Historia Inmediata


Pena de muerte


 
 
Nunca he estado de acuerdo con la pena de muerte, peor aun me parece que quienes se autodenominen religiosos  estén de acuerdo y hasta celebren la muerte de alguien, una de esa de tantas hipocresías de las tradicionales practicas religiosas. En el caso concreto del asesinato de Hussein no soy yo quien puede juzgarlo, que lo juzgue su pueblo, quienes lo conocieron y no nosotros que solo recibimos noticias manipulada de los grandes centros informativos controlado por las potencias mundiales, para quienes Hussein hace unos veinte años era un gran aliado y luego el demonio árabe.  La muerte de Pinochet no la celebre, me habría gustado que pagara sus crímenes y que no se fuera ileso como se fue. Igual los crímenes de Hussein  debían ser sentenciados y castigado por el pueblo iraki y no por un tribunal  y un gobierno títere como lo es el de Irak,  subalternos del gobierno imperialista norteamericano.
 
Pero quizás lo mas complicado de las penas de muerte y mas a un decididas por un supuesto tribunal internacional de justicia claradamente parcializado, es ¿quien tiene la moral parar decir quien es el malo y el bueno?, la respuesta, como siempre, es quien tiene el poder, el resto lo hacen las cadenas informativas(o mejor dicho deformativas). Lo cínico es que se acusa a Hussein de asesinato a los kurdos y chiitas, y las tropas invasoras  de Bush han asesinado a mas de 700 mil irakies, muchos de ellos inocentes, lo mismo ocurrió en Afganistán, en Panamá, Grenada, entre muchos de los mas recientes  genocidios perpetrado por los lideres de la mas grande y terrible potencia: ¿Quién los juzga a ellos?

Pedro Rodríguez Rojas(UNESR-Venezuela)

 

Volver