hace otra cosa   que demostrar su falta de educación (por más grados académicos adquiridos: se ve que la señora pasó por las aulas pero que no aprendió nada de historia), ética y humanidad al abogar, como un ser incivilizado, a favor de la pena de muerte. Y lo peor es que esconda   su falta de ética y educación -pero sobre todo, de conocimiento de la historia- manipulando sentimentalmente ese grave problema social que   es la violencia de género, y pretenda una postura ética construyendo   un supuesto argumento a partir de dicha manipulación.
 
Si la historia enseña y es magister vitæ, una de sus lecciones es justamente el que la pena de muerte es un brutal elemento de ejercicio del poder por parte del Estado EN CONTRA de la sociedad civil. Cada vez que un gobierno asesina a un condenado, atenta contra la humanidad completa (mujeres y niñas incluidas). Ese es un tema.   Otro tema es la violencia de género. Educación es lo que necesitan   hombre y mujeres, desde la infancia, para acabar con la violencia de   género. No la pena de muerte. Se están confundiendo dos cosas totalmente distintas.
 
Y educación es lo que necesita esa supuesta académica que en su argumentación, presuntamente tan bien documentada, no ahorra improperios en contra de los lectores de esta lista que nos OPONEMOS   a la pena de muerte, equiparando el argumento -por antigüedad, pero   bien sabe cualquier lector/a que las comparaciones expresas conllevan   otras comparaciones tácitas- en contra de la pena de muerte con el   oficio de meretriz (otro dislate argumentativo).
 
Si en realidad hubiese leído los libros de historia en la universidad hubiese aprendido que el "nadie tiene derecho a quitar la vida" no es el único argumento en contra de la pena de muerte. ¡Pobre IPGH, si   esos son los recambios generacionales de su planta de investigadores!
 
Hace mucho tiempo que estoy suscrito a esta lista (aunque no escriba por falta de tiempo) porque comulgo con el proyecto de Carlos Barros: poner a debate la historia como disciplina que ha estado en manos del discurso del poder y llevarla como instrumento de la mejora social al conjunto de la gente, ponerla en manos de la sociedad. Esa es la finalidad de esta lista, no servir como vehículo para la apología de corte fascista -encubierta bajo el ropaje de defensora de las víctimas de la violencia de género- de una de las facetas más retrógradas del aparato de represión del Estado contra la sociedad civil como lo es la pena de muerte. Es inadmisible que una lista de correos dedicada al pensamiento progresista permita que sus miembros tengan que leer esta sarta de tonterías. Pero se entiende: es una   lista de correos sin moderador, donde todo pasa, y en la cual para   participar lo único que se requiere es reflexionar, diez veces si es   necesario, las palabras que se van a escribir, cosa que no hizo por   cierto la "magíster" Castro (y si lo hizo, solamente se exhibe a sí   misma y demuestra su falta de probidad como académica).
 
Yo no voto contra la pena de muerte. Yo voto porque la "magíster" Castro se quede callada y piense bien antes de publicar sus dislates   en la lista. O de plano, voto para que regrese a la escuela primaria   y a ver si así aprende algo de ética y, sobre todo, de historia.
 
Dr. Víctor Gayol
Centro de Estudios Históricos
El Colegio de Michacán, México




 

Volver