Historia Inmediata


Ataque a EE.UU


AMIGAS Y AMIGOS DE HaD:

EN EL PUNTO XVI DEL MANIFIESTO DE HISTORIA A DEBATE ALENTAMOS LA RECIENTE VUELTA AL COMPROMISO DE ACADÉMICOS E HISTORIADORES EN DEFENSA DE  VALORES UNIVERSALES DE PAZ  Y DEMOCRACIA, JUSTICIA E IGUALDAD, CUYAS RESTRICCIONES CONDICIONAN GRAVEMENTE EL FUTURO DE  LA HISTORIA PROFESIONAL, DE LA CULTURA Y DE LA INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA.

HISTORIA A DEBATE SE SUMA COMO ACADEMIA SOLIDARIA AL MOVIMIENTO GLOBAL PARA IMPEDIR  LA GUERRA CON UN PARO DIGITAL DE 24 HORAS QUE TENDRÁ LUGAR EL PRÓXIMO SÁBADO, 15 DE FEBRERO.

SERÁ NUESTRA MODESTA CONTRIBUCIÓN A LAS MILES DE MANIFESTACIONES QUE SE REALIZARÁN DICHO DÍA EN LOS CINCO CONTINENTES,  EN CUYA PRIMERA FILA ESTARÁN, EN IMPORTANTES CIUDADES ESPAÑOLAS, LOS RECTORES DE LAS UNIVERSIDADES QUE HAN FIRMADO, MAYORITARIAMENTE, UN MANIFESTO A FAVOR DE LA PAZ Y CONTRA LA GUERRA EN IRAK QUE HACEMOS NUESTRO Y DIFUNDIMOS A CONTINUACIÓN.

POR LA HISTORIA, LA UNIVERSIDAD Y LA PAZ

Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
cbarros@eresmas.net
www.h-debate.com
www.cbarros.com

++++

www.elpaisuniversidad.com, 11 de febrero de 2003

La mayoría de los rectores de las universidades españolas firma un manifiesto contra la guerra

La mayoría de los rectores de universidad ha suscrito un contundente manifiesto de oposición a la guerra contra Irak. El documento, promovido por los propios responsables universitarios, había recibido ayer el apoyo de 41 de los 72 rectores. Los representantes de las instituciones educativas superiores consideran que un ataque preventivo sería "injustificable", piden que se dote a Naciones Unidas de "mayor legitimidad" y critican que el Gobierno español destine a la investigación militar 11 veces más recursos de los que reserva para la sanitaria y 300 veces más que a la mejora del sistema educativo.

SUSANA PÉREZ DE PABLOS | MADRID

Queremos dejar constancia de nuestra posición contra una posible acción de guerra en Irak", afirma el documento. "No puede avalarse un ataque preventivo al que la falta de pruebas suficientes convertiría, además, en injustificable" [TEXTO COMPLETO AL FINAL. HAD]. Aunque la recogida de apoyos aún no había finalizado, ayer ya se habían unido al manifiesto 41 rectores de las 72 universidades públicas y privadas españolas. Entre los firmantes figuran personalidades de todas las ideologías, desde el rector de la Complutense, el centrista Rafael Puyol, al de la Carlos III, Gregorio Peces-Barba, del PSOE. También respaldan la iniciativa el rector de la Universidad de Salamanca y presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Ignacio Berdugo, y los de las universidades de Barcelona, Joan Tugores; Autónoma de Barcelona, Lluís Ferrer; Politécnica de Cataluña, Josep Ferrer, y Pompeu Fabra, Rosa Virós. De Madrid, han suscrito la declaración, además de los dos ya citados, los responsables de la Autónoma, Ángel Gabilondo, y de la Politécnica, Saturnino de la Plaza.

Los rectores urgen "sin excepción" a que los Estados "se comprometan a deshacerse cuanto antes de cualquier tipo de armas de destrucción masiva", piden que las resoluciones de Naciones Unidas se cumplan "sin dobles raseros" (en referencia implícita al incumplimiento de mandatos de la ONU por parte de Israel) y manifiestan su "apoyo y vinculación a las iniciativas ciudadanas que se están convocando" contra un ataque militar a Irak. Los responsables de las tres universidades del País Vasco están también entre los primeros que han apoyado la iniciativa: el rector de la Universidad del País Vasco (pública), Manuel Montero; y los de las privadas de Deusto, José María Abrego, y Mondragón, el ex consejero de Educación del Gobierno Vasco Inaxio Oliveri. Entre otros rectores de universidades privadas que se han unido al manifiesto figura el de la Universitat Oberta de Catalunya, Gabriel Ferraté. Las universidades andaluzas también han apoyado el manifiesto. Suscriben el documento, entre otros, los rectores de Granada, David Aguilar; de Sevilla, Miguel Florencio, y de la Pablo de Olavide, Rosario Valpuesta, así como los de Oviedo (Juan Vázquez), Santiago de Compostela (Senén Barro), Valencia (Francisco Tomás) y La Laguna (José Gómez Soliño).

+++

MANIFIESTO A FAVOR DE LA PAZ Y CONTRA LA GUERRA EN IRAK DE RECTORES DE LAS UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS

La paz y la seguridad de cualquier país, región, y del conjunto del planeta, sólo pueden lograrse mediante políticas concertadas que aseguren el diálogo, la participación, la satisfacción de las necesidades básicas de las poblaciones, el desarme global y la justicia social; jamás podrá lograrse con un enfoque exclusivamente militar, y menos con la constante amenaza de las armas.

Las armas nucleares, químicas y bacteriológicas nunca serán instrumentos para alcanzar la paz o la seguridad, sino artefactos con capacidad paradestruir todo el planeta. Su completa eliminación es una aspiración de la humanidad que no se ve correspondida por los estados que todavía tienen inmensos arsenales de algunas de estas armas. Urgimos, por tanto, a que esos estados, sin excepción, se comprometan a deshacerse cuanto antes de cualquier tipo de armas de destrucción masiva, firmen todos los acuerdos y tratados de desarme existentes y suspendan toda actividad de investigación en este sentido.

Para enfrentarnos con eficacia a los retos mundiales necesitamos de organismos internacionales y regionales con capacidad suficiente para liderar estrategias de cambio a escala planetaria. Al respecto, Naciones Unidas no ha de ser un instrumento al servicio de algunos países hegemónicos, sino un foro de debate y de concertación de compromisos para actuar sobre problemas de alcance universal. Para que este organismo tenga mayor legitimidad, sus resoluciones han de tener el mismo valor y han de ser cumplidas sin dobles raseros.

Las Universidades son espacios privilegiados para la reflexión, el análisis, la investigación y la sensibilización sobre estos retos, por lo que nos comprometemos a multiplicar las actividades académicas centradas en estos temas, en la convicción de que la educación y la cultura han de ser los ejes sobre los que construir sociedades más justas y dialogantes. Reafirmamos igualmente nuestro compromiso para que los campus universitarios sean verdaderos espacios de diálogo y de encuentro para personas y sectores que están enfrentados y divididos, convirtiendo nuestras universidades en infraestructuras que ofrezcan oportunidades al logro de la paz.

Desde las universidades nos comprometemos también a intensificar aquellas actividades que promuevan la educación para la paz, así como la investigación que promueva la cultura de la paz y el desarme. No es admisible, en este sentido, que algunos gobiernos concedan más recursos a la investigación en armamentos que a cualquier otro sector de investigación, que España destine unos 1.500 millones de euros anuales a investigación militar -una cifra 11 veces superior al gasto gubernamental para investigación sanitaria y 300 veces mayor que lo dedicado a la mejora del sistema educativo- o que el presupuesto militar anual de Estados Unidos sea superior al gasto público mundial en educación superior. Reclamamos, por ello, que el Estado conceda prioridad inversora a los ámbitos educativos.

Queremos dejar constancia de nuestra posición a favor de mecanismos de paz para afrontar los problemas de la comunidad internacional y contra una posible acción de guerra en Irak, una acción de guerra que no responde a procedimientos justos de decisión y que afectaría a millones de inocentes. No puede avalarse un ataque preventivo al que la falta de pruebas suficientes convertiría, además, en injustificable. Manifestamos aquí nuestro apoyo y vinculación a las iniciativas ciudadanas que se están convocando en este mismo sentido.

[Nota final: Podéis seguir esta nueva fase del debate "Ataque EE. UU.", iniciado el 11 de setiembre, en la lista de Historia Inmediata. C.B.]